Cruceros en el Mediterráneo: la única forma de captar el ambiente de una región milenaria en pocos días

Vista del puerto de Barcelona

Canal Empresas

0

El mar Mediterráneo es un pedacito pequeño del mapamundi y, sin embargo, un concepto cultural y geográfico que, de manera amplia, incluye a los pueblos que se articulan alrededor del mar del mismo nombre. Ha inspirado millones de páginas, desde los clásicos romanos y griegos hasta Albert Camus (El Extranjero), pasando por Lawrence Durrell (el Cuarteto de Alejandría), entre muchos otros autores prendados por su ambiente. En Serrat, Homero, Goytisolo o los cocineros más de moda hay tanta diversidad como un aroma cálido común que les hace caber en la etiqueta mediterráneos. Algo similar ocurre con la gran cantidad de puertos reconociblemente mediterráneos, a los que une una misma luz, un carácter similar de sus habitantes y constantes culturales o paisajísticas…pero que también presentan particularidades suficientes como para necesitar una vida entera para conocerlas todas: Roma, Marsella, Palermo, Barcelona, Palma…

Los cruceros nos permiten acercarnos en unas vacaciones a unos cuantos de estos destinos mediterráneos. Aunque el Mediterráneo seguirá dando para una vida entera de viajero, hacer un crucero en el Mediterráneo es una buena manera de percibir cómo una misma luz baña todas estas ciudades y un mismo carácter tiñe la vida diaria de sus conciudadanos (especialmente en verano, no hay ninguna época del año más mediterránea) …Y, a la vez, disfrutar de las particularidades de todas estas importantes ciudades históricas.

Coger un crucero desde Barcelona, balcón al Mediterráneo y a Europa desde la Península Ibérica, ha sido siempre una de las mejores opciones para conocer la región en vacaciones. Ahora los cruceros están de vuelta a la ciudad de Gaudí, líder de cruceros internacionales por el Mediterráneo oriental en los últimos años.

Para conocer los destinos de los cruceros, las operadoras se vienen esforzando cada vez más en que las excursiones sean largas y que haya paradas nocturnas para que no te pierdas ninguna de las caras de las ciudades en cuyos puertos se atraca.

Los cruceros añaden a la ecuación el plus de descanso y diversión que merecen nuestras vacaciones, con una esmerada oferta gastronómica y de ocio a bordo. Los más pequeños podrán disfrutar de actividades de animación, los más marchosos de buena música, los más elegantes sentirse en su salsa… Un viaje concebido como experiencia que no se queda en la comodidad del camarote sino que hace de la cubierta y los distintos espacios del barco algo más que el lugar de tránsito hasta los destinos culturales y turísticos de la ruta. El viaje será parte indisoluble de la experiencia mediterránea, actualizando el espíritu viajero de los viejos fenicios al mundo del siglo XXI y sus comodidades.

El Mediterráneo puede darte una mezquita, ruinas romanas, un hamam, bazares y mercados callejeros –emparentados entre si–, flamenco, tarantelas, canción melódica…todo empastado por una cierta luz, un mismo perfil de casitas en la costa, un mismo aceite y un inmenso cielo azul. Conocer algunas de las ciudades más importantes del Mediterráneo en una semana –días arriba o abajo–  a la vez que disfrutas de una experiencia inolvidable en el propio barco. Esto es lo que los cruceros pueden ofrecerte.

Etiquetas

Descubre nuestras apps