La portada de mañana
Acceder
El Gobierno afronta el 'segundo asalto' en la batalla por subir el salario mínimo
Mapa del mayor éxodo de la última década: así se mueve la población en pandemia
Opinión - Lo que se vende y se compra con la información manipulada, por Rosa María Artal

Disfruta de tu salvaescaleras en Madrid con Válida sin Barreras

Silla salvaescaleras

CANAL EMPRESAS

Las sillas salvaescaleras son la solución ideal para las personas que tienen algún tipo de discapacidad o limitación en su movilidad que les impide subir o bajar escaleras por cuenta propia. Es por este motivo que cada día los hogares en los que viven personas pertenecientes a este grupo optan por instalar una de estas sillas elevadoras para escaleras si la vivienda cuenta con más de un nivel.

¿Qué es una silla salvaescaleras?

Es un sistema elevador relativamente pequeño que permite el paso de una persona de un nivel a otro sin que deba moverse. Funciona con una guía o un raíl instalados en la escalera, que puede ser de cualquier tipo. En este caso, el sistema tiene una silla para que la persona en cuestión se siente cómodamente.

Se trata de la solución más útil, económica y fácil de instalar en comparación con un ascensor común. Además, es una máquina igual de segura, especialmente diseñada para personas que no se pueden valer por completo de su propio cuerpo para moverse.

A diferencia del elevador, la silla salvaescaleras no ocupa apenas espacio, por lo que se puede instalar en casi cualquier vivienda. Se coloca en cualquier tipo de escalera, ya sea recta, curva, en tijeras o en forma de caracol pues la fabricación de la guía es a medida.  

Para usar la silla, lo único que tiene que hacer la persona es sentarse y pulsar un botón una vez esté acomodada. Luego, la silla comenzará a moverse por su propia cuenta a una velocidad apropiada hasta alcanzar el piso deseado, donde se detendrá de forma automática.

¿Ventajas de las sillas salvaescaleras?

Las razones por las que las familias optan por instalar este sistema de asistencia de movilidad en sus viviendas son varias. He aquí varias de las ventajas que se ven:

1. Se pueden instalar en interiores y exteriores. Algunos de estos aparatos son resistentes a los factores ambientales, por lo que soportan muy bien estar al aire libre. Esto es perfecto para los edificios públicos y comunidades que desean apoyar a las personas con movilidad reducida.

2. Mejor aprovechamiento del espacio. Estas sillas son plegables, de manera que se recogen y quedan en paralelo a la pared ocupando poco espacio. Este punto es clave, ya que el sistema no estorba a los demás usuarios de las escaleras.

3. Otorgan autonomía. Es el mayor punto a favor de las sillas, puesto que su objetivo principal es el de dar libertad de movimiento a aquellas personas que no pueden hacerlo por sí mismas. El funcionamiento tan sencillo y efectivo hace que cualquiera pueda usarlas, sin importar su condición física.

4. Dan tranquilidad a los familiares. Algunos familiares se preocupan por accidentes que pudiera tener alguien discapacitado al subir o bajar escaleras por cuenta propia. Además, las sillas salvaescaleras permiten que puedan descansar al no tener que estar pendiente tan seguido de esa persona que necesita ayuda adicional.

Otras soluciones para evitar subir y bajar escaleras

A veces, las sillas salvaescaleras no son la opción más apropiada para dotar de accesibilidad una vivienda por las condiciones de la persona que vive allí. Lo mismo pasa si se trata de un edificio que desea garantizar la mayor accesibilidad en sus instalaciones. Para cualquiera de estos casos, existen 2 alternativas muy buenas.

Las plataformas salvaescaleras

Son muy similares a las sillas salvaescaleras, pero tienen una pequeña plataforma en su lugar. Están pensadas para que las personas que se desplazan en sillas de ruedas puedan cambiar de piso sin ningún tipo de asistencia. Suelen ir en las entradas de las comunidades, en locales e incluso en algunas viviendas particulares.

Las plataformas salvaescaleras también se pliegan y ocupan muy poco espacio, además de ser bastante discretas. Se pueden instalar en cualquier escalera porque el sistema es igual de adaptable que el de las sillas. Lo mismo ocurre con instalarlas en lugares interiores y exteriores.

Los elevadores de corto recorrido

De todas las opciones, es la que otorga mayor accesibilidad porque los elevadores verticales de corto recorrido pueden ser utilizados por cualquier persona que tenga problemas para movilizarse. Esto incluye personas en sillas de ruedas, mayores y con carritos de bebés.

Son elevadores bastante pequeños, con espacio para que entre cómodamente una sola persona, y suelen recorrer entre 1.8 y 3 metros en vertical. Es una buena opción para superar tramos que separan a las personas del rellano del edificio.

Instalación de salvaescaleras en Madrid gracias a Válida sin Barreras

Las soluciones Salvaescaleras de Válida sin Barreras en Madrid son muy numerosas, y aptas para cualquier persona que busca instalar uno de estos sistemas en viviendas o edificios. Su catálogo es sumamente amplio, por lo que es fácil conseguir el equipo adecuado para cada caso.

Además, se trata de una empresa referente y líder en calidad, por lo que es una compra totalmente segura en este aspecto. Los tiempos de instalación son sumamente cortos y sin poner en riesgo los estándares de seguridad. Los materiales utilizados son excelentes, y cumplen con todas las garantías requeridas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats