La segunda y definitiva muerte de El Palentino

El mármol de la fachada de El Palentino ha quedado cubierto y los rótulos con el nombre del bar han desaparecido

El Palentino (1942) acabó sus días en marzo de 2018, no hay más. El bar de viejo más mítico, posiblemente, de cuantos había en Madrid echó el cierre pocas semanas después de fallecer uno de sus dueños, Casto Herrezuelo. Un año más tarde reabriría totalmente renovado, pero con idéntica denominación e imagen exterior, de la mano del empresario Martín Presumido, quien intentó darle una segunda vida con guiños a su histórica trayectoria.

La tarea no era fácil y al final ha resultado imposible. Presumido partía con varias desventajas: los nuevos propietarios del local –el fondo de inversión Domus Capital– impusieron un elevadísimo alquiler de 8.500 euros mensuales (10.285 con IVA) mientras que los clientes de siempre querían un imposible, que Casto resucitara y que fuera Loli quien les diera los buenos días al servirles el café con leche. Por si eso fuera poco, la crisis provocada por la Covid–19 se presentó sin avisar y apuntilló el proyecto.

Desde el pasado jueves hay obras en el local y, cuando finalicen esta próxima semana, en el lugar donde estuvo el Palentino habrá otro negocio de hostelería que abrirá con el nombre de Pez 8: borrón total y cuenta nueva. 

Ana de Lucas es la persona que estará al frente de ese nuevo bar y tiene muy claro que lo que necesita este espacio físico es una transformación radical de arriba a abajo, tanto de concepto como de estética, y dejar ir de una vez por todas el espíritu del viejo Casto, que parecía seguir pululando por las cuatro paredes del local, incómodo con los cambios practicados en el bar que gobernó a su antojo durante varias décadas.

Anticipa De Lucas que lo que pretende crear en esta esquina de la calle del Pez con la plaza de Carlos Cambronero es un espacio cercano donde por producto, trato y decoración apetezca entrar. "Tendrá una cocina divertida y moderna, apostaremos por los destilados de elaboración propia y una carta de vermuts únicos con diferentes macerados; estéticamente será más blanco, con más madera y vegetación…"

Mensaje de la clientela: "El Palentino murió con Casto"

"El Palentino murió con Casto y eso es algo que nos han dejado claro los clientes", comenta Ana, quien antes de decidirse a dar un paso al frente y adquirir la mayoría del negocio de Presumido ha sido la encargada del local durante el último año. "Algunas veces entraba gente al bar sólo a insultarnos y luego se iba, como si nosotros tuviéramos la culpa de que el Palentino clásico hubiera desaparecido".

Y es que no todo el mundo asimiló bien que, manteniendo el mismo nombre, de los bocatas de ternera a 3 euros y las cañas y las copas a 1'20 y a 3 euros, respectivamente –precios del antiguo bar–, se pasara a unos huevos rotos a 16 euros, pizzas a 17 y a medio aguacate cubierto de canónigos a 10.

El pretendido homenaje al bar que se fue acabó siendo visto por más de uno como un sacrilegio y eso que los nuevos inquilinos quisieron dejar algunos días y horas específicas en las que recuperaban precios propios del ayer.

"Cualquier cambio relacionado con El Palentino está acompañado de polémica", reconoce Martín Presumido, quien se apartará de la gestión del nuevo negocio. "Si tratas de conservar algo como homenaje porque lo conservas y si lo transformas por completo porque no dejas nada de lo anterior. Es bueno que llegue alguien dispuesta a impregnar su propia identidad a este espacio, que tuvo su tiempo con Casto, un tiempo que ya pasó. Nosotros quisimos darle una segunda oportunidad y no funcionó". El empresario, quien se centrará ahora en los restaurantes que posee bajo la marca Mamá Chicó, espera que Pez 8 no se vea ya afectado por polémica alguna, al desmarcarse por completo de El Palentino.

Pez 8 nace además con la ayuda de la nueva propiedad del local que, según Presumido, fue vendido al principio de la pandemia por el fondo de inversión que lo adquirió en junio de 2018 a la familia Herrezuelo-López a cambio de 1,3 millones de euros. "Los nuevos dueños –cuya identidad no ha trascendido– son gente maja que ha entendido que al menos en dos o tres años el precio de los alquileres en hostelería no podrá alcanzar los niveles de antes de la crisis. Son sensibles con la situación por la que está atravesando el sector".

Etiquetas
Publicado el
12 de febrero de 2021 - 22:42 h

Descubre nuestras apps

stats