La portada de mañana
Acceder
La celebración en el chat militar tras la carta el rey
Los expertos piden concienciar sobre los riesgos de las cenas de Navidad
Opinión - La "dictadura" contra la que merece la pena dar la vida, por Ignacio Escolar

El Palentino volverá a abrir como bar-restaurante gestionado por una empresa familiar

Imagen de archivo de los desaparecidos carteles de El Palentino | SOMOS MALASAÑA

El futuro de El Palentino, 'el bar que siempre estuvo ahí', ha sido una incógnita desde que cerrara el pasado mes de marzo. Tanto los vecinos de Malasaña como los muchos miles de clientes que lo frecuentaron se habrán preguntado en alguna ocasión qué abriría en el local que durante ocho décadas ocupó uno de los bares más míticos de Madrid. El alto precio del metro cuadrado del alquiler de suelo comercial que se pide en la zona hacía suponer que el establecimiento sólo estaría al alcance de alguna gran cadena de restauración. Sin embargo, al final, ha sido una empresa familiar la que se ha llevado el gato al agua.

Mamá Chicó, pequeño grupo con base en A Coruña, será el nuevo inquilino del número 8 de la calle del Pez. Así lo ha confirmado a Somos Malasaña su propietario, el empresario argentino-coruñés Martín Presumido, quien espera poder abrir su negocio en el mes de febrero "tras una profunda y necesaria reforma". Será un bar-restaurante que operará, previsiblemente, con el nombre de El Palentino by MC. El contrato de alquiler se firmó hace un par de semanas por una renta mensual que no ha sido desvelada pero que Presumido califica de "bastante alta". Su casero, algo que también se desconocía, es un fondo de inversión que compró el pasado mes de junio el inmueble a los anteriores propietarios, Dolores López y los herederos de Casto Herrezuelo.

Presumido dice ser muy consciente de dónde se mete: "Sé que el Palentino era un local muy sentido y nuestra idea es mantenerlo como bar respetando su nombre y su marca, además de su alma, en la medida que sea posible. Eso sí, reabriremos con un concepto renovado de bar-restaurante: los licores que sirvamos estarán todos hechos por nosotros y habrá mucha más oferta de cocina que antes, una cocina casera y contemporánea, atenta a los gustos del momento".

"No soy una multinacional. Soy un currante hijo de panadero. Sé lo que es el comercio tradicional y lo que significa ser de barrio", añade Martín previendo cómo será su aterrizaje en una calle tan castiza como Pez y en un espacio tan singular y simbólico como el del antiguo Palentino. El empresario, que reside en Galicia, dice, además, estar negociando que un buen conocedor de la hostelería de Malasaña, vecino de la zona, sea el encargado directo de la gestión del local. Según ha podido saber Somos Malasaña, cuando apareció en escena Presumido, tanto la multinacional Restalia (100 Montaditos, La Sureña, TGB) como una importante cervecera estaban interesadas en hacerse con el local.

Sobre la estética que lucirá el nuevo espacio aún hay pocas cosas claras. Hace dos días este periódico publicaba las imágenes que constataban cómo había sido desguazada la icónica barra de metal de El Palentino. "Se caía a trozos", cuenta Martín Presumido. "Quisimos conservarla pero fue imposible". "En el local nos vamos a ver obligados a acometer toda una serie de importantes reformas, necesarias simplemente para que cumpla la normativa vigente. Una vez hecho esto, aún no tenemos claro cómo haremos para tratar de conseguir que la nueva imagen del local recuerde de alguna forma a la que tuvo o que la homenajee de algún modo, que es lo que queremos", concluye el empresario.



Mamá Chicó



Mamá Chicó es una empresa que surge en 2013 en A Coruña y que en la actualidad posee un obrador y cuatro locales de hostelería en Galicia y uno más en el Paseo de Recoletos de Madrid. El Palentino será su segundo establecimiento en la capital. Sobre su propietario, Martín Presumido, se sabe que durante 15 años trabajó en Inditex, empresa en la que llegó a ostentar un cargo importante como el de director comercial para el hemisferio sur de la rama de hombre. Hace cinco años abandonó la empresa de Amancio Ortega para dedicarse a la hostelería en lo que podíamos ver como una cierta vuelta a sus orígenes, ya que los padres del empresario regentaron una panadería-pastelería en Buenos Aires y de pequeño él creció entre harina, algo que le gusta recordar.

Siempre los Ricos

Todo esto es parte del proceso de deterioro del barrio. Este claro, va de "guay" y dice que va a respetar la historia de nuestro amado palentino... Ya veremos ya veremos

Adivino

Cuanto cobrasteis ñor este publireportaje ?? Periodico neutro?

Alicia

Manteniendo el cartel de la entrada solo, como lo han destrozado, otro bar más, de gintonic en copa de balón y sin personalidad.

Otro sitio al que no volver.
Etiquetas
Publicado el
9 de noviembre de 2018 - 03:51 h

Descubre nuestras apps

stats