Un hotel de lujo pagó al Gobierno de Almeida el proyecto de parking de Plaza del Carmen que le garantiza acceso directo

Recreación del futuro aspecto de la Plaza del Carmen después de la remodelación.

Diego Casado


13

El aparcamiento municipal del Carmen se rehabilitará siguiendo las instrucciones de un proyecto constructivo pagado por el hotel que se está levantando en esta céntrica plaza. La empresa Exacorp One SL, propietaria del edificio, costeó los cuatro tomos y más de 2.000 páginas de documentación que definen la forma y elementos que tendrán cada una de las cuatro plantas de parking y el espacio público de la plaza situada sobre ellas, confirman fuentes del Ayuntamiento de Madrid a este periódico.

Almeida renuncia a un beneficio de 18 millones al privatizar el párking municipal junto a la Gran Vía

Almeida renuncia a un beneficio de 18 millones al privatizar el parking municipal junto a la Gran Vía

La reforma de la plaza, situada a escasos metros de la Gran Vía, fue presentada por el consistorio el pasado 23 de diciembre, en una nota de prensa en la que destacaba la mejora de la accesibilidad peatonal o el mayor espacio para zonas verdes pero que no hacía referencia a la participación del futuro hotel de lujo en el proyecto constructivo. Detrás de esta operación están los Díaz Estrada, una familia de empresarios mexicanos con varios inmuebles en el centro de Madrid, entre ellos el número 31 de Gran Vía –donde se ubica el hotel Hyatt– o el que alberga la tienda de Apple en Sol.

El Ayuntamiento defendía en su nota de prensa el proyecto para un aparcamiento que el Gobierno de Carmena pensaba remunicipalizar al finalizar su periodo de concesión. Pero en lugar de considerarlo amortizado, el Gobierno de Almeida prefirió hacer una obra en la plaza y remodelar el aparcamiento, incluyendo en la obra una conexión subterránea con el aparcamiento del hotel “para reducir el tráfico en superficie”.

Esta conexión es una de las mejoras que obtendrán los Díaz Estrada con la reforma: estará situada en la planta -1 y para ejecutarla será necesario abrir un túnel de unos cinco metros de ancho con rampa y una puerta para el acceso peatonal. Según el proyecto, acometer estos trabajos añadirá un coste de 136.000 euros a la obra, casi la tercera parte del montante previsto para todas las remodelaciones en esta planta, donde se situarán plazas de rotación, una zona de descarga logística y espacio para carsharing (alquiler de coches a través de apps).

El túnel con el hotel deberá permanecer abierto al menos durante los próximos 30 años: su conexión aparece blindada en la memoria del concurso público para construir y gestionar el aparcamiento las tres próximas décadas: “El adjudicatario deberá mantener en la planta -1 las plazas de micro logística destinadas para tal uso y la conexión con el aparcamiento bajo rasante del Hotel en desarrollo”, reza el texto al que ha tenido acceso Somos Madrid.

“Es una solución favorable para reducir el tráfico en la zona, ya que los usuarios del hotel no tienen que dejar el vehículo en la plaza, sino que acceden al subterráneo”, explican desde el área de Movilidad y Medio Ambiente para justificar la solución propuesta.

En la práctica, el hotel, gracias al proyecto constructivo que han financiado al Ayuntamiento sus propietarios, gozará de acceso directo a un aparcamiento de titularidad municipal. Otras de las ventajas para el establecimiento recogidas en el proyecto es la “zona de bajada de huéspedes”, varias plazas de aparcamiento situadas en la pequeña calle San Alberto, que será de doble dirección para conectar con la calle Montera. Esta zona podrá ser usada por taxis y similares que acerquen a clientes del hotel, cuya entrada estará situada a escasos metros, en la plaza.

Dentro de la reorganización de la movilidad en la plaza, el proyecto prevé alejar la rampa de entrada y salida al aparcamiento, que durante todos estos años en que ha estado funcionando discurre junto al futuro hotel. Después de la remodelación se situará en el lado opuesto de la plaza, con entrada junto a la calle de la Salud, por donde transitará la mayoría del tráfico que genere, ya que da salida a la Gran Vía.

Por último, el diseño de la nueva Plaza del Carmen estará compuesto por jardines de formas trapezoidales, que contarán con tres extensiones en forma de láminas de agua, “que contribuyen a la mejora higrotérmica y acústica del espacio urbano”, indica el proyecto, que planifica además “unas superficies en los bordes de estas piezas, donde se prevén ubicar dos terrazas”. Una será para el único restaurante que funciona en la plaza y la otra estará situada justo enfrente del futuro hotel de Exacorp, compuesta por 27 mesas de terraza con capacidad para 108 comensales, según los planos consultados por este medio.

El proyecto ha sido elaborado por el estudio de arquitectura Cifuentes Costales, cuya propuesta de diseño inicial ganó el concurso Europan 14, convocado durante la anterior legislatura para dotar al Ayuntamiento de ideas a la hora de reformar varias plazas del centro de Madrid.

¿Por qué han sido contratados los diseñadores de la plaza y el aparcamiento por Exacorp y no por el Gobierno de Almeida? “El proyecto es una donación, una fórmula habitual en el Ayuntamiento de Madrid para llevar a cabo diferentes obras”, explican fuentes municipales, que añaden que ha contado con “el visto bueno” de las áreas de Obras y de Movilidad “porque responde a las demandas vecinales, de comerciantes y ofrece una solución adecuada de movilidad para reducir el tráfico en superficie”. Ante las preguntas de esta redacción sobre las ventajas que para el hotel incluye el proyecto de construcción, fuentes del área de Movilidad aclaran que “el hotel donó el proyecto pero este fue dirigido y supervisado por el Ayuntamiento. No ha tenido nada que ver en la concepción y diseño”, aseguran.

El consistorio no ha facilitado a este periódico el coste final del proyecto que se ha incluido en la licitación y que pagó Exacorp, la empresa propietaria del hotel. La compañía tampoco ha respondido a las preguntas de Somos Madrid ni indicado cuánto abonó por los trabajos que fueron donados al Ayuntamiento, ni por qué hizo este desembolso.

En el portal de transparencia municipal figuran dos reuniones del Ayuntamiento de Madrid con representantes de Exacorp One. La primera tuvo lugar el 9 de marzo de 2020, justo antes del confinamiento por la pandemia. A ella acudieron directivos municipales del área de Obras, representantes de la empresa citada –entre ellos su administrador único, Alonso Díaz– y un miembro del estudio de arquitectura Cifuentes Costales. Tres meses después, en junio de 2020, aparece firmado el proyecto de construcción del aparcamiento. La segunda y última reunión, ya sin los arquitectos, se celebró el 16 de septiembre de ese mismo año.

Un proyecto deficitario para las arcas municipales

En sus comunicaciones sobre el aparcamiento de Plaza del Carmen, el equipo de Almeida destaca siempre que la reforma saldrá gratis al consistorio. Pero lo hará a cambio de importantes beneficios para las empresas privadas: la compañía que se adjudique el concurso público para la construcción y explotación del aparcamiento de Plaza del Carmen ganará 18 millones de euros durante los 30 años de concesión previstos. Durante ese periodo, el Ayuntamiento recibirá 4,2 millones por el canon de gestión de uno de los parkings más rentables de Madrid, que ya estaba construido y amortizado desde la anterior concesión. La operación fue calificada hace unos meses de “desfalco a futuro” para las arcas públicas por parte del PSOE. A estas cifras ahora se añade la “donación” no cuantificada de los Díaz Estrada.

El enorme edificio que albergará el hotel de lujo en Montera es fruto de una operación inmobiliaria que lleva cociéndose casi un década: Exacorp One compró los números 25 y 27 al Ayuntamiento de Madrid en el año 2013, cuando formaban parte de la antigua empresa municipal de Madrid Espacios y Congresos (Madridec). Entonces pagó al Gobierno de Botella 34 millones de euros por ello. Dos años después adquirió los números 29 y 31 de Montera con la intención de abrir un hotel de cinco estrellas tras otros 12 millones de euros de inversión. Allí se encontraban los cines Acteón, que echaron el cierre en el año 2017, y comercios como Rosa Negra o Los Guerrilleros. Todos fueron derribados para unir los cuatro edificios propiedad de los mexicanos en uno, previo cambio de uso mediante un plan especial.

El alojamiento hotelero resultante tendrá 19.000 m2, cerca de 174 habitaciones y amplias tiendas en los escaparates que dan a Montera, con aforo para hasta 2.000 personas. La fachada ahora la ocupan instalaciones y obras de arte digitales que interpelan a los ciudadanos. Una inmobiliaria comercializa estos espacios mientras Exacorp busca una marca de hoteles de lujo –se ha especulado que sea Marriott, a quien ya alquila edificios en México– para colocar su hotel. La remodelación prevista de la plaza permitirá a los dueños ofrecer a las cadenas interesadas un establecimiento con parking en la puerta directamente conectado con el hotel.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats