Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El 60% de los españoles no confía en los jueces
Así funciona el plan de Israel para anexionarse la Cisjordania ocupada
OPINIÓN | 'Carajal', por Antón Losada

cintillo el consultorio

“No lubrico y mi deseo sexual se va perdiendo, ¿qué me aconseja?”

El Consultorio

Miriam Al Adib

14

No lubrico y mi deseo sexual se va perdiendo, ¿qué me aconseja?

Dolores

La falta de lubricación es un problema que puede afectar a mujeres en diferentes etapas de su vida. Si estás experimentando este problema, es importante comprender que puede tener varias causas incluyendo la menopausia, el estrés, las condiciones médicas y otros factores. Exploraremos algunas de las posibles causas de la falta de lubricación y el deseo sexual, así como consejos y estrategias para abordar estos problemas.

1. La menopausia y los cambios hormonales:

Durante la menopausia, el cuerpo de una mujer experimenta cambios hormonales significativos, incluyendo una disminución en los niveles de estrógenos. Esta disminución puede conducir a una disminución del flujo vaginal (sequedad) y, con el tiempo, puede producirse atrofia genitourinaria. Para abordar este problema es importante consultar con tu profesional de confianza para valorar lo que está sucediendo y proponer el tratamiento más adecuado para tu caso. No te conformes con el malestar en las relaciones sexuales: hay solución. Desde hidratantes, estrógenos locales, precursores hormonales como la DHEA, hasta técnicas de bioestimulación como la radiofrecuencia o los infiltrados con ácido hialurónico y plasma rico en plaquetas.

2. El estrés y la fatiga:

El estrés y la fatiga pueden desempeñar un papel importante en la disminución del deseo sexual y la lubricación. Cuando estamos estresadas o agotadas; es natural que nuestra excitación se vea afectada y, con ella, la lubricación.

3. Condiciones médicas y medicamentos:

Algunas condiciones médicas, como la diabetes, la hipertensión arterial o las enfermedades autoinmunes, pueden afectar la lubricación vaginal y el deseo sexual. Además, ciertos medicamentos, como los antidepresivos o los anticonceptivos hormonales también pueden tener efectos secundarios que afecten a la lubricación y el deseo sexual. Si crees que una condición médica o un medicamento pueden estar contribuyendo a tus problemas, es crucial consultarlo para obtener un diagnóstico adecuado y evaluar las opciones de tratamiento disponibles.

4. Comunicación y exploración:

La comunicación abierta y honesta con tu pareja es fundamental para abordar la falta de lubricación y el deseo sexual. Hablar sobre tus preocupaciones, deseos y necesidades puede ayudar a fortalecer la intimidad emocional y sexual. Además, explorar nuevas técnicas, fantasías y juegos sexuales puede ayudar a reavivar el deseo y mejorar la lubricación. No temas experimentar y buscar nuevas formas de disfrutar de la sexualidad.

La falta de lubricación y el deseo sexual pueden ser desafíos para muchas personas, pero es importante recordar que existen estrategias y consejos efectivos para abordar estos problemas. Ya sea que estés experimentando la menopausia u otras causas, como el estrés o las condiciones médicas, es fundamental buscar la orientación de tu profesional de confianza y, si la tienes, trabajar en estrecha colaboración con tu pareja. No tengas miedo de explorar nuevas opciones y priorizar tu bienestar sexual. Recuerda que el placer y la satisfacción sexual son aspectos importantes de una vida plena y saludable.

Etiquetas
stats