Peugeot completa con el 5008 la renovación exprés de su gama

Nuevo Peugeot 5008.

Motor

Inmersa en una renovación completa y acelerada de su catálogo de producto, la marca francesa Peugeot acaba de concluir la tarea con la presentación del nuevo 5008. Es este el SUV de mayor tamaño de su gama y, desde su metamorfosis de monovolumen a todocamino en el año 2017, acumula más de 300.000 unidades vendidas y, junto con el aún más exitoso 3008, lidera el mercado europeo de SUV compactos.

Al igual que este último modelo, desvelado hace apenas una semana, el 5008 luce ahora en el frontal una parrilla sin marco (específica en los acabados más deportivos) que se extiende con aletas bajo los faros. Estos emplean luces de led de serie y estrenan un modo niebla que hace innecesarios los faros antiniebla tradicionales al encenderse, con intensidad reducida, cuando el conductor activa los pilotos antiniebla traseros.

En la parte trasera, las luces incluyen también tecnología led incluso para la luz de marcha atrás y muestran las garras del león de Peugeot en 3D. Los intermitentes son secuenciales y los pilotos, cubiertos con un cristal ahumado transparente, se extienden a cada lado de la característica banda negra que divide en dos el portón, de corte más recto que el del 3008 como para evitar que el coche resulte excesivamente largo (mide exactamente 4,64 metros).

La gama de este modelo, a la venta a finales de año, sigue el camino emprendido por los 308 y 3008 y se articula a partir de ahora en tres acabados (Active, Allure y GT), cada uno de los cuales se puede completar con un nivel intermedio, denominado Pack, que comprende elementos adicionales para satisfacer a los clientes que buscan mayor comodidad, apuesta estética o asistentes. Además, para los más exigentes de ellos, las versiones GT y GT Pack cuentan con una exclusiva opción Black Pack, que añade una larga serie de detalles en tono más oscuro.

En cuestión de motores, Peugeot se inclina en este caso por los de combustión interna de gasolina y diésel y no ofrece de momento variantes de propulsión alternativa. En gasolina, las opciones son un propulsor PureTech de tres cilindros y 1,2 litros de cilindrada que rinde 130 caballos y puede combinarse con un cambio manual de seis velocidades u otro automático de ocho (EAT8), así como un cuatro cilindros de 1,6 litros que desarrolla 180 CV.

Los que prefieran los diésel pueden escoger entre un motor BlueHDi de cuatro cilindros, 1,5 litros y 130 caballos que va asociado a la caja de cambios EAT8 y otro de cuatro cilindros y dos litros que entrega 180 CV y utiliza la misma transmisión. Todas las versiones con cambio automático ofrecen de serie un selector de tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport.

Por lo que se refiere al popular Peugeot i-Cockpit, recibe mejoras como el cuadro de mandos digital de 12,3” totalmente personalizable y configurable, así como una nueva pantalla táctil central que crece hasta las 10” y comprende siete elegantes teclas tipo piano como botones de acceso directo a las principales funciones de confort: radio, climatización, navegación conectada, en 3D y con comandos vocales, configuración del vehículo, teléfono, aplicaciones y luces de emergencia.

En consonancia con el mayor caché del i-Cockpit encontramos ahora nuevos acabados de interior, con diferentes tapicerías en función de la versión, y decoraciones como la madera de lima oscura y los elevalunas con inserciones cromadas en los GT y GT Pack, así como el retrovisor interior sin marco en estas mismas terminaciones.

Un SUV de estas dimensiones se adquiere entre otras razones por la flexibilidad que hacen posible sus distintas configuraciones interiores: tres asientos independientes, de igual tamaño, regulables en longitud e inclinación y abatibles en la segunda fila; dos asientos independientes, plegables y extraíbles en la tercera hilera; la posibilidad de abatir el respaldo de la plaza del acompañante hacia delante, para cargar objetos de hasta 3,20 metros de largo, y un volumen de maletero que oscila entre los 780 y los 1.940 litros.

El 5008 compartirá con su hermano mediano, el 3008, el privilegio de estrenar un sistema de visión nocturna capaz de detectar personas y animales en un rango entre 200 y 250 metros, más allá del alcance de las luces de carretera. Otras ayudas a la conducción destacables son el reconocimiento de señales ampliado (stop, dirección única, prohibido adelantar, etc.) y el dispositivo de alerta sobre la atención que el conductor presta a la carretera.

El nuevo SUV de Peugeot también puede estar equipado con control de descenso y un Grip Control avanzado con cuatro programas (Normal, Nieve, Barro y Arena) y asociado a unos neumáticos específicos para uso off road. Igualmente, incluye de serie equipamientos muy de agradecer en el día a día, como portón trasero motorizado y manos libres, techo panorámico practicable y función de masaje en los asientos delanteros, además de freno de estacionamiento eléctrico.

Etiquetas
Publicado el
8 de septiembre de 2020 - 10:34 h

Descubre nuestras apps

stats