Jaguar Land Rover patenta una pantalla táctil en la que no es necesario pulsar los botones

Land Rover Discovery Sport.

En plena época de incertidumbre sobre una nueva expansión incontrolada del coronavirus, el fabricante británico Jaguar Land Rover (JLR) acaba de desarrollar una tecnología que promete, entre otros beneficios, combatir la propagación de bacterias y virus que pueda tener lugar en el interior de sus vehículos. Se trata de una nueva pantalla táctil contactless cuyo sistema de predicción evita al usuario tener que pulsar ningún botón.

Desarrollada por JLR en colaboración con un equipo de ingenieros de la Universidad de Cambridge, esta tecnología de predicción táctil emplea inteligencia artificial y sensores para predecir las intenciones del conductor o de sus acompañantes al usar la pantalla central, ya sea para manejar la navegación, los controles de temperatura o los ajustes de entretenimiento, sin necesidad de tocar físicamente ninguno de los mandos. De este modo, quien está al volante evita desviar la vista de la carretera y se reduce la propagación de bacterias y virus como el que tiene hoy en jaque al mundo.

Las pruebas en laboratorio y los ensayos en carretera han confirmado que la tecnología de predicción táctil permite una reducción del 50% en el tiempo y el esfuerzo empleados por el conductor en sus interacciones con la pantalla táctil, además de minimizar la propagación de bacterias y virus.

Las superficies de conducción en mal estado provocan vibraciones y dificultan la selección del botón correcto en la pantalla táctil. Esto implica que los conductores deben desviar su atención de la carretera, lo que aumenta el riesgo de sufrir un accidente.

Se utiliza aquí inteligencia artificial para determinar la función que desea seleccionar el usuario desde el principio, lo que acelera la interacción. Un dispositivo de reconocimiento gestual emplea sensores basados en un visor o en radiofrecuencias -una tecnología cada vez más frecuente en la electrónica de consumo- para combinar la información contextual, como el perfil de usuario, el diseño de la interfaz y las condiciones ambientales, con los datos disponibles de otros sensores, como el dispositivo de reconocimiento de mirada, con el fin de prever las intenciones de los usuarios en tiempo real.

Este sistema pionero forma parte de la estrategia Destination Zero de Jaguar Land Rover, cuyo objetivo es crear vehículos más seguros y contribuir a un medio ambiente más limpio. El Zero alude a un mundo futuro con cero emisiones, cero accidentes y cero congestión de tráfico.

En la nueva normalidad tras el fin de los confinamientos masivos en todo el mundo -y tal vez en puertas de otros-, será más importante que nunca disfrutar de soluciones de movilidad seguras y limpias, en las que el espacio personal y la higiene sean aspectos clave. Los vehículos de JLR ya han iniciado esta senda al incorporar soluciones como el Monitor del Estado del Conductor, la cancelación del ruido del motor y el sistema de ionización del aire del habitáculo con filtrado de partículas PM2,5 (de menos de 2,5 micras de diámetro).

La tecnología de predicción táctil es un nuevo paso en la misma dirección. Su solución basada en software para crear interacciones contactless ha alcanzado un elevado nivel de eficiencia tecnológica, por lo que se puede integrar fácilmente en las pantallas táctiles e interactivas actuales, siempre que se disponga de los datos sensoriales adecuados para alimentar al algoritmo de aprendizaje automático.

El responsable técnico de la Interfaz Hombre-Máquina en JLR, Lee Skrypchuk, ha indicado al respecto que “a medida que los países de todo el mundo finalizan el periodo de confinamiento, la mayoría de las transacciones comerciales rutinarias se realizan a través de pantallas táctiles, desde la adquisición de billetes de tren o entradas de cine, el uso de cajeros automáticos, el proceso de facturación en aeropuertos y el proceso de compra en supermercados hasta una gran cantidad de aplicaciones industriales y de fabricación. La tecnología de predicción táctil elimina la necesidad de tocar una pantalla interactiva, lo que reduce el riesgo de propagación de bacterias y virus por diversas superficies”.

Además, nos permite fabricar -ha añadido- vehículos más seguros al reducir la carga cognitiva de los conductores y aumentar el tiempo y la atención en la carretera. Es un aspecto clave de nuestra estrategia Destination Zero”.

Por su parte, el profesor Simon Godsill, del departamento de Ingeniería de la Universidad de Cambridge, quien fue el encargado de liderar el proyecto, resume que “las pantallas táctiles e interactivas son muy comunes en el uso diario, pero presentan dificultades al utilizarlas en movimiento, ya sea conduciendo o poniendo música en el móvil mientras se hace ejercicio. Además, sabemos que algunos patógenos se transmiten a través de las superficies, por lo que esta tecnología ayudará a reducir el riesgo de este tipo de contagios”.

Etiquetas
Publicado el
29 de julio de 2020 - 10:57 h

Descubre nuestras apps

stats