Familias, docentes y sindicatos claman contra la 'vuelta al cole' murciana: "El escuadrón suicida vuelve a las aulas"

Detalle de un aula vacía. EFE/Salvador Sas/Archivo

Las clases en la Región de Murcia se retomarán a partir de septiembre en un ambiente de incertidumbre por el aumento de casos de COVID-19 en el territorio durante las últimas semanas, y entre quejas de madres y padres, profesorado y sindicatos, por falta de medidas concretas para la 'vuelta al cole'. La publicación de una guía para el siguiente año lectivo elaborada por la Consejería de Educación y Salud, junto con el anuncio de aumentar solo en 500 docentes la plantilla de profesorado, hizo que Comisiones Obreras llegara a pedir a finales de julio la dimisión de la consejera de la cartera educativa en la Comunidad, Esperanza Moreno: "El escuadrón suicida vuelve a las aulas en septiembre".

Un total de 60 Asociaciones de Madres y Padres (AMPAS) a nivel regional, casi 12.468 familias, han formado la plataforma 'Ampas murcianas unidas' para exigir más personal y recursos en las clases de cara al próximo curso. “Las medidas que se están tomando son aquellas que no requieren ninguna inversión. De todo lo demás ni se habla”, asegura Clara García -una de las portavoces de esta asociación- y añade que “el tema de la limpieza es de lo que más nos preocupa”. Ante la postura de la Consejería de Educación de que sean los niños a partir de primaria los que se encarguen de desinfectar sus espacios, crece la preocupación entre los padres: “Yo a mi hija no le daría un spray con agua y lejía para que desinfecte. Me parece muy peligroso. En casa se toman todo tipo de precauciones y ahora dicen que los niños lleven sus productos para que realicen la limpieza”.

Además, varios institutos públicos de Cartagena, la segunda ciudad más poblada de la Región, tacharon de “peligro manifiesto” las acciones propuestas desde la administración: “La única diferencia entre este curso y otros es que vamos a tener geles desinfectantes y el uso obligatorio de mascarilla". A la ola de críticas se ha sumado la tuitera 'Maestra enfurecida', una docente murciana que ha reutilizado el hashtag #VueltaSegura, creado por la Marea Verde de Madrid para denunciar las carencias de la propuesta para la 'vuelta al cole' en la Región.

Una iniciativa que está generando diariamente una media de 2.000 a 3.000 tuits: "Vi esta etiqueta a mediados de julio en el nombre de algunos usuarios, pero apenas había tenido repercusión. Me llamó la atención y empecé a utilizarlo, cree el challenge y empezó a unirse mucha gente hasta el punto de que se ha convertido en una conversación permanente en Twitter". 'Maestra Enfurecida' también creó de una petición en change.org, que ya supera las 150.000 firmas, para pedir al Ministerio de Educación una vuelta segura a las aulas. En esta se reclama más profesorado y medidas sanitarias porque asegura que desde la Consejería de Educación “no se está dando una solución” para la vuelta al colegio.

Cada alumno con su propia solución hidroalcohólica

En la Región de Murcia se ha apostado por una vuelta progresiva a las aulas: los estudiantes de 3 años dispondrán de las dos primeras semanas para incorporarse poco a poco. Asimismo, durante este período de adaptación, se propone alternar la asistencia durante la primera semana para los alumnos de 4 y 5 años: la mitad del alumnado asistirá dos días a la semana y los otros dos días la otra mitad. El viernes, se congregarán todos.

De manera similar, se procederá tanto en primaria -dividiendo al alumnado entre el primer tramo (de 1º a 3º) y el segundo (de 4º a 6º)- como en secundaria -dividiéndose el alumnado en dos bloques: 1º y 2º, por un lado, y 3º y 4º, por otro- . Además, se ofrece la posibilidad a los centros de poder adherirse de forma voluntaria a la modalidad semipresencial en las etapas de Bachillerato y FP. El uso de la mascarilla será obligatorio a partir de los 6 años y siempre que no se pueda mantener el metro y medio de seguridad, para edades inferiores solo es recomendable.

Otra de las medidas recogidas en el BORM es la obligación de que cada alumno a partir de primaria lleve su propia solución hidroalcohólica y utilice toallitas, paños o bayetas desechables y productos desinfectantes para limpiar las superficies y sus objetos más inmediatos. También, se dan instrucciones de cómo lavar los juguetes en lavadoras o lavavajillas en el caso de que los niños hayan podido contaminarlos con su saliva o cualquier otra excreción corporal.

Pocos docentes para ratios muy altas

Desde 'Ampas murcianas unidas' presentaron dos documentos con las medidas que consideran "fundamentales y básicas" para la vuelta al colegio, entre ellas, la bajada de ratios de los alumnos ya que desde Educación se pide que se mantenga un mínimo de estudiantes por aulas -30 para la ESO, 35 para Bachillerato y 27 para Educación Primaria- a la par que se solicita mantener el metro y medio de distancia de seguridad.

"Si quieres cumplir el metro y medio, lo más que te cabe en un aula ordinaria son de 18-22 personas", asegura el presidente de la Asociación de Directores de Centros de Secundaria, Raimundo de los Reyes, que ha propuesto la semipresencialidad ante las ratios tan altas que se exigen desde Educación. El presidente de la asociación tacha de "incoherente" que las reuniones se limiten a 15 personas pero se quieran meter 30 alumnos en un aula durante seis horas seguidas.

Asimismo, la presidenta de la Asociación de Directores de Centros de Primaria, Mariola Saenz, expresa su malestar ante la carga excesiva de responsabilidad que se ha depositado desde Educación a los centros educativos, puesto que son ellos los que tienen que idear para su centro un plan de contingencia ante posibles brotes de COVID-19. "Nosotros no somos sanitarios ni técnicos en recursos humanos para saber la idealidad de cada proyecto, por lo que pedimos a Educación que pusiera por escrito que se debían aplicar los criterios de riesgos laborales de su Consejería".

De momento, el Gobierno regional revisó hace dos semanas la guía del inicio de clases para aliviar de responsabilidades a los directores de los centros, pero no ha aclarado nada más sobre los recursos destinados en materia de limpieza, profesorado adicional o cómo se repartirán los 73 millones del fondo COVID-19 que se destinarán a Educación, solo se ha asegurado que la concertada también recibirá parte de este dinero. “No se ha invertido ni en más espacios ni en más docentes. Lo único en lo que se está invirtiendo es en tablets y ordenadores para los alumnos. Parece que ya tienen previsto que las clases sean online”, lamenta Maestra Enfurecida.

Etiquetas

Descubre nuestras apps