Las residencias de mayores de Murcia abren sus puertas este lunes: Visitas con cita previa, de una hora y sin contacto

El 98% de los ancianos de las residencias de la Región no se han contagiado por el virus

Casi tres meses después de prohibirse las visitas, las familias murcianas podrán volver a encontrarse este lunes con sus mayores en las residencias de ancianos de la Región. El Instituto Murciano de Acción Social (IMAS) ha hecho público este jueves el protocolo en el que se regulan las visitas: tendrán que realizarse con cita previa, sin contacto directo y no se extenderán más de una hora.

La consejera de Política Social y vicepresidenta del Ejecutivo murciano, Isabel Franco, ha destacado que con el paso a la fase 3, este lunes, "retomamos ese contacto estrecho y cercano que se perdió durante la pandemia" entre los residentes y sus familiares. Y se hará "con unas estrictas medidas de seguridad", que se han coordinado con la Consejería de Salud, que tomó el mando de las residencias durante la crisis de la COVID-19.

En el protocolo se deja claro que solo podrán recibir visitas aquellos residentes sin síntomas de coronavirus o aquellos que, en el caso de haber pasado la enfermedad, estén ya sin síntomas y con PRC negativo. No podrán recibir visitas, por el contrario, los residentes en aislamiento preventivo por haber estado en contacto con dispositivos del sistema de salud.

Las visitas se deberán llevar a cabo preferiblemente, según el documento, en zonas de exterior dentro del recinto o en salas habilitadas para este fin, ventiladas y próximas a las zonas de acceso al centro "con el fin de evitar el tránsito de personas ajenas al mismo, y su contacto con residentes y profesionales". Además, se tendrá que garantizar la distancia social de seguridad (2 metros entre el residente y el familiar) y el cumplimiento de las medidas de prevención (uso de mascarilla quirúrgica e hidrogel).

Solo en casos muy excepcionales, se podrán autorizar visitas en otros espacios, siguiendo el protocolo de seguridad establecido para las visitas de familiares ante la situación de últimos días de personas mayores afectadas por COVID-19 en residencias.  

Las visitas se organizarán mediante cita previa, en el número que la organización del centro y la disponibilidad de los espacios lo permitan, continúa el documento. Y con el objetivo de garantizar el mayor número de visitas posible, la duración de las mismas no podrá exceder de una hora. En las primeras visitas solo se podrá recibir la visita de un familiar por usuario.

El familiar deberá tomarse la temperatura antes de salir de su domicilio "y en el caso de que sea de mayor de 37,1ºC llamará al centro para cancelar la visita". Se volverá a medir antes de la entrada a la residencia. Y la sala habilitada para el encuentro -así como su mobiliario- deberá ser limpiada y desinfectada antes y después de la visita. 

Los encuentros entre familiares y allegados con los residentes podrán ser suspendidos "en el caso de que no se cumplan las normas establecidas por cualquiera de los intervinientes". Además, se realizará una valoración mensual del programa general de visitas y de los efectos de las mismas en cada una de las personas residentes. Y su mantenimiento, ampliación y protocolo "quedará supeditado a la evolución epidemiológica de la Región y la situación del centro, de acuerdo a las orientaciones de las autoridades sanitarias".

Las visitas se suspendieron el pasado 13 de marzo, un día antes de declararse el estado de alarma, para prevenir contagios y la transmisión del virus. En total, se han registrado 68 fallecimientos por la COVID-19 en las residencias de la Región. Según fuentes de la Consejería de Política Social, solo ha habido casos positivos o fallecidos en 6 de las 107 residencias de la Región y más del 98% de los usuarios de estos centros no se ha contagiado. 

Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2020 - 16:34 h

Descubre nuestras apps

stats