Región de Murcia Blogs y opinión

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

Cada uno tiene lo que se merece

Hay ocasiones en que la desesperanza sobre el futuro inmediato y a medio plazo de una sociedad se impone sobre los sentimientos y/o razonamientos optimista. Ocurre que se ve a un grupo de personas salir a la calle en defensa de sus derechos o en contra del deterioro de los mismos y aquella sensación se enseñorea del ánimo de uno cuando repara en que el número de presentes en el acto no es escaso, sino ridículo.

Ese regusto amargo quedó en la boca de más de uno el lunes, después de la (pen)última manifestación en defensa de las pensiones. Con suerte, se podría esperar que se dijera el martes que la asistencia fue de “varios centenares” de personas. Concepto este el de “varios” ambiguo, útil para enmascarar algunas realidades incómodas.

¿Cuántos “varios” eran esos que se vieron el lunes por la tarde en las calles de Murcia? Doscientos, ¿son varios? ¿O hay que cuantificar grosso modo trescientos para usar ese término? A la hora de la marcha, a la caída de la tarde, las calles estaban repletas de viandantes… y la manifestación casi vacía.

La desazón no viene del simple conteo aritmético. Llega cuando se cae en la cuenta de que, si hay alguna región en la que protestar airadamente por el peligro que corren las pensiones, esa es Murcia. Quizá no la que más. Pero la Región es la tercera española en proveer a sus pensionistas de razones abundantes para luchar por la defensa de sus emolumentos por lo bajos que son (956,91€ de media), solo por delante de Galicia (904,32) y Extremadura (892,67).

Coincidentemente, los lugares donde el peligro que corren las pensiones futuras, no las actuales, vienen suscitando mayores protestas, en términos cuantitativos de asistencia a manifestaciones, son aquellos donde las percepciones de los jubilados son más elevadas: País Vasco (1.339,27€), Asturias (1.351,14) y Madrid (1.227,27).

Cierto es también que esas tres comunidades punteras lo son también en afiliación sindical. Con lo que, a lo mejor, quien mejor se lo tiene que mirar son los propios sindicatos, mayoritarios o no, que fueron los convocantes.

La media de edad de asistencia también es reveladora. Porque no ya los jóvenes sino simplemente la gente de mediana edad ignora consciente o inconscientemente la necesidad de manifestarse para intentar mantener y mejorar el sistema público de pensiones.

Tan al margen de este reclamo, que al fin y al cabo lucha más por las jubilaciones futuras que por las actuales, quedan jóvenes y maduros que se diría que todos están en esa engañosa trampa bancaria de los planes privados de pensiones. Y ya no creen, directamente, que el Estado les proveerá de algo a lo que tienen derecho y se merecen, si es que seguimos pensando en términos de Estado del Bienestar.

También cuenta aquí y ahora que si hay alguna sociedad provincial y provinciana adormecida con respecto a reivindicaciones sociales, sumida y confiada en que estructuras clientelares vigentes desde hace muchas décadas son las que le solucionarán individualmente de una u otra forma la vida, esa sociedad, digo, es la murciana.

Así que, parafraseando la frase atribuida a aquel derechista con visión que fue el caballero Winston Churchill, habrá que concluir que cada uno tiene lo que se merece. Sea.

Post Scriptum: ¿Qué más quiere Mendoza? La última estentórea salida de pata de banco del cardenal revela un asunto grave: está acostumbrado a conseguir todas sus apetencias, por arbitrarias que sean, de los sucesivos gobiernos de Ramón Luis Valcárcel y de Miguel Ángel Cámara. A saber, solares cuasi regalados; vista gorda a sus irregularidades urbanísticas; prebendas sin sentido como el uso exclusivo de un viejo campo de fútbol que estaba destinado a equipamientos para un barrio carente de ellos; apoyo incondicional a autorizaciones dudosas de estudios duplicados con la universidad pública; intento de uso de recursos públicos con fines privados….

A cambio, la Católica ha otorgado titulaciones generosas a un buen número de cargos y dirigentes `populares´ de todo nivel. Ahora que reza Ballesta, el cardenal se cree con mayor razón. Es lo malo de plegarse a intereses de chantajistas y/o secuestradores, aunque solo sean morales: cuanto más se les da, más piden. Así, la situación deviene una espiral sin fin y, al final, mienten. Es decir, siempre muere alguien. Vale.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
3 de octubre de 2018 - 13:09 h

Descubre nuestras apps