Razones para la modernización del ferrocarril histórico con Madrid

Archivo - Primeros trabajos de Adif en Alcantarilla para la conexión en Ave Murcia-Almería en alta velocidad.

Joaquín Contreras, portavoz de la Plataforma Pro-Soterramiento

1

Cuando las obras del Soterramiento en Murcia son ya de una evidencia constatable y ojalá irreversible en cualquier circunstancia política, la paralización de las comunicaciones ferroviarias con Madrid a través de la línea histórica por Cieza/Hellín/Albacete han puesto sobre la mesa de partidos, instituciones y colectivos la necesidad de su defensa toda vez que el nuevo AVE a Madrid por un nuevo trayecto “extrarregional”, no vertebra la región y supone un serio peligro de involución del tren público, social y sostenible que la región necesita. Hellín nos está dando un ejemplo de defensa del ferrocarril regional que es imperioso potenciar.

En estos momentos es preciso clarificar la situación y evitar confusiones que en ocasiones parece que se promueven interesadamente.

Lo nuevo que nos viene desde Alicante no es el AVE; no es un tren, sino una infraestructura, unas vías, sobre las que después habrá que poner trenes. Es el Corredor Mediterráneo lo que está asomando por Monforte del Cid (Alicante) hacia Murcia para después dirigirse hasta Algeciras que es dónde tiene su comienzo.

Por el Norte este Corredor Mediterráneo tras atravesar Comunidad Valenciana y Cataluña seguirá su recorrido hasta la frontera francesa con un ancho de vía internacional (UIC) distinto del ancho ibérico.

Hasta Monforte del Cid el Corredor Mediterráneo está dotado de doble plataforma de vía para mercancías de ancho UIC, pero a partir de este punto hacia Murcia el Corredor de Mercancías prácticamente desaparece porque sólo una de sus vías es propia del Corredor (UIC) y la otra es de ancho ibérico, lo que obliga a compartir vías con los dos anchos por mercancías y pasajeros, con lo que se crea una nueva discriminación para con Murcia, como ya ocurriera en 1976 con la primera Autopista del Mediterráneo que terminaba en San Juan (Alicante) donde quedó estancada durante decenios. Y más tarde se repitió con el Euromed.

Otra nueva discriminación. El Corredor Mediterráneo termina entre Monforte del Cid y San Isidro y lo que continúa hacia Murcia, en dirección a Andalucía, es un sucedáneo, a pesar de que en su momento este Corredor fue definido como “prioritario” por la UE.

En estas circunstancias, incluso contando con la llegada del AVE a la Estación de Murcia, es necesario la recuperación de la línea histórica Cartagena-Murcia-Cieza- Hellín-Albacete…Madrid tanto para mercancías como para pasajeros. Porque el AVE a Madrid por Alicante no vertebra la región ni las provincias limítrofes, Albacete y Almería.

Desde que el 1 de Enero de 1985 se suprimiera el tren Murcia-Valle del Almanzora- Granada la comunicación ferroviaria con Andalucía quedó anulada, aunque la presión ciudadana de la Comarca Baza-Guadix ha conseguido que esté en vías de recuperación, 37 años después de su cierre. Con ello se recuperará una conexión que nunca debió cerrarse y un nuevo horizonte de comunicación se reabrirá entre Almería y Murcia con las posibilidades que conlleva de comunicación de la Andalucía Oriental, Granada y Almería, hacia el centro y norte de España utilizando nuestra red ferroviaria histórica regional modernizada, sin tener que dar el rodeo del obligado paso por el Despeñaperros que salva el salto de la Meseta al Valle del Guadalquivir.

La recuperación de este Ferrocarril del Almanzora está empezando a ser un logro más de la lucha ciudadana que sobrepasa los intereses institucionales tantas veces alejados del interés general y supone una razón más y un acicate para la recuperación de nuestra línea histórica, previa modernización, que ha de ser la empresa común de la sociedad regional. Indicios y evidencias se están haciendo patentes. La última reunión de la COMOV, Comisión de Seguimiento para la Movilidad Sostenible y las Infraestructuras del Ferrocarril en la Región de Murcia, asumió sin fisuras este objetivo, con la petición expresa de excluir la lucha entre partidos en el tema del ferrocarril regional, absolutamente fuera de lugar y de tiempo.

Para ello contamos con “herramientas” a nuestro favor que hasta ahora se han descartado o no se han querido utilizar: El Plan de Infraestructuras y Vivienda vigente, PITVI 2012-2024 prevé en su Anexo II:

“Nueva inversión en la red convencional”: Duplicación y electrificación de la vía Chincilla-Murcia-Cartagena.

“Nuevas inversiones en Alta Velocidad”: LAV Albacete-Murcia, incluyendo la Variante de Camarillas.

Esta definición como parte de un Plan de Infraestructuras plurianual vigente dota al Gobierno de España de una posibilidad de financiación que hasta este momento han desaprovechado los anteriores gobiernos: No es necesaria reserva específica en los PGE y es posible decidir su ejecución sin este requisito. Este gobierno tiene la oportunidad de sacar adelante el desdoblamiento y electrificación de esta línea, saldar la deuda histórica con la región, corregir errores del pasado y empezar a rectificar la España vaciada. En definitiva, hacer patria, hacer país, hacer región.

Es posible aliviar la inversión: La modernización de esta línea ferroviaria no tendría por qué pasar necesariamente por una LAV, como prevé el propio PITVI; una duplicación y electrificación de la línea histórica podría ser suficiente pues permitiría velocidades más que sobradas de 250 km/h. Y, sin embargo, su costo podría reducirse hasta un 50%, de una a otra propuesta. Esta sería la solución más viable. No es necesario ni estratégicamente conveniente un AVE Albacete-Murcia: En estos momentos urge la licitación del preceptivo Informe Medio Ambiental de las obras de modernización (desdoblamiento y electrificación) de la línea histórica Albacete- Murcia.

Existe posibilidad de financiación europea, que puede llegar desde un 40% a un 80% de financiación con los Fondos Next Generation. Europa ha calificado como preferente la modernización de esta línea y el retraso que algunos proponen no tiene sentido; o tal vez sí lo tenga: que no podamos competir con otras regiones mejor gobernadas a las que nuestro subdesarrollo en infraestructuras les beneficia evidentemente.

Es el momento de que los municipios colindantes de la línea histórica tomen la iniciativa o se sumen a ella, como ha hecho Hellín. Con sus alcaldes a la cabeza: Cieza, Abarán, Blanca, Archena, Molina, Alguazas, Ceutí, Lorquí, Torres de Cotillas, Alcantarilla, Torre Pacheco, Cartagena o Murcia. Es la única garantía de una necesaria línea de Cercanías o Medias Distancias que vertebren la Región y las provincias limítrofes y de recuperar la línea histórica con Madrid. Independientemente de las loas oportunistas de Corredores Internacionales y AVEs que no han sido aprovechados para la modernización ferroviaria que la Región necesita.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats