Podemos asegura que su proposición de ley blindará a las residencias de nuevos recortes

María Marín, portavoz regional de Podemos, junto al diputado Rafael Esteban

A pesar de que la consejera de Política Social y vicepresidenta del Gobierno Regional, Isabel Franco, prometiese hace más de un mes que no se despediría al personal de las residencias de mayores contratado durante la pandemia, el IMAS –instituto que depende directamente de su Consejería- ha cesado a más de 150 trabajadores de los centros de mayores y residencias de la tercera edad, informan desde Podemos en una nota de prensa.

Se trata de 113 auxiliares y 44 enfermeras que no seguirán prestando sus servicios. Una decisión que no ha pasado inadvertida y que desde Podemos califican de “la enésima traición” de Franco “a las personas mayores, a sus familias y a los trabajadores y trabajadoras, que cada día ven como sus centros están en una situación más precaria”. Para la portavoz regional de Podemos, María Marín, el despido fulminante de 150 miembros de una plantilla “ya de por sí insuficiente para atender a las personas mayores que se encuentran en residencias”, demuestra que el Gobierno regional “no ha aprendido nada de la pandemia”. Marín ha criticado que López Miras “haya olvidado sus promesas” dos años después de que el virus “transformase las residencias de mayores en un paisaje de muerte”.

La diputada morada ha recordado que en 2020, durante la primera ola y con la letalidad disparada entre las personas mayores, el Gobierno regional se comprometió a llevar a cabo un cambio de modelo para dar a nuestros mayores una atención más digna. Unas promesas que según la portavoz de Podemos, “no pensaban cumplir en ningún momento, tal y como demuestra el hecho de que a la primera oportunidad, han mandado al paro a una parte considerable de la plantilla”. Recortes de personal a los que hay que sumar, según asegura Marín, el retraso durante más de un año del decreto que modifica las condiciones mínimas que deben cumplir las residencias. Tampoco se ha publicado el resultado de la consulta pública a la que se sometió el proyecto del decreto, una opacidad que para la diputada no es más que “censura pura y dura para acallar las voces que protestaban contra un proyecto que es una auténtica chapuza”.

La situación de las residencias no es nueva para Podemos. La formación morada ha venido denunciando desde el inicio de la pandemia las malas condiciones a las que el Gobierno regional condenaba a las personas mayores internas, a las familias y a los trabajadores y trabajadoras que les atienden. En ese momento, Podemos empezó a trabajar junto a colectivos sociales y familiares de los fallecidos en las residencias de mayores un proyecto de ley en el que se da solución a los problemas estructurales de este servicio público, mejorando notablemente las ratios, incorporando más especialistas y apostando por un modelo mucho más transparente, que garantice que mejores condiciones para las personas mayores. Una ley que llegará a la Asamblea regional el próximo 8 de junio, y para la que Marín ha pedido el apoyo del resto de grupos parlamentarios.

“López Miras tiene la oportunidad de aprobar una ley que supone un paso adelante en el bienestar de nuestros mayores”, ha asegurado Marín, que al tiempo exige al Presidente regional que “no siga la línea de vetar todo lo que llega de Podemos, haciendo uso de su rodillo de tránsfugas”, sino que “se ponga en la piel de todas las familias que tienen a sus padres, madres o abuelos en estos centros y que son quienes han exigido la puesta en marcha de esta ley”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats