Perfil

Francisco Álvarez, el tránsfuga del 'clan de Alcantarilla' que dio la estocada a Ciudadanos en Murcia

Francisco Álvarez en una imagen de archivo.

Francisco Álvarez (Alcantarilla, 1960) era hasta hace un mes un viejo conocido de los mentideros políticos murcianos, pero un gran desconocido para el público general. Exsecretario de acción institucional en Ciudadanos -de donde ha sido expulsado-, se convirtió el pasado 18 de marzo en uno de los tres tránsfugas de la formación naranja que dieron la espalda a sus compañeros y revalidaron con sus votos en contra al actual Gobierno del PP, un partido al que no descarta regresar; porque Álvarez ya militó en las filas populares, y más tarde en las del CDL, Centro Democrático Liberal, hasta que recaló en Ciudadanos. Su voto contrario a la moción de censura le catapultó a la Consejería de Empleo, Industria y Universidades. No ha durado al frente de la cartera ni un mes. Este jueves abandonaba el cargo para ponerse al mando del grupo parlamentario de Ciudadanos, desbancando a Juan José Molina con el apoyo de sus compañeros tránsfugas.

"Le han tenido que llamar la atención al presidente, decirle que o le relevaba de la cartera o se liaba parda, y por eso le han hecho dimitir; ¿cómo iba a ser consejero de Universidades una persona sin formación superior?", se preguntan desde el entorno de Ciudadanos. Hasta que juró como diputado, Francisco Álvarez dedicó su vida profesional al área comercial en distintas empresas del sector agroalimentario y textil, con más de tres décadas de experiencia a sus espaldas. Llegó a ostentar el cargo de jefe de ventas del área del Mediterráneo de elPozo, donde trabajó desde 1991 a 2019.

"Vendía jamones y chorizos, que es muy respetable, pero no parece una trayectoria profesional como para llegar a un cargo de consejero y tomar decisiones sensibles que afectan a miles de personas", relatan afiliados de Ciudadanos, que aseguran que no da el perfil que promovía el partido: "Vendían la idea de que iban a coger a lo mejor de la sociedad civil, los más preparados, y gente que no necesitaba la política para vivir, pero no es su caso, ni el de los otros dos tránsfugas, Valle Miguélez e Isabel Franco". Los tres integran el conocido como 'clan de Alcantarilla'. Su hermano, José Andrés Álvarez, tuvo que dimitir en mayo de 2019 como candidato de Ciudadanos a la alcaldía de este municipio murciano al conocerse que una empresa le había pagado el IBI.

"No soy titulado, ¿Por qué un ministro de Defensa tiene que ser militar?", se defendía hace pocos días Álvarez en una entrevista concedida a La Verdad, en la que relata que estudió su diplomatura de Ciencias Empresariales hasta el tercer curso. "Me quedaron dos asignaturas para septiembre, pero empecé a trabajar el primer día, y hasta aquí. Mi primer contrato es de julio de 1981, el año en que cursé tercero, y no he parado".

Sin escrúpulos, autoritario, mediocre y de trato desairado. Así le definen algunos de los que tuvieron que lidiar con él en el partido. Otros, en cambio, subrayan su "trato afable", propio de un comercial. 'Paco' terminó de hacerse un hueco en Ciudadanos "durante la época más convulsa" del organigrama regional, en 2016, cuando el partido se enfrentó a un escándalo por las facturas electorales cargadas a la Asamblea Regional. "Entramos en convulsión y todos querían posicionarse y buscar una línea directa con Madrid".

Había varios grupos de whatsapp 'oficiosos' y "Paco comenzó a hacer capturas de pantalla de algunos comentarios críticos y a mandarlas a Madrid; se purgó a mucha gente". De la mano de Fran Hervías, cuentan, "se hizo una selección inversa y se quedaron con las personas más dependientes, con perfiles más planos y bajos". Así fue cómo Álvarez, explican las mismas fuentes, se hizo con el puesto de secretario de acción institucional que, junto con el de organización, son los que deciden las listas electorales. "Eso genera mucho poder y gran parte de los afiliados que buscaban colocarse le empezaron a rendir pleitesía, pero en el grueso de la afiliación no tenía muchas simpatías reales". En ese momento, "el clan de Alcantarilla se hizo con el control del partido".

La dirección buscaba perfiles "obedientes", con poca trayectoria "al margen de la política, con dependencia" y que fueran "leales". Pero "les ha salido mal porque al partido se le ve ya poco recorrido a medio y largo plazo, y estas personas lo que buscan es garantizarse las habichuelas del futuro".

Los mariachis de Meca

Antonio Meca, uno de los fundadores de Ciudadanos en la Región y en Lorca, recuerda que Francisco y Valle le descartaron como candidato municipal del partido "porque no daba con el perfil físico ni político; mi mujer estaba a mi lado cuando me enteré y se le caían las lágrimas de ver lo que me estaban haciendo por cuestiones tan superficiales". Pero no fue el único altercado que tuvo con Álvarez. Y a él y a Valle les dedicó en diciembre de 2019 el 'repertorio' de unos mariachis que contrató para "dar la bienvenida" a Fran Hervías, que viajó hasta Murcia para inaugurar la asamblea interna regional de la formación naranja.

Meca recuerda que en 2018 Francisco Álvarez convocó a los concejales municipales de Ciudadanos "para comunicarnos que el dinero de los grupos había que pasarlo al partido; me negué y me contestó que me estaba pegando un tiro en el pie; él no se cortaba". El exconsejero de Empleo y nuevo portavoz de Cs en la Asamblea Regional de Murcia denunciaba este jueves que el grupo parlamentario ha transferido a la dirección nacional del partido naranja, en los dos años transcurridos de legislatura, un total de 280.000 euros en varias aportaciones que, para él, "no son oportunas" ni se "han hecho correctamente".

"Lo dice ahora para justificar por qué les han quitado el control del grupo a Vidal y Molina, pero el dinero que se recibe y transfiere al partido no era algo que le fuera desconocido", destaca Meca, quien denunció en 2019 la desaparición "de la noche a la mañana" de los más de 7.000 euros que atesoraba la cuenta de su grupo municipal. "El caso está en los juzgados de Lorca".

Al referirse a Francisco, muchos destacan lo mismo: "No tiene una ideología clara, se mueve por el beneficio". El tiempo dirá qué derroteros toman "el cabecilla" del 'clan de Alcantarilla' y el resto de sus compañeros tránsfugas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats