El amanecer del Viernes de Dolores en Cartagena marca el inicio de la Semana Santa española

Trono del Cristo del Socorro, en su camino en el Vía Crucis del Viernes de Dolores

A las 8:00, en el amanecer limpio y anaranjado del Viernes de Dolores de 2019, se recogió la primera procesión de Semana Santa en España. La Cofradía del Socorro, cuyo símbolo es un corazón sobre el cual una cruz, unos clavos y una corona de espinas descansan, recorrió su tradicional Vía Crucis por las calles centrales e históricas de Cartagena.

Fundada en 1691 por el Duque de Vergara, Capitán General de las Galeras en España, cada madrugada del Viernes de Dolores desde hace más de tres siglos los miembros de la cofradía exhiben, con orgullo y solemnidad, los tronos de la Virgen de la Soledad del Consuelo, que precede al de Jesús Crucificado. Históricamente la procesión partía a las cuatro de la mañana desde la antigua capilla del Socorro, en la Catedral de Cartagena, casa y raíz de la Hermandad. Tras su destrucción en la Guerra Civil y el posterior descubrimiento del Teatro Romano en las inmediaciones de ésta, el camino arranca desde los alrededores de la Catedral, a las tres y media de la madrugada.

A las tres tuvo lugar la imposición de escapularios en la que el Hermano Mayor de la Cofradía, Manuel Martínez, bendijo la bienvenida de los nuevos miembros de la congregación ante los tronos a los que, media hora después, acompañaron de la mano de un tambor sordo, silencio y austeridad. Marcos, uno de esos nuevos cofrades, contó en declaraciones a eldiario.es su ilusión por "formar parte de esta histórica organización", y su orgullo porque sea en su ciudad, Cartagena, "donde dé comienzo la Semana Santa en España".

El itinerario, desde la Calle Sepulcro y bajando por la Calle Concepción, tiene dos estaciones penitenciales. En ellas, el Jesús y la Virgen se encuentran para que se les rinda culto y se les cante la tradicional 'salve' cartagenera: la Iglesia de Santa María de Gracia, ante la imagen de la Virgen del Rosell, y la Basílica de la Caridad, en la que a las 6:30 se celebró la primera misa de la Semana Santa, bajo la atenta mirada de la Patrona de la ciudad portuaria. Desde las puertas de la Basílica, José Luis declaró que era el momento perfecto para "comer algo y coger fuerzas para el tramo final".

Antonio lleva 24 años saliendo en la procesión y aseguró que cada año lo invade "la misma ilusión que en el primero". Tras la misa, el Vía Crucis continuó su paso hacia la Plaza de San Ginés, donde se entonó la 'salve' de despedida, para después subir, al amanecer, la luz dorada del sol que ascendía deslizándose suavemente en la madera de los tronos, por la Calle Concepción y concluir el recorrido donde partió, en Sepulcro.

Rosa, fiel seguidora de la Semana Santa de Cartagena, se encontraba desayunando churros con chocolate acompañada su familia en una cafetería de la Plaza de San Ginés tras concluir el Vía Crucis. Ella sale acompañando a la Virgen de la Piedad el Lunes Santo, asiste a la procesión inaugural "cada año" y luego desayuna con su familia "antes de volver a casa".

Una primavera más, la Semana Santa cartagenera ha comenzado con pasión y entusiasmo. La gente de Cartagena está preparada para exhibir una vez más uno de sus mayores atractivos, declarado de Interés Turístico Internacional. Los balcones y las fachadas históricas, decorados para la ocasión. Los habitantes, decididos a llenar sus calles hasta el Domingo de Resurrección. Todavía quedan tres cofradías por salir a escena: California, Marraja y Resucitado. Esta noche de Viernes de Dolores es turno de los 'californios', que pasearán a la Patrona, la Virgen de la Caridad, a partir de las nueve. Desde la pasada madrugada del 11 de abril, Cartagena se encuentra inmersa de lleno en otra Semana Santa. Que la disfruten.

Etiquetas
Publicado el
12 de abril de 2019 - 16:41 h

Descubre nuestras apps

stats