Detienen a dos hombres por violencia de género en la Región de Murcia

Imagen de recurso. Policía Local de Cartagena

Agentes de la Policía Local del Ayuntamiento de Cartagena, municipio de la Comunidad de Murcia, asistieron durante este fin de semana a dos mujeres víctimas de violencia de género en el ámbito familiar por parte de sus parejas, en la diputación de El Algar y en el barrio de El Bohío.

La primera de las intervenciones por violencia machista se produjo el viernes, 26 de octubre, por la noche en El Algar. La víctima, entre sollozos, fue la que alertó telefónicamente a la policía de que su marido la había cogido por el cuello y la había agredido en su domicilio sobre las nueve de las 21 horas.

Según relató a los agentes a su llegada, su marido le había propinado un fuerte bofetón en la cara, agrediéndola en diversas partes del del cuerpo, en presencia de sus cuatro hijos menores de edad. La hija mayor corroboró lo sucedido y señaló que su madre era objeto de continuos maltratos y agresiones por parte de su padre.

La mujer se quejaba de un fuerte dolor en el cuello, en su brazo izquierdo y en el estómago, por lo que fue atendida por una unidad médica y la unidad de protección a la familia. El marido, que no se encontraba en la casa en ese momento, fue detenido posteriormente sobre las 22:45 hora, al volver al domicilio, siendo trasladado al Hospital del Rosell donde recibió asistencia médica y posteriormente a dependencias policiales y de la Guardia Civil donde se tramitaron las correspondientes diligencias.

El otro de los sucesos tuvo lugar el sábado día 27 de octubre, sobre las tres de la tarde en El Bohío. Una llamada de una mujer había denunciado que el padre de su hijo de 11 meses se lo había quitado tras una discusión en la que además le había agredido a ella. Los agentes encontraron a la mujer llorando, junto al niño en un carricoche y al agresor, detrás de la gasolinera de la calle Álvarez Alonso. Según manifestó la denunciante el hombre la había insultado, escupido y tirado del cabello con fuerza, en presencia del bebé.

Por su parte el agresor dijo que el problema era que la mujer quería que reconociera al pequeño como hijo suyo y que nunca le había puesto la mano encima.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats