La hostelería murciana ocupa la Gran Vía como protesta contra el cerrojazo y las ayudas: "Hostemur cobarde, no nos dejan trabajar"

Protesta contra el cierre de la hostelería en la Gran Vía de Murcia

En Murcia, calles y plazas que normalmente estaban llenas de sillas y mesas y gente comiendo o tomando las primeras cervezas de la tarde, hoy están completamente vacías, y así lo estarán al menos durante las próximas dos semanas. Las únicas personas que se ven por los lugares típicos de bares y terrazas, son viandantes que pasean o regresan a sus casas. Es el primer día tras el cierre de bares y restaurantes Región, y ya se han hecho numerosas manifestaciones por todo el panorama regional para reivindicar que el sector hostelero no es el culpable de la situación actual del coronavirus.

Este sábado por la tarde, en la capital, decenas de personas se han congregado en la Plaza del Ayuntamiento para recorrer la Gran Vía gritando consignas como "Hostemur no nos deja trabajar" y "este cierre, la ruina del sector". Eduardo es profesor de la Turkish Culinary Academy, y ha liderado durante toda la tarde las protestas al frente del grupo. "Este cierre va a ser la ruina y la miseria. Los 3.000€ de ayuda que han negociado, que en muchas ocasiones no va a llegar ni eso, son pan para hoy y hambre para mañana. Necesitamos mucho más para sobrevivir. Hostemur nos ha abandonado completamente, va a su bola, han negociado las cosas como ellos han querido, para su propio interés, sin preguntarnos a los hosteleros, y ahora estamos pagando las consecuencias de estas nefastas negociaciones", ha asegurado en declaraciones a este medio durante la protesta.

En la mañana de este sábado, el gobierno, de la mano de Fernando López Miras, ha rubricado finalmente el acuerdo de rescate con el presidente de Croem, José María Albarracín: beneficiará a 8.000 negocios, 39.000 empleos directos, e inyectarán 15 millones en ayudas a fondo perdido para cubrir gastos de suministros, perecederos, alquileres e impuestos locales no bonificados durante los días que permanezcan cerrados. 

Carmen lleva trabajando en el sector treinta años, y para ella el cerrojazo va a provocar una situación que "muchos negocios no van a poder soportar. No son 15 días, van a ser muchos más, y las ayudas, si vienen, vendrán tarde, cuando ya se hayan cerrado muchos bares y restaurantes". Las palabras de Ricardo, un joven camarero, van en el mismo sentido, pero apela a algo más, a la empatía: "espero que los de arriba nos escuchen, los que mandan en la Región y a nivel estatal, que ellos están ganando sueldos muy buenos y nosotros muy poco dinero, y aun así no se ponen en nuestro lugar". ". Va a suponer la quiebra de muchas personas, gente que ya está pidiendo préstamos, y van a empezar a quitarle todas las propiedades, gente que no va a tener nada para dar de comer a sus hijos.", ha añadido con un tono de enfado.

El Gobierno de Murcia prevé movilizar un total de 37 millones de euros para paliar las pérdidas debido al cierre de bares y restaurantes en las dos semanas de cerrojazo obligado que han sacudido al sector esta semana, desde el miércoles que se anunciaron las restricciones para evitar la propagación de contagios de coronavirus en la Comunidad. 

Antes de que se concretara el "cerrojazo", los ciudadanos de la Región se volcaron con los negocios y salieron durante todo el viernes a desayunar, comer, o cenar en restaurantes y bares. Algunas calles de Murcia y Cartagena, por la noche, eran una marea de gente sentada en las terrazas, disfrutando de las últimas cenas y copas antes del sábado de inicio de la medida. Pero hay un problema añadido en esta situación: precisamente la gente se volcó con la hostelería en el mismo día en que la Región alcanzó su peor cifra de contagios desde el inicio de la pandemia, con 1002 positivos en las últimas 24 horas. Hoy, la cifra no ha ido a menos. 970 positivos, y nueve fallecidos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats