Igualdad de género en los colegios murcianos: (casi) todo por hacer

Hasta ahora, la igualdad de género en los colegios de la Región de Murcia se ha trabajado de manera particular por algunos docentes / ALH

La Asamblea Regional de Murcia aprobó en 2007 la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres y de Protección contra la Violencia de Género, en cuyo artículo 30 se puede leer: "Las administraciones públicas de la Región de Murcia, dentro de sus competencias, implantarán un modelo educativo que incorpore la perspectiva de género y potencie la igualdad de mujeres y hombres, mediante un sistema de valores, comportamientos y normas no jerarquizado por razón de género”. Sin embargo del dicho al hecho, o en este caso, del papel al aula, va un trecho no exento de obstáculos.

"Las aportaciones de las mujeres a la ciencia han sido silenciadas"

"Las aportaciones de las mujeres a la ciencia han sido silenciadas"

A día de hoy la Consejería de Educación admite que no existen planes específicos y remite a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, desde donde hace pocas fechas se ha anunciado un plan integral de igualdad para el periodo 2016-2021, con carácter transversal y que acaba de dar sus primeros pasos: “Estamos en fase diálogo con los grupos de interés y se ha pedido a todas las Consejerías que hagan sus aportaciones para llevar a cabo un plan transversal que abarque todas las facetas”, afirman fuentes de la Consejería. El día del anuncio, la consejera Violante Tomás, del Partido Popular, admitió que "la educación en igualdad es fundamental para lograr una sociedad más justa y con las mismas oportunidades para mujeres y hombres, por lo que se impulsarán estrategias educativas en distintos niveles”.

La portavoz de la Presidencia de IU-Verdes, Esther Herguedas, explica a eldiario.es Región de Murcia que “antes había Educación para la Igualdad dentro de los temas transversales, pero desaparecieron en torno a 2009 o 2010, y hoy no hay ningún programa educativo con ese perfil”. Herguedas desconoce las intenciones de la Consejería de Familia, y tampoco el PSOE ha sido informado de dicho plan: “A nosotros desde luego no nos han dicho nada”, responde Isabel Casalduero, vicesecretaria general de los socialistas murcianos y diputada regional.

“En la Región de Murcia no existe un plan de igualdad como tal en educación, y aquí hay que distinguir dos apartados –relata-; por un lado hablamos de Plan de Igualdad en educación en el ámbito laboral, es decir, que se refiera a los trabajadores y trabajadoras del ámbito educativo, y por otro lado hablamos de un plan de igualdad en educación que debería basarse en la formación del profesorado y en el desarrollo del currículo educativo, de tal manera que incluyera la educación en igualdad y la educación afectivo-sexual entre otras cuestiones”.

“Esto debería influir también en la manifestación más execrable de la desigualdad de género, que es la violencia machista”, expone Casalduero. A su juicio, un buen plan de igualdad se debería apoyar en tres ejes: “visibilidad, transversalidad e inclusión”. “No se está haciendo nada de esto, y aun así, la adopción de esas medidas sería poco efectiva si no llevara aparejada otras acciones como un plan formación en igualdad para el profesorado, establecer mecanismos que aseguren el nombramiento en los Consejos Escolares de la persona que impulse medidas de igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres, velar por la eliminación del lenguaje sexista, o elaborar los informes de impacto de género a los que obliga la Ley”, argumenta Isabel Casalduero.

La diputada socialista incide en la situación de la Región de Murcia: “En ese asunto estamos en pañales y partimos prácticamente de cero”. “Nuestra referencia es la Junta de Andalucía y el II Plan Estratégico de Igualdad de Género en Educación 2016-2021 que acaban de aprobar”, explica, antes de concluir que “un plan de igualdad en el ámbito educativo debe desarrollar el concepto de la coeducación para educar a niñas y niños en el respeto y la tolerancia, en igualdad de condiciones, de trato y de oportunidades”.

Óscar Urralburu, secretario general y portavoz parlamentario de Podemos Región de Murcia, considera fundamental la elaboración y puesta en marcha de un Plan Regional para la Coeducación, plan "que será elaborado por la Consejería de Educación en colaboración con el Instituto de la Mujer" -organismo que había desaparecido, y cuya restitución ha sido aprobada por todos los grupos de la oposición a propuesta de Podemos-.

"Este Plan debe recoger las demandas que establece la Ley de Igualdad de 2007 que no han sido puestas en marcha en nuestra Comunidad Autónoma, entre otras, la figura de los agentes de igualdad", argumenta Urralburu, para quien los objetivos de este Plan serían "la formación del profesorado y la revisión de su práctica docente, la revisión de los libros de texto y el material escolar, y la promoción de una mayor participación de las mujeres en cargos de dirección y representación escolar en todos los niveles educativos, todo ello dirigido a erradicar la violencia de género y el sexismo en las aulas".

En la misma línea de Isabel Casalduero, Óscar Urralburu defiende que "este Plan Regional para la Coeducación debe garantizar la presencia de planes de coeducación en todos los centros escolares, planes para todos los niveles educativos que cuenten para su elaboración y puesta en marcha con los agentes de igualdad y que desarrollen, entre otros, contenidos como la prevención de la violencia de género, el uso de lenguaje no sexista y asertivo y la educación afectiva y emocional".

Urralburu también se fija en la llamada 'Ley Wert': "El informe 'CEDAW', elaborado por 267 asociaciones, colectivos y federaciones de mujeres, ya denunciaba que la LOMCE no recoge el fomento de la igualdad ni la prevención de la violencia de género, y que sí eliminaba la asignatura de Educación para la Ciudadanía, con contenidos favorecedores de la igualdad". "Mientras tanto no se derogue la LOMCE y se consensúe una nueva Ley en Educación que aborde estos y otros asuntos educativos, desde Podemos Región de Murcia consideramos urgente la elaboración de este primer Plan Regional para la Coeducación", concluye.

Por su parte Raúl Puche, responsable de educación de Ciudadanos, expone que “la educación es la herramienta más eficaz para promover una cultura a favor de la igualdad de derechos y la equivalencia real de trato". "Para ello se deben impulsar políticas con una clara identidad coeducativa en valores dentro de nuestras aulas, pero con una planificación efectiva y real dentro de los programas de centro”, explica Puche a eldiario.es Región de Murcia. Al igual que el resto de representantes políticos consultados, el dirigente de C's considera “necesario que se elabore un Plan integral de igualdad y coeducación en Educación”.

Sin embargo, Raúl Puche sí se refiere al plan presentado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, “al que se destinarán 15 millones de euros y que se fija en Educación como una de las áreas estratégicas para la intervención”. Puche también incide en la importancia de los planes de igualdad en educación como forma de atajar la violencia machista: “No podemos dejar nada al azar o a la improvisación educativa, porque son contenidos que necesitan ser reconceptualizados en referentes epistemológicos dentro del entramado contextual de un centro educativo”.

“Hoy en día todos estos contenidos, o 'valores' como se suelen llamar en los últimos años, no están recogidos dentro de ninguna planificación educativa, y cuestiones como la coeducación e igualdad de oportunidades son trabajados a iniciativa del profesorado y de manera no planificada, o por lo menos, no rigurosamente programada”, afirma Puche.

Obstáculos en el camino

Alicia Poza, catedrática de Filosofía y Máster en diferencia sexual por la Universidad de Barcelona, señala una de las barreras a las que se enfrenta la educación en igualdad: “La igualdad es transversal y debe tocar todas las áreas y todos los niveles, no nos podemos limitar a unas pocas unidades didácticas, pero los libros texto lo que hacen es silenciar todas las contribuciones que las mujeres hemos hecho a la historia de la cultura, la ciencia y la investigación”.

En opinión de Poza, “hay que exigir a las editoriales que las mujeres aparezcan”, y cuenta un caso real: “Una editorial muy conocida, de ámbito estatal, encargó a una amiga mía un capítulo sobre la Ilustración para un libro de texto. Pues bien, mi amiga envió su capítulo haciendo mención a las grandes mujeres de la época, como Mary Wollstonecraft y Olympe de Gouges, y la editorial le fue tachando sistemáticamente todas estas referencias. Al final renunció a hacer el capítulo”. “Pero bueno, ¿esto qué es?”, se pregunta con indignación, y añade: “Pues esto está pasando ahora y con editoriales muy conocidas, y mientras estén en la línea de silenciar las contribuciones históricas de la mujer y de potenciar una determinada lectura de la historia, no habrá planes de igualdad”.

“En la Región de Murcia no hay planes de igualdad para los colegios, porque para eso haría falta también la presencia de agentes de igualdad dentro de la Administración, y ya conocemos los recortes que se han hecho en el ámbito educativo. Aquí todo lo que se hace es gracias al voluntarismo y la intención de los profesionales que están en las aulas”, sentencia Alicia Poza.

Una iniciativa surgida no de la Administración, sino de una organización sindical murciana, el STERM, es la de Espacios Libres de Machismo. En realidad se trata de una serie de acciones destinadas al ámbito laboral, pero algunos centros educativos de la Región de Murcia se han adherido, e incluso se ha extendido a todo el país. Según explica Ana Río, una de sus impulsoras, un Espacio Libre de Machismo "es un centro de trabajo donde las trabajadoras y los trabajadores se ponen de acuerdo y adquieren el compromiso de velar por los derechos y libertades de todos; en ello se incluye la necesidad de denunciar las desigualdades que se produzcan y dar una respuesta conjunta".

Un aula libre de machismo

"La idea es que se organicen, que lo hagan de forma coordinada y que incidan en cinco aspectos: el acoso sexual en el ámbito laboral; la brecha salarial; el bloqueo que sufren las mujeres para acceder a puestos de responsabilidad y dirección; las trabas en la conciliación de la vida familiar y laboral; y los micromachismos que están arraigados en nuestra sociedad y que nos pasan desapercibidos", argumenta Ana Río.

A la propuesta del sindicato STERM se unió desde el principio Ángel Luis Hernández, un profesor de matemáticas en el IES Manuel Tárraga de San Pedro del Pinatar. Hernández explica con orgullo a eldiario.es Región de Murcia que su tutoría es la primera aula que se ha constituido como Espacio Libre de Machismo, y confirma que no hay planes de igualdad como tales en los colegios murcianos: "Tan solo en alguna ocasión se llevan a cabo pequeñas acciones, como proyectar una película o dar alguna charla, pero son cosas que no despiertan el interés del alumnado”.

“Mi tutoría de 2º de la ESO es bastante heterogénea, hay mucha variedad cultural, y para atajar el machismo y los ‘micromachismos’ cotidianos pensé que la iniciativa de Espacio Libre de Machismo también se podía adecuar a una clase, que no tenía que ser sólo para un espacio laboral”, cuenta el profesor. Cuando se lo dijo al centro le dieron luz verde, y al proponerlo en clase obtuvo una respuesta muy positiva: “En seguida se pusieron a buscar en internet y a reflexionar sobre lo que se debe y lo que no se debe hacer. Empezaron con cosas evidentes y luego se dieron cuenta de que pequeños comportamientos que asumían como normales, encierran un componente machista”, explica Ángel Luis.

Con todo lo recopilado, las alumnas y alumnos hicieron un mural en el que incluyeron, entre otras cosas, frases negativas que posteriormente tacharon, “cosas como que la mujer sólo sirve para limpiar y para fregar”, indica el profesor.

Según Ángel Luis Hernández, sus alumnas musulmanas fueron de las más activas en la tarea, pero en general, todos se implicaron al máximo. “Terminamos declarando nuestra aula como espacio libre de machismo y suscribiendo el compromiso de mantenerla como tal, y de recriminar y denunciar las actitudes machistas; no se lo tomaron a broma, se lo tomaron muy en serio”, afirma el profesor. Además, ha constatado el interés de los alumnos por no limitarse al aula y por sacar su compromiso fuera de esas cuatro paredes.

“Si realmente queremos cambiar la sociedad, hay que empezar por la educación. Se trata de conseguir un efecto de bola de nieve contra el machismo, y creo que poco a poco el mensaje está calando”, reflexiona Ángel Luis Hernández, que se muestra convencido de la necesidad de elaborar un plan de educación en igualdad, “pero bien hecho”: “Debe hacerse bien y no poner el nombre de ‘Plan de Igualdad’ a cualquier cosa, porque últimamente en la Región de Murcia todo lo que tiene tinte social no pasa del nombre”, lamenta. También reconoce “la voluntad de algunos ayuntamientos por plantear talleres y charlas”, pero concluye admitiendo que esas iniciativas no son suficientes, y que “esta tarea es de todos, desde los niños y los profesores hasta las familias, con el objetivo de construir una sociedad más justa y mejor”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats