La Solar, una cooperativa murciana inmersa en el activismo energético: "Nuestra fidelización es muy alta"

Un técnico de La Solar realizando una instalación

Situar al usuario en el centro del sistema, crear conciencia y seguir avanzando hacia un cambio de modelo energético. Son algunas de las claves que empujaron a los fundadores de La Solar, una cooperativa murciana de consumidores y usuarios sin ánimo de lucro, a desafiar a las grandes empresas del sector y convertirse en protagonistas del consumo energético. "Estamos todavía muy lejos de otras cooperativas de comunidades con más tradición asociativa, como Catalunya donde Som Energia cuenta con más de cien mil cooperativistas, pero vamos dando pasos y cumpliendo metas", cuenta a elDiario.es Región de Murcia Miguel Ángel Mena, director general de La Solar.

Fundada en el verano de 2016 con 22 socios y socias, La Solar comenzó a operar en 2017; en la actualidad cuenta con 265 socios y socias y rondan los 1.700 puntos de suministro. "Partíamos de la Asociación Nueva Cultura por el Clima, y de ahí pasamos al activismo energético de la mano de Enercoop, una cooperativa de Crevillente de 1925, que compartía con nosotros el espíritu y la compra al cien por cien de energías limpias, que era para nosotros fundamental".

Dentro de los puntos de suministro, explica Miguel Ángel Mena, hay particulares, pero también institutos de secundaria de la Región (33), colegios concertados (25) y empresas de distintos tamaños o comercios: "Hay una buena diversidad y hemos tenido buen encaje entre la sociedad murciana". En sus orígenes, relata, "empezamos haciéndolo todo de forma voluntaria, sin financiar nada y así hemos seguido hasta ahora, que ya hemos tenido que crear una pequeña estructura con tres personas empleadas pero a tiempo parcial porque cada vez hay que dedicarle más tiempo, sobre todo en estos contextos de subidas de precios".

Cambio de modelo energético

El director general de La Solar reflexiona que "estamos en un momento en el que hay que potenciar las comunidades de la energía y el papel de la cooperativa va a ser fundamental porque hay que acercar la energía a las personas y caminar hacia un cambio de modelo energético".

Su fuerza radica en ejercer presión sobre el propio sistema: "Solo hay una distribuidora y lo que llega a las viviendas son electrones que no sabemos de dónde provienen, de los puntos de generación más cercanos, pero lo que exigimos es que el paquete contratado por nuestros clientes sea de origen renovable y están obligados a meterlo porque lo estamos pidiendo". Es decir, que la electricidad limpia contratada se vierte al sistema y sale mezclara, pero "cuanta más energía renovable se reclame, más se desplaza a la convencional".

El siguiente paso es la generación propia, pero desde La Solar reconocen que todavía les falta mucho capital para eso y madurez. Sí que han tomado velocidad de crucero, en cambio, con las instalaciones para autoconsumo, "la mejor manera de abaratar el precio". Ahora, apunta Miguel Ángel Mena, hay muchas ayudas como las rebajas del IBI municipales, o las que están por publicarse de la Comunidad autónoma para temas de eficiencia, de instalación o baterías de almacenamiento. "Nosotros lo tenemos ya todo preparado para pedirlas para nuestros usuarios".

Desde La Solar, sin embargo, no recomiendan un autoabastecimiento al cien por cien: "No podemos depender totalmente del sol o de una estación eólica, no pasa nada por tener a mano la red convencional y utilizarla en el momento que se necesita; además ya estamos comprando los excedentes de electricidad que no se utilizan en los momentos de mayor producción y se compensan en la factura".

Sobre el precio de la factura, dice, "intentamos mantener un precio justo, no buscamos una rentabilidad excesiva pero el precio de la luz está a unas cotas desconocidas (ha llegado a 270 euros el kilovatio) y eso hace que tenga un impacto en la factura". No tienen pulmón, reconoce, para mantener esas subidas sin repercutirlas. Y se queja de que las grandes compañías están bajando mucho los precios para recuperar clientes perdidos en los últimos meses. Un problema, afirma, que no tiene La Solar: "Nuestra fidelización es muy alta, la atención que ofrecemos es de mucha calidad y tenemos un crecimiento sostenido".

Ahora el reto es seguir creciendo, "cuantos más seamos, más fuerza tendremos para concienciar y formar a la gente, además de potenciar la economía de la Región; este modelo va acompañado de una filosofía y unos valores y es algo que muchas personas reconocen en estos tiempos".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats