María Chivite se suma a Sánchez y pacta con EH Bildu los Presupuestos de Navarra

Bakartxo Ruiz (EH Bildu) y la presidenta de Navarra, María Chivite, en el Parlamento foral

María Chivite se suma a Pedro Sánchez y pacta con EH Bildu los Presupuestos de Navarra para el curso 2021. Siguiendo los pasos del presidente del Gobierno de España que, salvo sorpresa, como adelantó Arnaldo Otegi, contará con el apoyo de la coalición abertzale para la aprobación de los PGE, Chivite ha cerrado un acuerdo con EH Bildu para poder sacar adelante las cuentas anuales, que este 2021 cobran una especial importancia por la crisis derivada de la pandemia.

Por segunda vez desde que es presidenta y por segunda vez este año, la jefa del Ejecutivo foral ha optado por la coalición abertzale como socio para aprobar los Presupuestos. Al igual que ocurrió en febrero de este año, cuando se pactó las cuentas del 2020, EH Bildu se compromete a votar en contra de cualquier enmienda a la totalidad de los Presupuestos que se puedan presentar en el Parlamento de Navarra y a posibilitar que las cuentas salgan adelante en el pleno, para lo que es suficiente la abstención de los parlamentarios de EH Bildu.

El acuerdo refleja que, a lo largo de las conversaciones mantenidas por las partes, se ha podido constatar que “en estos momentos tan difíciles es cuando más se necesita actuar con altura de miras pensando en las personas y asumir responsabilidades, teniendo como guía de actuación responder a las necesidades de la ciudadanía navarra”.

El pacto recoge una serie de "prioridades compartidas" entre el Ejecutivo foral y EH Bildu como son: hacer frente a la crisis en términos sociales y sin dejar a nadie atrás, "en dirección opuesta a la que se aplicó en la crisis anterior", el compromiso para el fortalecimiento de los servicios públicos y la apuesta decidida a nivel público por los cuidados y la protección social, el aumento de los recursos en salud, educación, derechos sociales, cultura y políticas de empleo, priorizar los recursos en infraestructuras de los territorios en base a las necesidades de las personas, la rentabilidad social y su cohesión o la apuesta clara y decidida por las políticas de sostenibilidad ambiental y el compromiso para repensar la política fiscal, "en el momento en que la actual situación de crisis sanitaria, social y económica se supere, para avanzar hacia la justicia social y la generación de recursos propios".

A diferencia de lo que ocurrió en la negociación de las cuentas del 2020, en estas María Chivite ha contado con la voluntad de las os formaciones de la oposición, Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos) y EH Bildu de llegar a un acuerdo. La coalición liderada por el presidente de UPN, Javier Esparza, le ofreció esta vez al Gobierno de Navarra una abstención de sus 20 parlamentarios que permitiría su aprobación, a cambio de excluir del acuerdo a EH Bildu. "Le ofrecemos una abstención para que apruebe los presupuestos que usted quiera si se separa de EH Bildu, son un lastre para el desarrollo de Navarra [...] Le ofrecemos estabilidad", señalaba Esparza en un pleno en la Cámara foral hace unos días.

Chivite rechazó desde un primero momento la oferta de Navarra Suma por considerarla un "caramelo envenenado" y por incluir "vetos cruzados que no se pueden permitir en la negociación de la ley más importante del año". Así, la presidenta de Navarra ha vuelto ha acordar con la coalición abertzale, más cercana a las posturas del Gobierno foral en políticas sociales y fiscales. De hecho, la portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, reconoció desde el comienzo de la negociación que este año sería más fácil llegar a un acuerdo ya que en el anteproyecto de las cuentas, presentado hace dos semanas, ya se recogían algunas de las peticiones y sugerencias de la coalición.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats