La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

Navarra plantea imponer una distancia mínima de 300 metros entre casas de apuestas y centros escolares

Imagen de archivo de una salón de juegos y apuestas deportivas

El Parlamento de Navarra ha finalizado los trabajos de la ponencia que creó para proponer una regulación sobre las casas de apuesta en la Comunidad foral y una de sus propuestas es establecer una distancia mínima de 300 metros entre centros escolares y locales de apuesta.

Las conclusiones de la ponencia han sido aprobadas con los votos a favor de Navarra Suma, PSN y Geroa Bai, mientras que EH Bildu, Podemos e I-E han votado en contra y han presentado un voto particular en el que defienden una regulación más restrictiva.

El informe, que integra en su totalidad las aportaciones consensuadas por Navarra Suma, PSN y Geroa Bai, incluye una serie de sugerencias en relación con diversos aspectos asociados al juego -prevención, formación, publicidad, condiciones de los locales, distancias-, además de un emplazamiento al Gobierno de Navarra para que elabore un estudio específico sobre fiscalidad y examine la posibilidad de prohibir el consumo de bebidas alcohólicas en los locales de juego.

Por partes y en lo tocante a los locales de apuestas deportivas, el informe de la ponencia plantea exigir que la distancia entre establecimientos (casas y tiendas de apuestas) y entre éstos y centros de enseñanza de cualquier nivel, casas de la juventud, instalaciones de carácter educativo o deportivo y lugares de tratamiento y rehabilitación no sea inferior a 300 metros, "sin perjuicio de que cada municipio pueda ampliarla".

Según la propuesta de la ponencia, los establecimientos de hostelería autorizados solo podrán instalar una máquina auxiliar de apuestas, además de otra terminal de juego con premio programado de tipo B. Estas son aquellas que, a cambio del precio de la partida, conceden al usuario un tiempo de uso o de juego y, eventualmente, un premio en metálico.

Las máquinas de apuestas, que cuando no estén siendo utilizadas permanecerán desactivadas, deberán contar con un sistema de activación-desactivación por control remoto, a fin de evitar su uso por parte de menores y personas incursas en prohibiciones del juego. Se establecerá un plazo para que los establecimientos que no dispongan de ese dispositivo se hagan con él.

La ponencia pide prohibir la instalación de este tipo de máquinas en terrazas, vías públicas y en el exterior de los locales, también en el interior de los mismos cuando se trate de bares o cafeterías ubicados en centros docentes, sanitarios, sociales, juveniles y centros deportivos. La responsabilidad de hacer cumplir las normas recaería en el personal encargado del local.

Por otra parte, según las conclusiones aprobadas, los locales de apuestas, que tendrán una superficie de al menos 50 metros cuadrados, deberían colocar un rótulo o cártel con la indicación de su condición y otro haciendo constar la prohibición de participar en apuestas a menores y personas inscritas en el registro de prohibidos -extensivo a los portales de juego-.

Las medidas de prevención alcanzan al terreno de la formación, donde se proyecta avanzar en la línea del Programa Nacional de prevención de las drogodependencias en el sector. En ese marco, se propone exigir un plan de formación para las plantillas de los establecimientos y empresas de apuestas que, con la supervisión de Salud Pública, deberá contribuir al suministro de información y asistencia sobre juego seguro y comportamientos de riesgo, incluida su detección. Se propone también la habilitación de espacios libres de conexión para el juego on-line.

Abundando en las cautelas, se recomienda encomendar al Observatorio de la Realidad Social la elaboración de un estudio anual sobre la situación de la ludopatía en Navarra y, paralelamente, potenciar la actividad del Consejo Navarro del Juego.

El informe de la ponencia se ocupa también de la publicidad, el patrocinio y la promoción de las actividades de juego y apuestas, que entre otros requerirá autorización administrativa previa para asegurar el cumplimiento de la legalidad, también en lo tocante al fomento del juego moderado y no compulsivo.

El Parlamento pide que no se permitan comunicaciones comerciales que inciten a la práctica irreflexiva, adictiva o patológica, induzcan al error o presenten ofertas de préstamos o cualquier otra modalidad de crédito a los participantes en el juego.

A su vez, se demanda prohibir a las empresas de apuestas el patrocinio de clubes deportivos y vetar la publicidad de apuestas en cualquier actividad deportiva que se desarrolle en Navarra con financiación pública total o parcial. Por lo tanto, aquellas actividades deportivas que estén patrocinadas en todo o en parte o tengan publicidad de empresas dedicadas al juego en cualquiera de sus modalidades no podrían obtener subvenciones públicas.

En ese contexto, se rechaza la publicidad en soportes ubicados a menos de 300 metros de centros educativos, sanitarios, deportivos, culturales, recreativos, residenciales o de rehabilitación de personas con adicción al juego o problemas de salud mental graves.

En general, se aboga por impedir la publicidad que se envía al domicilio, incluida la que se hace llegar por correo, teléfono o medios telemáticos. También se solicita prohibir la publicidad en periódicos, revistas o cualquier medio de información navarro, así como en los centros de radio y televisión ubicados en la Comunidad foral, salvo entre la 1 y las 5, única franja abierta a ese tipo de propaganda.

En otro orden de cosas, el informe de la ponencia apuesta por equiparar las condiciones de inscripción en el Registro autonómico con las que rigen en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ), y por interconectar automáticamente ambos inventarios.

Finalmente, se precisa que el margen de actuación de las Administraciones Locales -distancias, requisitos mínimos, etc.- queda supeditado a lo establecido en la normativa foral.

Las aportaciones conjuntas de EH Bildu, Podemos e I-E han sido excluidas del informe de conclusiones, si bien se mantienen como voto particular.

Las propuestas de los tres grupos van un poco más allá a la hora de incorporar medidas tendentes a "garantizar la defensa de los consumidores y la protección de los colectivos vulnerables, especialmente de los menores de edad". Todo ello en el marco de una regulación dirigida a "limitar la apertura e instalación de nuevos establecimientos de apuestas deportivas" y, por tanto, ceñida a regular los ya existentes, cuestión que se pretende al amparo de nuevas medidas más restrictivas en materia de ubicación, publicidad, subvenciones, prevención, registro de prohibidos y fianzas.

Así las cosas, se propone que la distancia mínima entre tiendas de apuestas y locales de juegos y zonas vulnerables -centros educativos, universitarios, juveniles, parques infantiles, centros de tratamiento y rehabilitación- sea de 600 metros, idéntica a la separación que se postula entre establecimientos del sector del juego. En ambos casos, el doble que la que consta en el informe de conclusiones aprobado.

A fecha de 31 de diciembre de 2020, hay 72 locales en explotación en Navarra, 11 casas de apuestas y 58 salones de juego, así como 925 autorizaciones de explotación de máquinas auxiliares de apuestas.

El 23 de octubre de 2019, dos días antes de la constitución de este grupo de trabajo, la Comisión de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior del Parlamento aprobó por unanimidad una resolución instando al Gobierno de Navarra a "decretar una moratoria en la apertura de nuevos locales de casas de apuestas, bingos o locales donde se desarrollen actividades relacionadas con el juego y las apuestas". La moratoria establecida normativamente el 30 de octubre de 2019 continúa en vigor.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps