eldiario.es

9

ENTREVISTA | Amaya Fernández (sec. gral. del PP vasco)

"El Gobierno vasco es centralizador y se queda injustamente con la recaudación de los vizcaínos"

"No intentaré gobernar si no tengo el apoyo mayoritario de los vizcaínos"

"Además de no tener raíces ni estructura consolidada, creo que ideológicamente Vox tampoco tiene espacio"

"No he detectado que haya ningún síntoma de escorarse a la extrema derecha en Pablo Casado"

La secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, en Bilbao

La secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, en Bilbao ELDIARIONORTE.ES

Amaya Fernández (Barakaldo, 1976) ocupa el despacho de "presidencia" de la sede del PP vasco en la Gran Vía de Bilbao, presidido por una bandera de España y una ikurriña. Pero es la secretaria general y, además, la candidata a diputada general de Bizkaia. Tiene ya lanzada la campaña y acumula papeles y papeles con propuestas, datos e informes. Promete que sólo intentará gobernar si le gana las elecciones al PNV -a diferencia de lo ocurrido en Andalucía- y pone mucho énfasis en la economía, cuyos principales indicadores desgrana de memoria y con rápidos esquemas en una pequeña libreta que le acompaña en la entrevista. La cúpula del PP vasco no apoyó a Pablo Casado en su día pero Fernández rechaza que, con él, el partido se haya escorado a la extrema derecha. En la sede, en cambio, no hay ninguna fotografía suya en el gran panel de la entrada donde se acumulan los recuerdos más recientes.

Elecciones generales el 28 de abril. ¿Qué le parece?

Nosotros pedíamos elecciones cuanto antes. Entendíamos que éste era un Gobierno políticamente muy débil y estaba siendo perjudicial para los intereses de los ciudadanos. Apostábamos, además, por la fecha del 26 de mayo porque  representaba un ahorro económico [al coincidir con las locales y europeas]. ¡Hemos empleado ya 500 millones en la celebración de elecciones en los últimos años! No obstante, lo que más me sorprende no es la fecha, sino el discurso de Pedro Sánchez. Creo que ha evidenciado que tanto él como su Gobierno están al margen de la realidad. Vive en una realidad paralela. Incluso respecto a una parte de la militancia de su partido. 

Volviendo a casa, ¿va a ganar Amaya Fernández las elecciones en Bizkaia o la caída del PNV es imposible?

Yo me he comprometido con los vizcaínos a dar la batalla al nacionalismo en Bizkaia. Es posible ganar en Bizkaia al nacionalismo en la medida en que hagamos evidenciar a los ojos de más de un millón de vizcaínos que las creencias sociales y económicas del nacionalismo son falsas. El bienestar de los vizcaínos está en un proyecto constitucionalista, integrador y transversal. Y no en un proyecto nacionalista excluyente. Estas elecciones son una oportunidad para el PP vasco. Yo no habría dado este paso si no estuviese convencida de que hay campo para correr en Bizkaia. Hay que desenmascarar un proyecto que está generando un diferencial de bienestar negativo.

Una mayoría absoluta es muy difícil para el PP, si no imposible. Entonces, ¿con quién estaría dispuesta a pactar? ¿O con quién no?

Siempre defiendo que el pacto hay que tenerlo con los ciudadanos. Hay que esperar a que los ciudadanos se pronuncien y después, con los resultados, ser capaces de articular las mayorías necesarias. Lo que es seguro es que no intentaré gobernar si no tengo el apoyo mayoritario de los vizcaínos.

Si no gana las elecciones, ¿no buscará un pacto?

Yo defiendo esa posición en Bizkaia. Al nacionalismo hay que ganarle en las urnas. Los vizcaínos son los que tienen que tomar la decisión y optar entre dos proyectos, el del conformismo y el de la ilusión. El PNV representa un tapón para el futuro y el bienestar de los vizcaínos. Sé que es complicado a veces dibujar la verdadera realidad del territorio, pero hay datos económicos que evidencian el lastre que supone el PNV para Bizkaia. Somos el territorio donde menos crece la afiliación a la Seguridad Social, el que tiene la tasa de envejecimiento más alta, la tasa de reemplazo laboral más baja, la tasa de actividad más baja, el mayor número de perceptores de la RGI, ... Son muchos los datos que evidencian que no es una exageración decir que el PNV es el tapón.

Los tres presidentes territoriales del PP vasco y usted, la secretaria general, dan el paso de ser candidatos en las municipales y forales. ¿Es el todo o nada del PP en Euskadi?

Afrontamos estas elecciones con una marca propia, el PP vasco. Y vamos a por todas. Y, por lo tanto, con todo lo que tenemos. Tenemos voluntad de dar la batalla al nacionalismo. Somos una alternativa creíble y vamos a por todas.

Si sale mal la operación…

Estaría muy bien traída una frase de Gregorio Ordóñez: “Hay que ser radical en la honradez”. Si crees y piensas que tienes la obligación de darle la batalla al nacionalismo, creo que hay que hacer una apuesta fuerte.

¿Espera la llegada de Vox a Euskadi?

Creo que hay tanta volatilidad en el voto que resulta difícil acertar en el pronóstico. Pero sí que es cierto que no hay ninguna encuesta en el País Vasco que dé representación al partido Vox. Tiene que ver con que el PP vasco ha mantenido las señas de identidad que hacen que Vox no tenga espacio ideológico en Euskadi. Hemos defendido con mucha claridad un proyecto de libertad, por ejemplo contra los homenajes a los presos de ETA y a favor de la dignidad de las víctimas del terrorismo. Además de no tener raíces ni estructura consolidada, creo que ideológicamente tampoco tiene espacio.

¿Eso quiere decir que en Madrid o Andalucía el PP no ha mantenido las señas de identidad?

No conozco la  realidad política y sociológica de Madrid o Andalucía en profundidad. Sí conozco la de aquí. No veo espacio, no veo qué espectro político puede sentir la necesidad de adherirse al proyecto de Vox.

¿Se está escorando el PP de Pablo Casado hacia la extrema derecha para competir con Vox?

Creo que hay un interés en Euskadi manifiesto por dar protagonismo a Vox. El nacionalismo sabe bien que quien puede plantear una alternativa seria y sólida al nacionalismo es el PP. Hace unos meses nos lo hacía con Ciudadanos. Ahora habla de Vox. Creo que el objetivo es debilitar las posibilidades electorales del PP. Y no son conscientes de la fortaleza de discurso que tiene el PP vasco. Con el liderazgo de Alfonso Alonso es muy reconocible. Constitución, Estatuto de Gernika, Concierto Económico y un modelo económico y social de libertad. Eso es identificable para los ciudadanos.

Le preguntaba por el PP, no por el nacionalismo.

De verdad que en los discursos del presidente nacional no he detectado que haya ningún síntoma de escorarse a la extrema derecha. Lo que está defendiendo es un discurso que en lo esencial se parece al que hemos mantenido. Es el mismo de estos últimos años. Lo que representa es un relevo generacional en el partido que siempre es positivo.

No estuvo en Madrid el pasado domingo. Tampoco Alfonso Alonso o Borja Sémper. Fueron los únicos líderes territoriales del PP que no se desplazaron.

Me había comprometido con Maite Pagazaurtundua semanas antes y asistí al acto que rinde todos los años homenaje a su hermano en Andoain. Como el año pasado. Allí el PP vasco empezó a plantar cara a los chivatos que dieron la información para que Joseba Pagazaurtundua fuese asesinado. No hay segundas lecturas. Yo tenía un compromiso y lo cumplí. Eso no quita que yo piense que la manifestación fue histórica. Personas de distintas sensibilidades políticas y formaciones que representan opciones políticas diferentes. Se habla del PP, de Ciudadanos y de Vox, pero yo quiero recordar que también estuvo UPyD…

Y la Falange…

Pues mire, eso no lo sabía. Puede ser. No lo sabía. Si mañana hay una concentración para denunciar un ataque sexista, no voy a dejar de ir porque vaya Vox. Lo que se pretendía decir era basta ya a las cesiones del sanchismo al independentistmo. Mal haríamos si dejáramos de ir a concentraciones por el hecho de que acuda una u otra formación política. Por ejemplo, el exministro Corcuera también estuvo en Colón. ¿También le vamos a catalogar de facha y de radical?

Conocen bien a Santiago Abascal en el PP vasco.

No estaba entonces en la Dirección y conozco poco los detalles de su salida del PP vasco. Pero después siguió muchos años en algún puesto de responsabilidad cuyo nombramiento dependía del PP.

¿Quiere decir que fue colocado?

Claramente. Es evidente, ¿no?. Y con un sueldo que no cobran muchos ciudadanos de la clase media y de la clase trabajadora. Pocos reproches puede hacer a cómo le acogieron en el PP.

Consuelo Ordóñez (Covite) acusa a Casado de utilizar políticamente a las víctimas de ETA.

Creo que el PP es el único partido que está defendiendo con claridad a las víctimas del terrorismo frente a los intentos de desmemoria y a las concesiones a EH Bildu. Pese a todo, las víctimas -como todos los ciudadanos- tienen derecho a expresar lo que consideren oportuno. Siempre respeto a todas ellas.

Antes me ha mencionado la defensa del Estatuto. ¿Por qué no apoya la transferencia de Prisiones si está allí reflejada?

Defendemos el Estatuto de Gernika, sobre todo ante los intentos de derribarlo del PNV con la colaboración necesaria de EH Bildu. Pero creo que en este momento el interés general y una política de Estado no aconsejan que se haga esa transferencia. En su primera reunión con Sánchez, el lehendakari ocupó más tiempo para hablar de los presos de ETA que de la industria o de la educación. Antes de la disolución de ETA, el PNV ponía en cuestión las operaciones de la Guardia Civil. La responsabilidad que podemos esperar del PNV con los presos de la banda terrorista ETA es muy poca. Aunque las decisiones últimas las adopta el juez, es cierto que se basan en informes de los trabajadores de los centros penitenciarios. Y esas personas pasarían a depender del Gobierno vasco. Y algunas serían nombradas directamente por el PNV, que se ha pronunciado claramente a favor del acercamiento y la progresión de grados sin que condenen el terrorismo. No es un 'no' a la transferencia, pero no se dan las condiciones para que el PNV gestione esta competencia.

Hablemos de la Ley de Aportaciones. ¿Pagan Álava y Gipuzkoa más que Bizkaia? ¿Bizkaia está sobrefinanciada?

Claramente no. Como vizcaína defiendo una revisión del modelo porque el Gobierno vasco se queda injustamente con muchos recursos de los vizcaínos. Tras entregarle el 70%, ese 30% que nos queda para financiar las crecientes competencias forales y de los ayuntamientos debe revisarse. Es claramente insuficiente. En 2018, con el récord histórico de recaudación, el Gobierno vasco ha tenido un superávit de 600 millones cuando las diputaciones están asfixiadas. Esa voracidad debe ser revisada. A mí me parece muy relevante el reparto de los recursos en Euskadi. El Gobierno vasco es centralizador y se queda injustamente con la recaudación de los vizcaínos. El esfuerzo fiscal de los vizcaínos tiene que redundar en nuestro territorio.

Insisto, ¿en ese modelo tiene que aportar más Bizkaia para cubrir la infrafinanciación de Álava y Gipuzkoa? Se lo digo porque así lo cree, por ejemplo, el PP de Álava.

No discuto que Álava esté infrafinanciada. Pero también lo está Bizkaia. Le voy a poner un ejemplo. Nuestro campo de fútbol por excelencia, San Mamés, a diferencia de los campos de los otros territorios, no es propiedad de las instituciones vizcaínas. Es también del Gobierno vasco y en los otros territorios eso no sucede. Bizkaia lleva mucho tiempo discriminada por el nacionalismo. Creo que es evidente que los datos económicos negativos hacen necesaria una redefinición del modelo de financiación.

Dijo que en Bizkaia existe una “red de influencias tejida por el PNV”. ¿Qué significa exactamente?

Sucede en todos aquellos lugares donde el mismo partido se mantiene de forma ininterrumpida en el poder durante 40 años. Le escuchaba a Unai Rementeria en Madrid decir que “Bizkaia ha vuelto”. Tras 40 años nunca nos dijeron que Bizkaia se hubiera ido… Además de una reforma fiscal que nos haga atractivos, hay que empoderar a la sociedad civil y no tratar de uniformizarla. El PNV ha tratado de uniformizar y ocupar todos los ámbitos.

¿Levantará alfombras en Bizkaia?

Tras 40 años del mismo partido, abrir las ventanas y airear las instituciones es una exigencia de cualquier partido que quiera representar una alternativa. Me parece razonable que, por ejemplo, se hagan unas auditorías en Andalucía tras 40 años de Gobiernos socialistas. No sólo por posibles irregularidades, sino por la situación económica real.

Planteó un cheque-bebé para escolarizar a 11.000 niños de 0 a 3 años. ¿Es necesario?

Defiendo una deducción en el IRPF. Es necesaria una revolución fiscal en Bizkaia. En 2013 se nos pidió arrimar el hombro. Los ciudadanos respondieron y ahora estamos en el segundo año de récord histórico de recaudación. Mi equipo ya trabaja en una reforma fiscal y una de las medidas es una deducción para las familias. Se enfoca para facilitar los cuantiosos gastos de los centros educativos y la libertad de elección de centro. 

¿Es una cantidad universal? ¿Eso no genera desequilibrios?

Entiendo que no. Todas las familias trabajadoras podrían beneficiarse.

¿Cómo se financia?

De forma paralela, defiendo una revisión de la política foral de ‘menas’. Bizkaia se ha situado como objetivo de las mafias y ha llegado el momento de tumbar esa política. Espero que eso suponga un ahorro de entre 20 y 25 millones. Serviría para compensar los menores ingresos por las deducciones del cheque-bebé. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha