eldiario.es

9

La cuota mensual de las 'haurreskolak'' supone un tercio del salario mínimo

Las AMPAS, sindicatos y familias afectadas reclaman de nuevo la gratuidad de los centros públicos de enseñanza para la etapa de 0-2 años, frente a las tarifas de 200 euros de media "inasumibles" para muchas familias.

Los precios, que se mantienen inalterables pese a la crisis, provocan según los sindicatos, la caída de la matriculación en las haurreskolak pese a la calidad educativa de la red y sus óptimas instalaciones.

El Gobierno vasco considera "ajustadas" las cuotas y apunta a un descenso de la natalidad y al retorno de los progenitores, ahora en paro, al ciudado de los menores como desencadenantes de la pérdida de matrículas. 

El elevado coste de las guarderías retrasa la escolarización de los menores

El elevado coste de las guarderías retrasa la escolarización de los menores

"Trabajo a media jornada y casi la mitad del sueldo lo dedico a pagar la cuota mensual de la haurreskola". El testimonio de la madre de Irati, una niña que se estrena este año como alumna en la haurreskola (guardería pública) Izarra de Vitoria, sirve de ejemplo de la situación por la que atraviesan muchas familias vascas. Los sueldos han bajado, las jornadas también, el paro afecta en algunos casos a uno de los progenitores, en otros, a los dos.

Ante este difícil panorama, los precios de los centros públicos de enseñanza para la etapa de 0-2 años, época en la que la escolarización no es obligatoria, con 200 euros de media al mes por ocho horas lectivas, se han vuelto "prohibitivos" para algunas familias. Estas tarifas provocan que muchos padres se replanteen la opción de matricular a sus hijos en los centros públicos, muy valorados por la calidad educativa que ofrece el ciclo, por la formación actualizada de sus profesores y por sus cuidadas instalaciones. "Yo estoy encantada con el servicio. Mi hija viene muy contenta y siempre que la recojo me recibe sonriente. El trato es inmejorable pero el precio, al ser un centro público, sí deberían revisarlo porque el esfuerzo por traerlos aquí es mucho" replica la ama de la pequeña Irati mientras los progenitores que la rodean a la salida del centro vitoriano se suman a la queja. "Muchas madres que están en paro o tienen trabajos muy precarios están optando por quedarse en casa porque no pueden asumir estos precios. Pero mientras están al cuidado de sus hijos, no pueden buscar trabajo y si esa situación se prolonga, el reenganche al mercado laboral es más difícil" advierte Marta, que reclama una revisión de las becas para incentivar la matriculación. "Deberían invertir, al menos, ya que no se plantean bajar los precios, más partidas en las becas. Pero claro, la bonificación llega cuando llega. Mientras la familia tiene que apechugar y adelantar el dinero. Muchos no pueden hacerlo".

En el otro extremo, la usuaria Noelia Montes, duda que pueda sostenerse el servicio sin cobrar nada a los alumnos. "Yo vengo de fuera y allí eran más caras. Con lo cual estoy contenta. Además, dadas como están las arcas públicas, creo que es insostenible que sea gratis y coora todo a cargo del Gobierno".

La discusión se repite cada año durante el plazo de apertura de matriculaciones, claro que ahora se afilan las posturas críticas debido a la crisis. A los afectados les cuesta aceptar que no se abaraten los precios. Además, en esta ocasión, los sindicatos de la mano de ELA han incorporado al debate nuevos datos como la caída de las matriculaciones que sufre la red desde hace tres años. El sindicato nacionalista ha presentado un informe que relaciona directamente esta bajada con el mantenimiento de las tarifas y la crisis, un análisis que confirma el sentir de los padres. Según las cifras manejadas por la organización, las haurreslolak tienen vacías más de 2.700 plazas, un tercio de su oferta total. 

La lectura del Gobierno vasco de estos datos es bien diferente. Relacionan la pérdida de matrículas con un descenso de la natalidad y con la vuelta de alguno de los progenitores al hogar. "Estos centros se abrieron con el objetivo de facilitar la conciliación laboral y familiar. Hemos de tener eso en cuenta. Ahora mismo hay padres y madres que retoman el cuidado al completo de sus hijos porque se están en paro y con pocas posibilidades de encontrar trabajo. Han decidido quedarse en casa y eso ha desencadenado un descenso de las matrículas", explican fuentes del Departamento de Educación. Estos argumentos chocan con los datos de los sindicatos que reflejan que la caída de la demanda de plazas es mucho más acusada que la demográfica. "En los años 2011 y 2012, el retroceso de la tasa de natalidad ha sido de un 3,1%. El descenso en la matriculación es de hasta un 20% en algunas zonas en los últimos tres años". 

Baremo ajustado a los ingresos familiares

Para darle la vuelta a esta situación e incentivar la matriculación en los centros públicos ELA reclama una reducción de las cuotas y un avance hacia la gratuidad total en la escolarización de menores de 2 años. Representantes de LAB y STEE-EILAS en el Consorcio Haurreskolak se suman a la petición.  Ambos sindicatos solicitan que este ciclo educativo, "como servicio público que es", sea gratuito y mientras tanto piden que se fije un nuevo baremo de pago que se ajuste a los ingresos familiares.

Ante estas peticiones el Departamento de Educación insiste al afirmar que considera "ajustados los precios que llevan, por cierto, congelados desde hace cinco años" y recomiendan a los padres a acudir a la convocatoria de becas.

LAB y STEE-EILAS han preferido, no obstante, no poner el acento en esta demanda. Consideran que ahora no es tiempo de hacer pública de nuevo esa reclamación sino de poner en valor la red pública de Haurreskolak. "Claro que estamos trabajando porque se rebajen las tarifas y apostamos por su gratuidad. Estamos en contacto con los grupos parlamentarios para ello y negociando con Gobierno. Pero ahora, abierto el plazo de matriculaciones, no queremos poner el foco en ese aspecto. Si nos quejamos de los precios vamos a desincentivar a los padres", explica Egoitz Isasi, de STEE-EILA.

Este sindicalista, defensor a ultranza del modelo de las haurreskolak, ha iniciado junto a otros compañeros una campaña a favor de estos centros. "El Gobierno vasco no los promociona. No les dedica ninguna campaña como hace durante el plazo de matriculaciones de la Escuela pública vasca. Por eso tenemos que sacar pecho porque la calidad de esta enseñanza frente a la privada es indiscutible. Pero parece que no acaba de asumirse como ciclo educativo. Muchos políticos consideran que es un servicio meramente asistencial y se equivocan de pleno. Son muchos los estudios que destacan la importancia de esta etapa en la formación posterior del niño. Y desde las haurreskolak, que tiene su propio currículo, sus propios programas educativos y un profesorado preparado y con formación actualizada anualmente, se ofrece a los niños una formación adecuada y no solo unos cuidados asistenciales", recalca Isasi. Los sindicatos LAB y STEE-EILAS recuerdan además que muchos centros privados no cumplen con ciertas exigencias como el ratio de educadores por alumnos y con los horarios máximos de permanencia de los niños en los centros.

Oferta insuficiente en Bilbao y Margen Izquierda

Estos sindicatos pretenden que el debate de los precios no ciegue a los progenitores y apuesten por una educación de calidad como la pública. "Además los privados juegan con ventaja. Su plazo de matriculaciones está abierto desde febrero y nosotros empezamos ahora", lamenta Isasi. 

Por su parte, desde EHIGE, la Asociación de padres y madres de la Escuela Pública Vasca, no dudan en reclamar ahora y siempre, la gratuidad. "Creemos que la educación debería ser pública y gratuita desde los 0 a los 18 años y el Departamento de Educación debería asumir el tramo 0-2, al igual que el resto de la enseñanza. Por otra parte la oferta pública sigue siendo insuficiente, principalmente en Bilbao y la Margen Izquierda. Para ello es necesario aumentar la inversión en educación para alcanzar niveles europeos". También Hirikude, la Federación de Asociaciones de Familias Numerosas de Euskadi,solicita al departamento de Educación que aplique el sistema de renta familiar estandarizada que se aprobó en 2012 "para que las ayudas, becas y criterios de admisión de alumnado tengan en cuenta cada una de las circunstancias familiares -como el número de hijos, la discapacidad, la monoparentalidad- y sus ingresos".

Desde el inicio de las haurreskolak en diciembre de 2003 estos centros han crecido hasta contar en la actualidad con 230 espacios en 176 localidades, donde trabajan 1.200 educadores. A lo largo de esta década, cerca de 35.000 niños han pasado por estas escuelas infantiles y el próximo curso se ofertan 8.200 plazas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha