Confluencia, o cómo ganar al CIS y al bipartidismo

El CIS retrasado a este mes de agosto trae algunas malas noticias. Más allá de las dudas que siempre suscita su cocina, tan políticamente sesgada, lo cierto es que  los datos apuntan a que en España se está produciendo un fortalecimiento del bipartidismo. Esta encuesta viene a confirmar los datos de otras encuestas que se han publicado en las últimas semanas: PP y PSOE recuperan intención de voto, con una ventaja clara del PP que ganaría las próximas elecciones. Considero imprescindible que las fuerzas del cambio reflexionemos sobre estos datos, y sobre las tendencias que se perfilan en la encuesta. Creo que todavía estamos a tiempo de dar la vuelta a esta situación.

En este contexto vuelve a hablarse de una alianza a la alemana PP-PSOE, o aparecen propuestas como la de Albert Rivera de un pacto PP-PSOE-Ciudadanos, que confirman, por cierto, que Ciudadanos ha surgido como una fuerza de recambio cuyo único objetivo es apuntalar el actual modelo político y económico. Hay que tener en cuenta además que el sistema electoral va a sumar siempre a las fuerzas más votadas, perjudicando gravemente a las fuerzas menores: una diferencia pequeña en votos entre dos partidos políticos puede suponer una gran diferencia en el número de diputados conseguidos.

Una posible lectura de las últimas encuestas es que el impulso por el cambio estuviera perdiendo fuerza, mientras fuerzas tradicionales recuperan espacio. No han tardado ni unas horas en hacerla los medios convencionales, y lo van a repetir hasta la saciedad en las próximas semanas. Pero quizás la situación no sea tal y simplemente el voto del cambio siga dividido entre distintas opciones, aunque sin duda con una fuerza dominante que es Podemos con 15,7% en intención de voto.

Hace unas semanas una revista publicaba una proyección de escaños en el Congreso de los Diputados, basándose en el número de votos conseguidos por las distintas fuerzas políticas en las elecciones autonómicas del 24 de mayo. Quizás lo más interesante del estudio era comprobar cómo la confluencia de las fuerzas del cambio prácticamente duplicaba el número de escaños a los conseguidos por cada fuerza por separado. La crítica lógica que se hizo a esta proyección fue que no se podían comparar generales con autonómicas, y es cierto. Pero los datos del CIS apuntan en la misma dirección.

A mediados de julio en la Universidad de verano de El Escorial compartí mesa de debate con Juan Carlos Monedero y Alberto Garzón. Hablábamos sobre confluencias, y se repetían las ya conocidas posiciones de cada cual. Allí lo dije, sin conocer todavía los datos del CIS, y aquí lo repito: podemos comprometernos a encontrarnos al día siguiente de las elecciones, y entonces sumaremos; pero si hacemos un esfuerzo por encontrarnos antes de las elecciones, multiplicaremos los resultados. Y estaremos en condiciones de disputar el gobierno.

Quizás este CIS sea un acicate para encontrarnos, y buscar la fórmula que nos permita multiplicar, en vez de sumar. No deberíamos dejarlo pasar sin más. Estoy convencido que es lo que la mayor parte de la gente que está por el cambio está esperando.

Etiquetas
Publicado el
6 de agosto de 2015 - 20:36 h

Descubre nuestras apps

stats