Que gobierne la lista pepera más votada

Tengo un amigo que siempre que me ve, me cuenta que en su Ayuntamiento debería gobernar la lista más votada. En realidad, cuando escucho esto siempre procede de la boca de cargos, militantes o simpatizantes del mismo partido político. Cuando dicen que gobierne la lista más votada, en realidad, lo que quieren decir es que gobierne la lista pepera más votada. Esta afirmación desconoce e ignora completamente el modelo parlamentario que rige tanto en nuestro parlamento nacional, como en los niveles autonómicos y locales, donde lo importante es contar con la mayoría de los elegidos que representan a la mayoría de los electores. A mí me gusta siempre explicarlo con el mismo ejemplo:

“Imaginemos que hay una familia con siete hijos y los padres les preguntan que quieren para cenar. Tres dicen que prefieren pescado, dos que quieren carne pero muy hecha y otros dos dicen que también carne, pero mejor al punto. ¿Al final que habría que cocinar? Con la teoría de la lista pepera-pescadera más votada, habría pescado para todos. En un modelo democrático representativo, la cena sería carnívora.”

Cuando Moreno Bonilla, Sáenz de SantamaríaGarcía Albiol o Rita Barberá afirman que debería gobernar siempre la lista más votada en realidad están reconociendo el fracaso para articular una mayoría parlamentaria autonómica o local que represente a la mayoría de los ciudadanos. Y mienten cuando dicen que ellos ganaron las elecciones y los demás las perdieron porque cada cual obtiene los representantes que los ciudadanos (y la ley electoral) les conceden. El director de este periódico Ignacio Escolar, ya recordó hace un mes como en 1989, el PP y el CDS desalojaron del Ayuntamiento de Madrid a la lista más votada encabezada por el socialista Juan Barranco. Sin embargo vamos a ver qué sucede en otro país mucho más al norte que el nuestro.

En las elecciones generales el partido socialdemócrata sueco (SAP), desde hace casi un siglo en 1917, ha sido la lista más votada y la que más escaños ha obtenido en el Riksdag (parlamento unicameral sueco). Sin embargo eso no ha impedido que los conservadores hayan gobernado en Suecia. La diferencia entre Suecia y España es que de los ocho partidos con representación parlamentaria, tres son de centro-izquierda o izquierda y cinco son de centro-derecha o derecha. Cuatro de ellos (moderados, liberal-populares, centristas y cristiano-demócratas) formaron en 2006 una Alianza por Suecia para darle la presidencia al moderado Fredik Reinfeldt, que gobernó en tetrapartito hasta 2014. Hubo experiencias multipartidistas parecidas con Carl Bildt (1991-1994) y con Thörbjorn Fälldin (1976-1978 y 1979-1982). Nadie dijo que sus gobiernos no fueran democráticos o legítimos.

Podrían aprovechar las reuniones del Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento Europeo y los congresos del Partido Popular Europeo (PPE) para explicarles a sus correligionarios moderados suecos que es eso de un “gobierno de los perdedores” o mejor, hacerse el sueco cuando los vean llegar.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats