Restaurar el planeta para recuperar nuestro futuro en él

Destrucción de bosque tropical en Indonesia.

6

Parece que lo del crecimiento infinito era una quimera y que, llevado hasta sus límites y pasado de vueltas, el planeta empieza a dar tirones y sacar humo por todas partes. Por eso, antes de que se cale definitivamente, deberíamos ir pensando en levantar el pie del acelerador, hacer una parada técnica y reponer y reparar lo averiado.

Restaurar el planeta para recuperar nuestro futuro en él. Ésa es la propuesta conjunta que nos presenta la ONU desde el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) con el Decenio sobre la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030: una oportunidad -acaso la última antes de griparlo- para, tal y como señalan los organizadores "superar la crisis ambiental antes de que sea demasiado tarde devolviendo la vida al mundo natural que nos sustenta a todos".

Como venimos comentando desde hace años en este rincón de elDiario.es, los investigadores que le toman el pulso al planeta han constatado en los últimos tiempos un empeoramiento general debido en gran parte al acelerado ritmo de deterioro que muestran los ecosistemas naturales y la pérdida de biodiversidad asociada.

Todo ello, junto al demostrado avance de la crisis climática, que está evolucionando hacia los peores escenarios, nos sitúa en un momento crucial. La inercia de todos estos procesos es muy grande, por lo que para detenerlos y cambiar de rumbo es necesario actuar cuanto antes. De ahí que el llamamiento de la ONU sea tan oportuno.

Durante la década que estamos a punto de comenzar una generación humana, la nuestra, va a tener que emprender acciones que decidirán el futuro del resto. Como se señala en la presentación de este nuevo plan de acción, "una década puede parecer mucho tiempo. Pero los científicos consideran que estos próximos diez años serán cruciales en la lucha para eludir los perores pronósticos de la crisis climática y evitar la pérdida de millones de especies".

Muchos lectores opinarán que éste no es el momento más adecuado para prestar atención a los retos de la próxima década. Que ahora lo urgente es preocuparnos por nosotros y concentrarnos en atender y resolver los graves problemas que nos plantea el día a día, como la segunda oleada del coronavirus que se extiende por toda Europa y el hundimiento económico de tantos sectores de nuestra economía. Sin embargo, aun siendo todo ello cierto, también lo es que el tiempo de reacción antes de que no quede nada por restaurar se agota.

Además, restaurar es precisamente la mayor oportunidad económica que se nos presenta para salir de la crisis. Como señala la ONU en sus propuestas de acción para el decenio "restaurar los ecosistemas puede contribuir a producir cosechas más abundantes, alcanzar una economía basada en modelos de negocio más seguros y estables y lograr un medio ambiente más saludable". Pero es que, incluso si eso no fuera así, no nos queda otra opción. Hay que levantar la mirada para ver el camino por el que vamos a transitar en el nuevo decenio. 

Más allá de la atención que reclama la actualidad, por inaplazable que resulte la toma de decisiones inmediatas, es necesario poner las largas y atender a las señales de agotamiento que nos da el planeta para evitar su deterioro irreversible.     

Eso es lo que propone el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030 "un llamamiento al conjunto de la sociedad para detener la pérdida de biodiversidad y revertir la acelerada degradación que están sufriendo miles de millones de hectáreas de ecosistemas naturales en todo el planeta".

Más información en https://www.decadeonrestoration.org/

Etiquetas
Publicado el
7 de noviembre de 2020 - 23:05 h

Descubre nuestras apps

stats