La portada de mañana
Acceder
Los socios del Gobierno aprietan para que cumpla sus compromisos
Sanitarios con COVID persistente: una dolencia poco reconocida
Opinión – Tira para adelante, Pedro, por Antón Losada

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Libertad presos políticos

1

Se habla mucho del indulto de unos presos que no deberían haber sido ni siquiera juzgados, y menos por el tribunal supremo.

Pero es lo malo de vivir en una democracia plena, pues en la dictadura venezolana seguramente no les hubiera pasado nada. Allí, como en todas dictaduras, el presidente se elige por sufragio universal y a mitad del mandato se puede plantear un referéndum que lo revoque, como en todas dictaduras, si se cumplen determinados requisitos.

Que yo recuerde hubo un referéndum revocatorio que perdió la oposición y otro que se pidió pero no procedía, creo que por plantearse fuera de plazo, pero los promotores dijeron que lo iban a realizar de todas maneras. Desde el Gobierno se dijo que sería ilegal y carecería de efectos jurídicos, pero, no solo permitió que se realizara, sino que puso a la policía para que, el que quisiera, pudiera votar. No hubo detenidos ni apaleados ni se juzgó a nadie, pues de una dictadura se trataba.

En Catalunya se planteó otro referéndum que también era ilegal y cuyo resultado carecía de efectos jurídicos. Pero estamos en una democracia plena y por lo tanto hubo un increíble despliegue policial que impidió la votación y masacró a la población, con muchos detenidos. Se montó un circo judicial con un tal Marchena como figura estelar, con presos y exiliados políticos. Todo ello por plantear un referéndum que se sabía carecía de efectos jurídicos.

Esto no hubiera ocurrido si no hubiera habido urnas en los centros de votación, pero parece ser que lo que quería era reprimir, estigmatizar y machacar a los independentistas, para de esa manera ganar poder y votos en otras partes, beneficiándose de la catalanofobia que habían incentivado insistentemente.

Miles de urnas llegaron al parecer desde fuera de Catalunya, donde fueron almacenadas, y como por arte de magia aparecieron en los centros de votación predeterminados, sin que ni una sola fuera intervenida. Y todo ello con un enorme despliegue policial. ¿Son tan tontos e ineficaces?

La respuesta parece ser que sin urnas no había votaciones ni represión ni el espectáculo que siguió y que por eso los que tan a fondo se han empleado después pasaron de evitar que las urnas estuvieran en su sitio.

Pero la jugada no le salió al PP tan bien como esperaba, pues se cruzó por medio una sentencia que los ponía como una cuadrilla de apandadores, prácticamente una organización criminal, con múltiples delitos que, en este caso, sí existían.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Publicado el
11 de junio de 2021 - 19:17 h

Descubre nuestras apps

stats