La portada de mañana
Acceder
El 4M descabeza el PSOE madrileño y Sánchez lanza la batalla contra Susana Díaz
EEUU toma una decisión "histórica" sobre las patentes de vacunas, ¿y ahora qué?
Opinión - La revolución de Biden, por María Ramírez

Sobre este blog

Pikara Magazine es una revista digital que practica un periodismo con enfoque feminista, crítico, transgresor y disfrutón. Abrimos este espacio en eldiario.es para invitar a sus lectoras y lectores a debatir sobre los temas que nos interesan, nos conciernen, nos inquietan.

Las navidades: esas fiestas en las que es difícil ser una madre feminista

Inevitable e inexorablemente nos imbuimos en ese período del año marcado por el consumismo y por las reuniones familiares. Las Navidades son como la gripe, que una vez que te pilla no tienes más remedio que esperar a que se pase. No hay muchas más opciones. Uno de los principales acontecimientos que marcan el devenir de estos días, sobre todo si tienes niñas o niños en casa –hijos, hijas, sobrinos, sobrinas- es la llegada del Olentzero, Papá Noel o los Reyes Magos. Todas estas figuras masculinas traen regalos. Regalos que tienen mucho que ver con los roles y estereotipos de género que una sociedad patriarcal como la nuestra asigna a niños y niñas, dejando claro que si eres niña lo tuyo son las muñecas y si eres niño los coches o balones.

Ser feminista mola mucho, pero ser una madre feminista es complicado. ¿Qué hacer si tu hija te pide las Monster High o la Barbie y tu hijo todo el pack de las Tortuga Ninja o un balón de fútbol? Por una parte lamentarte de que la organización social binarista esté plantada en tu casa desde la más tierna infancia, y por otra comprar lo que tu hija o hijo te pide intentando combinar estos regalos con otros no tan definidos y marcado, con la esperanza de que al menos ofreces otros referentes que no son los marcadamente sexistas.

La importancia de los roles de género y la socialización

Ya en el 2012 Jasone Zarate denunciaba el sexismo de los catálogos de juguetes en el artículo Sexismo en los catálogos de juguetes. Indicaba un uso del masculino genérico en el lenguaje, una mayor presencia de niños, cuyas fotos eran de mayor tamaño, juegos de movimiento para niños, juegos de baile, juegos de maquillaje y muñecas para niñas….Todos estos aspectos tienen que ver con una organización social en la que existen cosas de niños y cosas de niñas y que responde a la idea de que a los niños les va a corresponder el espacio público y a las niñas el privado. No hay más que darse un paseo por el patio de cualquier centro escolar para ver cómo la mayor parte del espacio lo ocupan los niños con juegos como el fútbol y las niñas transitan por las esquinas o por espacios más pequeños jugando a otras cosas. Una real metáfora de lo que sucederá décadas después.

Hay algo que destaca Zarate, y es la importancia de no asumir estos catálogos como lo normal. Porque esto no es lo normal, ni lo natural, esto es fruto de una sociedad desigual que socializa según valores sexistas. En este sentido podemos destacar la bochornosa explicación de la editorial Susaeta ante las acusaciones de sexismo por una colección de cuentos de niñas y de niños (segregados). Por eso hay que estar en estas fechas mucho más alerta que nunca.

Nuevas ¿y emancipadoras? propuestas

En los últimos años parece que algo se está moviendo y que las tiendas de juguetes se decantan por editar catálogos más igualitarios en la que tanto niñas y niños rompen con los estereotipos de género.

No obstante, como ponen de manifiesto Victor Ginesta Rodríguez y Andrea Alvarado Vives en el artículo Mordiendo manzanas envenenadas: emprendeduría femenina, emancipación, cuidados y neoliberalismo, algunas iniciativas como la Barbie emprendedora, más que con los nuevos modelos y referentes tienen que ver con “una poderosa constatación simbólica de la perversión neoliberal del ideal de independencia económica de las mujeres y del actual fomento de la iniciativa particular privada. Su salida al mercado es una nueva muestra de la capacidad del neoliberalismo para jugar al teléfono roto con las voces críticas”.

Y es que es necesario no dejarse deslumbrar en un mundo de casi nulas nuevas representaciones en la que la maquinaria de la publicidad enmascara únicamente un leve lavado de cara para seguir perpetuando los mismos mensajes.

Por nuestra parte, dos ideas para sobrevivir a estas fechas: 

1- Échate unas risas con El Conejo de Alicia:

2- Regala feminismo; regala Pikara

 

Sobre este blog

Pikara Magazine es una revista digital que practica un periodismo con enfoque feminista, crítico, transgresor y disfrutón. Abrimos este espacio en eldiario.es para invitar a sus lectoras y lectores a debatir sobre los temas que nos interesan, nos conciernen, nos inquietan.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
3 de enero de 2015 - 21:29 h

Descubre nuestras apps

stats