eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Flandes tacha de acto "muy hostil" la retirada del estatus diplomático de su delegado en España

El ministro-presidente de Flandes destaca que es una decisión inédita en las relaciones de los países de la UE y tratará de que Madrid dé marcha atrás

Borrell admite un "un conflicto diplomático" sobre el delegado de Flandes y asume que habrá "una respuesta"

El presidente del Parlamento flamenco niega haber comparado a España con Bosnia y se reafirma en su postura

35 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El presidente de la región de Flandes critica la decisión de la juez de la Audiencia Nacional

El presidente de la región de Flandes critica la decisión de la juez de la Audiencia Nacional EFE

El ministro-presidente de Flandes, Geert Bourgeois, ha tachado este miércoles de "acto muy hostil" la retirada del estatus diplomático de su delegado en España, André Hebbelinck,  anunciada el martes por el Ministerio de Exteriores en represalia por las críticas del presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, a la democracia española.

Bourgeois ha criticado que se trata de una decisión inédita en las relaciones de países de la Unión Europea y ha señalado su intención de contactar con la embajadora de España en Bélgica para aclarar lo ocurrido y tratar de que Madrid dé marcha atrás, según recogen los medios belgas.

"Esto nunca ha pasado en la historia de la Unión Europea, nunca desde la creación de la Comunidad europea del carbón y del acero", se ha quejado en una entrevista a la emisora pública flamenca Radio 1 de VRT.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, convocó el martes por tercera vez desde el inicio de esta polémica al embajador belga en Madrid para pedir explicaciones por las continuadas "descalificaciones" del presidente del Parlamento de Flandes, Jan Peumans.

También le notificó la retirada del estatus diplomático a Hebbelinck y le advirtió de que no acreditará en lo sucesivo a ninguna persona para desempeñar este puesto.

Bourgeois ha añadido que no cuenta con ninguna notificación oficial de la decisión, que fue trasladada al embajador belga mediante "nota verbal", por lo que dice no conocer los detalles ni razones que han llevado a la sanción de su delegado.

Borrell admite un "conflicto diplomático"

Josep Borrell ha reconocido este miércoles que retirar el estatus diplomático al representante del Gobierno de Flandes en España "es ya en sí un conflicto diplomático" y ha dado por hecho que "va a haber una respuesta", pero esta no se ha producido todavía.

"No vamos a quitarle importancia a las cosas", ha dicho en declaraciones en el pasillo del Congreso, apenas unas horas después de recibir en su despacho al embajador belga en España, Marc Calcoen, y comunicarle que el Gobierno español retira la condición diplomática al delegado de Flandes en España y no se lo concederá a ningún otro que le vaya a suceder.

Borrell ha justificado la medida en que "España no puede permitirse que, una vez tras otra, el presidente de un Parlamento actuando como tal diga que somos un país que tiene que ser expulsado de la UE", como ha hecho en tres ocasiones el de Flandes, Jaen Peumans. "Hemos advertido tres veces, y a la tercera va la vencida", ha añadido.

El ministro ha añadido que, a título personal, Peumans "puede decir lo que le venga en gana" pero no hacer esas afirmaciones en cartas "con sello y membrete del Parlamento" que, según lo que él sabe, "no se ha pronunciado sobre el tema".

Precisamente este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viajará a Bruselas para participar en un Consejo Europeo, al que también está previsto que acuda el primer ministro belga, Charles Michel.

Peumans afirma que no suavizará sus críticas

El presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, ha dicho este miércoles que no va a corregir ni a suavizar el tono de sus críticas a España.

"Todavía digo en mi país lo que creo que tengo que decir", dijo Peumans, dirigente del partido separatista de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), en una entrevista en la emisora flamenca "Radio 1".

El presidente del Parlamento de Flandes, mitad norte de Bélgica, dijo que es "una gran mentira" que hubiera comparado a España con Bosnia el pasado miércoles durante la inauguración de una exposición sobre el proceso secesionista catalán en la sede del Parlamento de Flandes titulada "La revolución de las urnas".

"Repito: para mí está fuera de discusión que los políticos que defienden su opinión política están encerrados en una prisión, lo que no es digno de un Estado de derecho", dijo el político de la N-VA.

El nacionalista flamenco añadió en esa emisora que nadie le ha llamado la atención personalmente hasta ahora y que tampoco le corresponde hacerlo a España porque "aún vivimos en democracia".

El presidente de la cámara regional de Flandes explicó que el pasado miércoles no recibió personalmente al expresidente Carles Puigdemont en el Parlamento flamenco, sino que coincidieron en la inauguración de la muestra en un edificio abierto a todos los ciudadanos.

"No le recibí personalmente, él estaba presente en la exposición, que es algo que ha perturbado a España", añadió Peumans.

Inicio de las tensiones

La tensión entre España y Bélgica arranca por una carta de Peumans a la expresidenta del Parlamento catalán en prisión, Carme Forcadell, en la que el presidente del Parlamento flamenco puso en duda que España cumpla con los estándares para formar parte de "una Unión Europea democrática".

Pese a las quejas del Ejecutivo español, Peumans se ha reiterado en sus afirmaciones en distintas declaraciones a la prensa.

Hasta ahora la postura oficial de Bélgica ha sido la de tomar distancia y dejar claro que la política exterior la fija el Gobierno federal y no el presidente del Parlamento de Flandes, al que no ha trascendido que haya trasladado ningún mensaje a raíz del malestar expresado por España.

El martes, el Gobierno belga volvió a tomar distancia de la polémica abierta entre España y las autoridades flamencas por las críticas de éstas a la respuesta del Ejecutivo español al desafío secesionista en Cataluña.

"Se trata de un problema entre Flandes y España, sin duda acentuado por ciertas declaraciones, especialmente en el Parlamento flamenco", indicó a Europa Press un portavoz del Ministerio de Exteriores belga.

"España puede decidir de manera autónoma quienes son los representantes a los que concede el estatus diplomático", añadió.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha