eldiario.es

9

El PP paraliza la contratación de asesores en el Congreso ante la posibilidad de tener que abandonar La Moncloa

El Grupo Popular solo ha comunicado el fichaje de 42 asistentes, pese a tener derecho a la contratación de 81 personas para ese tipo de puesto

La incertidumbre política mueve la prudencia de los conservadores que tendrían que recolocar a muchos de los colaboradores que ahora tienen a sueldo en Moncloa

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, atraviesa las puertas de dependencias del Palacio de La Moncloa. / Foto: EFE/Sergio Barrenechea.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, atraviesa las puertas de dependencias del Palacio de La Moncloa. / Foto: EFE/Sergio Barrenechea.

El Partido Popular está contratando con cuentagotas ante la incertidumbre y la posibilidad abierta de acabar en la oposición. Los conservadores solo han comunicado a la cámara la formalización de 42 contratos para puestos de asistentes en el Congreso. Su resultado electoral les habilita para realizar 81 contratos. ¿A qué se debe la lentitud para cerrar equipos? "Hay que dejar puestos libres por si al final el PP tiene que abandonar Moncloa", señala un veterano funcionario del Parlamento consultado por eldiario.es. 

El PP apenas poco más del 50% de las plazas a las que tiene derecho en función de los escaños obtenidos el 20D. La lentitud a la hora de configurar esos equipos da las primeras pistas de una formación que no descarta la posibilidad de que Pedro Sánchez consiga formar Gobierno. Si el PSOE llegase a Moncloa, el PP tendría que reubicar a un importante número de asesores, secretarios y técnicos que actualmente desarrollan sus funciones en los diferentes ministerios, pagados con fondos públicos.

Este tipo de puestos están destinados a secretarios, juristas, técnicos en diferentes áreas y miembros de los equipos de comunicación. Los grupos parlamentarios también contratan a personal para cubrir estos puestos, pero es el cuerpo de asesores pagados por el Congreso directamente el que mayor carga de trabajadores arrastra cada vez que hay elecciones. Los asistentes que paga el Congreso tienen un régimen laboral muy parecido al de los funcionarios de la Cámara y se benefician de ayudas para el pago de estudios, tienen subvencionado los bonos de transporte o la adquisición de diverso material como gafas o tratamientos dentales.

La incertidumbre es lo que, según fuentes parlamentarias, ha movido al PP a "actuar con cautela" en su política de contratación. El pasado jueves el boletín oficial del Congreso publicaba la primera lista de nombres a sueldo del Congreso con la tarea de asesorar y apoyar a los diputados de Rajoy. La lista se paraba en el número 19, cuando podría haberse completado hasta los 81 puestos a los que puede acceder el PP, con cargo a los presupuestos del Congreso. Este miércoles, el PP publicaba una segunda tanda de nombramientos con un total de 23 nombres, aún muy lejos de los 81 puestos de asistente a los que el grupo conservador tiene derecho por el resultado electoral de las pasadas elecciones. 

El número de asesores a los que tiene derecho cada grupo viene delimitado por los resultados electorales. El PP, con 81, es el grupo con mayor ejército de colaboradores. El Congreso paga para que el PSOE contrate a 59 personas. Podemos y las mareas tienen derecho a 43 contratos y Ciudadanos a 27.

Las cifras pueden variar en función del tipo de contrato a realizar. Los números absolutos se refieren a la cantidad de "asistentes" asignados a cada grupo. Cada asistente tiene un salario mensual de aproximadamente 1.500 euros. En virtud de un acuerdo adoptado la pasada legislatura, gastando dos plazas de asistente los partidos podrán contratar un asesor, cuyo salario estaría en torno a los 3.000 euros mensuales. Además, si se usan tres plazas de asistente, los partidos podrán disponer de dos contratos de técnico, con un salario de algo más de 2.200 euros mensuales. 

El PP no es la única formación que ha decidido guardar sus cartas en materia de creación de equipos. Poco se sabe de los planes de Podemos en materia de contratación, salvo algunos fichajes puntuales asimilados a la rama catalana de la formación de Iglesias. El partido morado, al igual que el PP, se debate entre la posibilidad de entrar en el Gobierno o quedarse en la oposición. Ambos, están apurando los tiempos para ver mayores certezas que guíen su política interna de recursos humanos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha