eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un informe a favor de los derechos del colectivo gay divide al PP de Mayor Oreja en Estrasburgo

El informe Lunacek, que debe su nombre a su impulsora, Ulrike Lunacek, eurodiputada austríaca de los Verdes/ALE, marca a la UE la hoja de ruta contra la homofobia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género

Diez de los 24 europarlamentarios del PP votaron a su favor, cuatro lo rechazaron, entre ellos Mayor Oreja y Vidal-Quadras, dos se abstuvieron y los otros ocho no votaron

Organizaciones de tinte ultraderechista, como HazteOir.org, han intentado boicotear su aprobación enviando cartas a los europarlamentarios en las que les alertaban sobre el "pernicioso texto impulsado por el lobby gay"

- PUBLICIDAD -
Mayor Oreja y un líder socialista europeo se enfrentan por los datos del paro en España

Mayor Oreja, en una campaña contra el aborto.

A Mariano Rajoy se le sublevan también sus eurodiputados. Si la reforma del aborto impulsada por Gallardón ha abierto una importante brecha dentro del PP –hasta el punto de anunciar que el anteproyecto de ley, antes de nacer, va a ser modificado–, un informe para proteger los derechos fundamentales de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI) ha logrado también dividir al Grupo Popular en Estrasburgo. De los 24 diputados que lidera Jaime Mayor Oreja, diez votaron a favor, cuatro en contra, dos se abstuvieron y el resto no participó en la votación.

El informe, que lleva el nombre de la parlamentaria austríaca de los Verdes/ALE, Ulrike Lunacek, que lo ha impulsado, es “una propuesta de hoja de ruta contra la homofobia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género” y fue aprobado este martes por el pleno del Parlamento Europeo por 394 votos a favor, 176 en contra y 72 abstenciones.

La derecha ultraconservadora europea mostró un rechazo mayoritario al texto, que llegó a la Cámara avalado por una encuesta publicada en 2013 por la Agencia de los Derechos Fundamentales en la que se señala que un 47% de las personas LGBTI han sido objeto en la UE de discriminación o acoso, y un 26% han sufrido agresiones o amenazas violentas debido a su orientación sexual o identidad de género.

La iniciativa ha originado una fuerte controversia y ha dado lugar a numerosas manifestaciones de protesta en varias ciudades europeas promovidas por grupos ultraconservadores. Pero donde ha logrado crear también una importante división ha sido en el PP que dirige Jaime Mayor Oreja, del que ya se sabe que no volverá a encabezar la candidatura de su partido en las elecciones del próximo 25 de mayo.

El histórico dirigente del PP no ha podido evitar que diez de los 24 diputados que conforman su grupo rompieran la disciplina de voto y se mostraran a favor del informe: Agustín Díaz de Mera, Rosa Estarás, Santiago Fisas, Salvador Garriga, Esther Herranz, Teresa Jiménez-Becerril, Verónica Lope, Francisco José Millán, Eva Ortiz y Pablo Zalba.

Otros cuatro votaron en contra: el propio Mayor Oreja, un hombre muy conservador, defensor a ultranza de la familia "tradicional" y contrario al aborto, Cristina Gutiérrez-Cortines, José Ignacio Salafranca y Aleix Vidal-Quadras, que acaba de abandonar el PP para integrarse en Vox. Carmen Fraga y Luis de Grandes decidieron abstenerse mientras que los ocho eurodiputados populares restantes no votaron.

Una de las diputadas que votó en contra, Cristina Gutiérrez-Cortines, explicó luego en su cuenta de Twitter que lo hizo “por error”. “Estoy a favor del informe aunque haya cosas matizables”.

Fuentes de la delegación española del Partido Popular Europeo aseguraron a eldiario.es que no habrá ningún tipo de sanción para los diputados que han roto la disciplina de voto porque allí no existe ningún reglamento interno que lo establezca, como ocurre en el Congreso o en el Senado. Además, los 24 parlamentarios españoles forman parte del Grupo del Partido Popular Europeo (265 miembros), en el que están representados los 28 Estados miembros y cada uno vota conforme a los intereses de su país. El voto es “free” (libre).

No obstante, Mayor Oreja, como jefe de la delegación española, sí marca directrices a sus diputados en las reuniones previas a los plenos, lo que no quiere decir que siempre logre la unanimidad, como ha sido en el caso del informe Lunacek.

De los otros grupos españoles también votaron a favor los eurodiputados de Aralar (Verdes/Alianza Libre Europea), Convergència Democràtica De Catalunya (ALDE), IU (Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica), Iniciativa per Catalunya Verds (Verdes/Alianza Libre Europea), PSOE (S&D), PNV (ALDE), Unió Democràtica de Catalunya (Grupo Popular Europeo) y UPyD (no integrada en ningún grupo).

El hecho de que esta iniciativa haya sido aprobada por el Parlamento Europeo ha desatado las iras de varias organizaciones españolas de tinte ultraderechista, como HazteOir.org, que ha lamentado que “el pernicioso texto impulsado por el lobby gay” haya salido adelante “para proteger falsos neoderechos que sólo responden a las opciones de vida sexual de algunos”.

“La vida sexual privada no puede marcar la política pública, ni mucho menos avalar la imposición ideológica o la censura. Seguiremos defendiendo la familia, a la infancia y nuestra libertad”, advierten los integrantes de HazteOir, que recuerdan que el informe fue rechazado por 210.000 ciudadanos de la Unión Europea que escribieron a los europarlamentarios precisamente para pedirles que lo rechazaran. Estas campañas se realizaron a través de  CitizenGO, y de la propia HazteOir.

La semana anterior a la aprobación del informe, diversas capitales europeas, entre ellas París, vivieron manifestaciones de repulsa convocados por 'La Manif pour Tous', cuyos promotores desataron también una feroz campaña en la red con el hashtag #FamilifobiaStop. Sus seguidores proclaman que el informe “mina la paz social de nuestro continente” porque en él se ataca a la familia y niega a la infancia su derecho a tener un padre y una madre”.

Los eurodiputados piden a la Comisión Europea que los Estados combatan la discriminación que sufre el colectivo de LGBTI animando a todos ellos a que trabajen juntos para lograr estrategias similares a las que ya cuentan las personas en razón a su género, por discapacidad o por pertenecer a etnias. Sobre todo se hace hincapié en la necesidad de integración en el empleo, la educación, la sanidad, el acceso a bienes y servicios, la familia, la libertad de circulación, la libertad de expresión, así como en el rechazo a la incitación al odio, el asilo o la política.

“No podemos seguir tolerando la homofobia en Europa. Tantos de nosotros, lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales, hemos vivido con miedo demasiado tiempo. Miedo a darnos la mano por la calle, miedo a que nos insultaran, miedo a que nos echaran de nuestras casas, colegios o trabajos. Mi informe deja claro que la UE debe actuar para que nosotros también podamos disfrutar de los derechos garantizados a todos los ciudadanos de la UE", dijo la parlamentaria austriaca en defensa de su informe.

Desde HazteOir advierten que, aunque se les tache de "homófobos", van a seguir dando la batalla contra “los falsos neoderechos pretendidos por el lobby homosexual que discriminan y coartan la libertad del resto en razón de su supuesta 'identidad de género', y no crean sino inseguridad e injusticia social".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha