Arrimadas endurece el reglamento de Ciudadanos y pide avales para optar a líder del partido y candidato a presidente

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, presidiendo la reunión de la Ejecutiva del partido en la sede de Madrid.

Carmen Moraga


12

La dirección de Ciudadanos ha decidido cambiar de nuevo el reglamento de primarias que regía hasta ahora para la celebración de estos procesos internos y volver a exigir avales. La medida, que se había suprimido en 2016, afectará no solo a la elección de candidatos a la presidencia del partido sino que se extiende también para optar a encabezar la lista a la "presidencia del Gobierno", una modificación que se ha vuelto a introducir sin especificar si se refiere únicamente a presidente del Gobierno de la Nación o también al de las comunidades autónomas. La aclaración es importante si se tiene en cuenta que en Andalucía se tienen que convocar primarias en breve si finalmente hay adelanto electoral, como todo apunta.

Ciudadanos decide su futuro en unas primarias que enfrentarán dos modelos: continuismo o cambio

Ciudadanos decide su futuro en unas primarias que enfrentarán dos modelos: continuismo o cambio

Según ha podido comprobar esta redacción, en el artículo 30.2 del nuevo Reglamento de primarias se dice que “la candidatura a la presidencia del Gobierno deberá venir avalada por el 4% del total de los afiliados que integra el censo electoral de la circunscripción correspondiente”. Y que “el máximo de avales será el del 8% del total de los afiliados”.

Además, el artículo 17 del mismo Reglamento determina ahora que los aspirantes a la presidencia del partido también necesitarán avales y que las listas para poder concurrir a esas elecciones "deberán contar con el aval de, al menos, el 1,5% de los afiliados con derecho al sufragio”. Dos requisitos que se había suprimido y ya no fueron aplicados en las últimas primarias para ambos cargos.

Según confirman a elDiario.es fuentes de la dirección de Ciudadanos la aprobación de estas nuevas reglas electorales se tomó en el último Consejo General que se celebró el pasado 22 de octubre. Este órgano es el máximo entre Asambleas, continúa presidiéndolo Manuel García Bofill, y sus reuniones ya no suelen hacerse públicas ni se convoca a la prensa. Tampoco se dan a conocer después los acuerdos tomados, salvo excepciones. Estas fuentes señalan que el reglamento electoral aprobado "que regula todas las elecciones internas para ofrecer las máximas garantías y derechos a los afiliados, se aprobó por amplia mayoría y no hubo ninguna enmienda".

Volver a exigir este requisito de avales ya fue barajado por la nueva dirección del partido en 2019 cuando aún lideraba el partido Albert Rivera, tras comprobar la avalancha de aspirantes que hubo a a encabezar algunas de las listas, entre ellas la del Parlamento Europeo. Entonces hubo 236 afiliados que quisieron competir con Luis Garicano, pese a saber de antemano que no iban a lograr derrotarlo. Aunque algunos no reunían todos los requisitos exigidos y fueron rechazados por el órgano competente, esto conllevaba tener que ofrecerles a todos los demás posibilidad de presentarse en ruedas de prensa en la sede y dilatar el proceso de votación y recuento. A raíz de este episodio se dejó la puerta abierta a "acordar la necesidad de presentar esos avales que no deberían ser inferiores al 5% ni superior al 10%".

Andalucía y Marín en el punto de mira

Se da la circunstancia de que en Andalucía, Ciudadanos tiene que convocar este proceso interno en breve ante la posibilidad cada vez más cercana de que haya adelanto electoral después de que el Gobierno de coalición, del que Juan Marín es vicepresidente, no haya logrado sacar adelante los presupuestos regionales. Y es importante saber si en este caso afectarán o no estos cambios, algo que siguen sin concretar las fuentes consultadas. De momento, al líder autonómico andaluz ya le ha surgido una rival: Carmen Almagro, militante sevillana perteneciente a la corriente crítica Renovadores Cs que fue a su vez elegida por los integrantes de esta plataforma en un proceso de primarias. Almagro solo se ha postulado pero su precandidatura no será firme hasta que no se abra el proceso oficialmente. La que parece que no va a optar a la plaza es la consejera Rocío Ruiz, después de comprobar que Inés Arrimadas está dando todo su apoyo a Marín.

Precisamente, el portavoz de la corriente crítica Renovadores Cs, Antonio Espinosa, ha criticado en su cuenta de Twitter estos cambios destacando que solo los municipios con 350 afiliados como mínimo pueden tener derecho a primarias. “Por tanto tan solo en 1% de los municipios podrán convocar esos procesos internos”. “El Comité Permanente [núcleo duro del partido que dirige Inés Arrimadas] será el que designe a dedo a todos nuestros representantes”. “En Ciudadanos cada vez son mayores las trabas, los impedimentos y las dificultades para participar y ejercer la democracia interna. Cada vez son más las designaciones a dedo”, ha lamentado Espinosa.

Otro dato que se desconoce y que seguramente volverá a convertirse en un nuevo caballo de batalla interno, es cuál es el número real de afiliados que tiene ahora el partido y cuántos figuran en el censo con derecho a voto. Hasta ahora la entrega de ese censo ha sido denegado a los aspirantes a las primarias, lo que ha llevado a los críticos a acusar a la cúpula del partido de "falta de democracia interna" y de "opacidad" en estos procesos electorales.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats