Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Feijóo evita el enfrentamiento con Abascal tras la ruptura parcial de PP y Vox
Begoña Gómez vuelve a declarar entre dudas sobre su trabajo en la Complutense
OPINIÓN | 'Aquellos, los que les enterraron en vida', por Esther Palomera

Casado reconoce en Bruselas que la UE ya hace lo que él reclama en su ofensiva por los fondos: fiscalizar las ayudas y las reformas

El presidente del PP, Pablo Casado, con el presidente de los populares europeos en la Eurocámara, Manfred Weber.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

11

“Yo estoy a favor de los fondos europeos”, dice Pablo Casado. “Los tenemos gracias a tres mujeres del PP europeo, [Angela] Merkel, [Ursula] Von der Leyen y [Christine] Lagarde”, ha afirmado el presidente del Partido Popular, sin mencionar que los fondos sólo pudieron aprobarse por unanimidad de los 27 miembros del Consejo Europeo, es decir, de los jefes de Gobierno como Merkel, efectivamente, pero también Emmanuel Macron, Pedro Sánchez o Giuseppe Conte –en aquel entonces–. Jefes de Gobierno entre las que no se encuentran ni la presidenta de la Comisión Europea y la del Banco Central Europeo.

Pero, eso sí, lo que sí hace la Comisión Europea, es aprobar los planes de recuperación, como el español, entregado en abril pasado con nota. Y, después, la ejecución de las metas y reformas, el Ejecutivo comunitario entrega el dinero. No antes. En el caso español, ha sido el primer en recibir el primer tramo a cambio de reformas e inversiones completadas, 10.000 millones a finales de diciembre, además de los 9.000 entregados en verano en concepto de prefinanciación.

El PP, eso sí, lleva semanas sembrando dudas y sospechas sobre la adjudicación, transparencia y ejecución de unos fondos que, como recuerda la Comisión Europea siempre que le pregunta algún eurodiputado del PP, el dinero sólo se entrega después de comprobar que se han realizado las inversiones y reformas comprometidas, pactadas y aprobadas.

¿Entonces? ¿Qué persigue el PP con su campaña? El presidente del partido, Pablo Casado, ha reconocido este lunes en el Parlamento Europeo, en Bruselas, después de reunirse con la presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola, que lo que está pidiendo insistentemente en su ofensiva contra el Gobierno por los fondos europeos es algo que ya, de hecho, hacen las instituciones europeas porque entra en sus competencias y obligaciones. ¿Con qué estaría usted satisfecho? “Lo que ya están haciendo”, ha contestado Casado: “El Parlamento Europeo fiscaliza a donde van las ayudas y la Comisión Europea va a hacer lo mismo con las ayudas y con las reformas”.

¿Y cuál es el motivo de la ofensiva, en consecuencia? “No es algo que solo dice el PP, sino la mayoría de las fuerzas de la oposición. Para eso está la oposición. Y Europa, por su parte, está para evaluar como se ha hecho en cada revisión semestral. Una cosa es que España prometa una reforma de las pensiones. Cuando veamos que va en contra de la sostenibilidad, veremos qué dice la Comisión Europea. Y una cosa es que España haya propuesto una reforma laboral, y otra cosa es que veamos que, como dicen agricultores, ganaderos, industria del motor y las pymes, no va hacia una mayor flexibilidad y unidad de mercado, sino hacia más rigidez y dar prevalencia a los convenios sectoriales y regionales. Eso es algo que se va a ver una vez que se implementen. Y por eso nosotros tenemos un tono propositivo e institucional”.

Pero, ¿alguien de alguna institución europea comparte sus críticas? “Dentro de las reuniones del PP europeo, prácticamente todos los partidos que estamos en la oposición compartimos las mismas críticas”, responde Casado reconociendo que no se ha encontrado empatía más que en sus compañeros de filas que no gobiernan: “En Malta se acaba de anunciar que se va a dar un cheque de 100 euros a cada maltés y por supuesto que el Partido Popular de Malta se está quejando. Por supuesto que se está quejando la CDU. Y por supuesto que se están quejando, por ejemplo, en Bulgaria”.

Etiquetas
stats