eldiario.es

9

El gurú informático de la Púnica evita por cuarta vez declarar sobre los encargos de López Madrid contra la doctora Pinto

El sumario de Púnica revela que el empresario imputado por acoso envió en un mensaje con la dirección exacta de la mujer a Alejandro de Pedro

La Policía no encuentra a De Pedro para la cuarta citación después de que pidiera declarar por videoconferencia porque no tiene dinero para viajar desde Valencia 

"Estoy hablando con los hackers de la Policía. Destruir el móvil por completo es lo más seguro", le dice a Alejandro de Pedro a Javier López Madrid

De Pedro: "Una cosa es firmar las cuentas y otra que me las tenga que leer"

Alejandro de Pedro en su comparecencia ante la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid en 2016 EFE

El experto informático Alejandro de Pedro, imputado por varios delitos en el caso Púnica, no ha declarado este martes, como estaba previsto, en una de las dos causas abiertas en sendos juzgados de Madrid por las denuncias cruzadas entre el empresario Javier López Madrid y la doctora Elisa Pinto. La defensa de la mujer lleva un año y medio intentando que De Pedro explique el contenido de unos mensajes que aparecen en el sumario de Púnica de los que se deduce que prestaba ayuda o había sido contratado por López Madrid durante el presunto acoso al que habría sometido a la doctora.

De Pedro no acudió a su primera citación, fijada para el 5 de marzo de 2018. El juzgado volvió a citarlo para dos semanas después, el día 19. Tampoco se presentó. Entonces alegó que no tenía dinero para pagarse el autobús a Madrid desde Valencia, donde ha declarado tener su residencia. Sin embargo, el 1 de junio siguiente, De Pedro declaró en el Tribunal Supremo en la pieza que investigaba a la senadora del PP Pilar Barreiro.

La jueza del caso Pinto fijó para el 18 de marzo de 2019 la siguiente declaración con el cierre que había decidido de la instrucción entre la anterior citación y ésta . El resultado fue igualmente infructuoso. En esta última citación, de este 25 de junio de 2019, la Policía no ha logrado localizar a De Pedro en la residencia ni el teléfono que había facilitado al juzgado, han informado a eldiario.es fuentes jurídicas.

Según aparece reflejado en el sumario de Púnica, De Pedro y Javier López Madrid mantuvieron una conversación a través del sistema de mensajería WhatsApp el 27 de noviembre de 2013. En un momento dado, cambian de tema y el entonces consejero delegado del Grupo Villar Mir afirma: "Ya tengo la dirección". De Pedro le contesta: "Estoy hablando con los hackers que llevan temas de la policía. Destruir el móvil completo es lo más seguro". Es entonces cuando Javier López Madrid envía a De Pedro la calle, el número, el piso y la puerta donde vive la doctora junto a su familia en el distrito de Chamartín.

Alejandro de Pedro estaba citado este miércoles en el Juzgado de Instrucción número 26 de Madrid. En esta causa está imputada la doctora Elisa Pinto como consecuencia de una denuncia por acoso que interpuso Javier López Madrid después de que ella hubiera denunciado al empresario por el mismo motivo. Como consecuencia de ello, López Madrid está imputado en el Juzgado de Instrucción número 39 en una causa en la que también se investiga al comisario José Manuel Villarejo como presunto autor de una agresión con arma blanca a la doctora por orden de López Madrid. Desde dónde se realizaron las llamadas y enviaron los mensajes de acoso y qué terminales y tarjetas se utilizaron para ello puede resultar determinantes para determinar quién acosó a quién.

Entran en escena Granados y el comisario Villarejo

La figura que une a Javier López Madrid y Alejandro de Pedro es Francisco Granados, el principal investigado en la Operación Púnica, la trama de corrupción en torno al PP de Madrid y de presunta financiación irregular del partido. Granados fue la persona que presentó al comisario José Manuel Villarejo a Javier López Madrid y que también habría puesto en contacto a empresario e informático. Alejandro de Pedro está considerado una suerte de conseguidor en la trama Púnica y responde por haber creado los periódicos digitales zombis que posicionaban informaciones positivas de cargos públicos de la Comunidad de Madrid con coste a los fondos públicos.

En el marco de esa investigación, la Audiencia Nacional autorizó la intervención telefónica del teléfono de Alejandro de Pedro. Por este motivo están incorporadas a la causa los mensajes que se intercambiaba con López Madrid y que la defensa de Pinto considera relevantes para el presunto caso de acoso.

Por otra parte, Javier López Madrid intentó vaciar sus terminales telefónicos antes de entregarlos en el juzgado número 26 de Madrid, el que intenta sin éxito recabar la versión de De Pedro. A pesar de que habían sido borrados 1.603 contactos, la Guardia Civil logró recuperar una parte de los mensajes. Del análisis del material recuperado, la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado elaboró un informe para la jueza Concepción Jerez en el que ponía de manifiesto las "estrechas relaciones" que López Madrid mantenía con seis comisarios de la Policía, con los que contactó en momentos clave del caso de presunto acoso a la mujer.

Uno de los teléfonos que aparecía en el terminal de López Madrid es el del comisario José Manuel Villarejo Pérez. Villarejo ha asegurado en el juzgado que un amigo común le presentó a López Madrid y que él se limitó a recomendarle que denunciara las supuestas amenazas que recibía. 

A la referencia anterior a los hackers de la Policía y su consejo de destruir el terminal de López Madrid hay otra posterior de Alejandro de Pedro, también en el sumario de la Operación Púnica. "Hoy he estado donde los pinchadiscos de los pincha teléfonos de la policía…", escribe De Pedro a Granados el 27 de septiembre de 2014, un mes antes de que ambos fueran detenidos por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Alejandro de Pedro está imputado por siete delitos en el caso Púnica, entre ellos, pertenencia a una organización criminal.

Un informe elaborado por la Policía a finales de 2015 concluía que la responsable del acoso era la doctora Pinto. Uno de los indicios que utilizaba era la declaración de un ciudadano indio que había reconocido una fotografía en sede policial de la mujer como la clienta que acudía a locutorio en el que trabajaba y desde el que se compraron tarjetas prepago utilizadas en los mensajes de acoso.

El testigo fue citado entonces a declarar en los juzgados que investigan a Pinto y López Madrid. En ambos se desdijo. Ante ambas juezas aseguró que recordaba a una mujer de aspecto dominicano con el pelo negro y que no identificaba a la doctora. La Policía había mostrado al testigo una fotocopia en blanco y negro. El sumario del caso Púnica refleja que el 4 de abril de 2014, Alejandro de Pedro escribe a López Madrid: "Javier, buenas tardes, nos vemos mañana? Tengo q contarte el tema de los locutorios acuérdate".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha