El PSOE oculta el sueldo del exministro Jordi Sevilla como asesor de Pedro Sánchez

Pedro Sánchez y Jordi Sevilla conversan tras el primer encuentro del comité de expertos / Foto: Inma Mesa

"El PSOE es el partido más transparente de España". Con esa afirmación presumían los socialistas del portal en el que recogieron algunos datos como las declaraciones de bienes de los candidatos y miembros de la dirección. Pero hay detalles que Ferraz quiere mantener en la opacidad. Es el caso del sueldo que Pedro Sánchez ha acordado pagar al exministro Jordi Sevilla, que será su principal asesor económico en la elaboración del programa electoral. Ferraz se niega a informar sobre cuánto ganará su fichaje estrella.

El candidato del PSOE a la Moncloa se ha rodeado de un equipo de expertos que le ayudarán a confeccionar el programa con el que se presentará a las generales. Fuentes de Ferraz aseguraron a finales de junio que este grupo de 'sabios' no cobraría por ese trabajo ya que realizarían ese asesoramiento de manera altruista y por afinidad con el partido.

Es así en todos los casos excepto en el del exministro Jordi Sevilla. En una entrevista en El Periódico de Catalunya, Sevilla admitió que cobra de Ferraz, donde ha trasladado su despacho desde que cerró el acuerdo con el secretario general. Lo que no quiso desvelar el exministro fue el importe pactado: "No se lo voy a decir. Pero bastante menos que el mes pasado", respondió Sevilla en alusión a su trabajo en la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC).

Ferraz ha confirmado que Sevilla percibe una remuneración porque ha tenido que renunciar a ese empleo por ser "incompatible" con la labor de asesoría que va a desempeñar en el partido. "Es el único full-time -explican fuentes socialistas-. Los demás siguen manteniendo sus respectivos trabajos".

Sin embargo, los servicios de prensa del PSOE se han negado a revelar cuánto ganará por ese asesoramiento. Pedro Sánchez tampoco ha querido responder sobre el sueldo que el partido -financiado en torno al 70% con dinero público- ha asignado a Sevilla: "Siempre obedezco a mis servicios de prensa", ha contestado el líder del PSOE interrogado sobre los motivos por los que no se facilita esa información.

Sevilla ha abandonado su puesto en la consultora PwC, que le fichó en 2009 para realizar asesoramiento de Administraciones Públicas para todas las divisiones de la compañía. Sevilla fue ministro de Administraciones Públicas el el primer mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Al ser sustituido por Elena Salgado, el dirigente valenciano pasó a sentarse en su escaño del Congreso.

La renuncia a su acta parlamentaria se produjo apenas dos meses después de que venciera el plazo de incompatibilidad que marca la ley para desarrollar actividades en la empresa privada en el mismo mismo sector en el que ha ostentado responsabilidades. En el caso de Sevilla, dos años después de abandonar la cartera de Administraciones Públicas PwC le contrató como asesor en ese mismo sector. Sevilla defiende el paso de la política a la actividad privada.

A su llegada a la secretaría general del PSOE, Sánchez opinó todo lo contrario y se comprometió a "cerrar" las conocidas como 'puertas giratorias'. Esa postura le costó el distanciamiento de Felipe González, consejero en Gas Natural.

No obstante, el líder socialista no cumplió ese objetivo cuando tuvo la oportunidad: con la elaboración del código ético que es de obligado cumplimiento para los dirigentes del PSOE. Ese texto no acaba con las puertas giratorias. Se limita a obligar a los expresidentes a renunciar al dinero que perciben del Estado en el caso de que tengan otra actividad profesional retribuida.

Fuentes de la dirección expresaron en el momento de la aprobación de ese documento que el cierre total de las puertas giratorias es un "compromiso" de Sánchez para cuando llegue a la Moncloa, es decir, que quedaría en sus manos impedir a los que serían sus ministros que se marchen a la empresa privada cuando termine su mandato.

Etiquetas
Publicado el
6 de julio de 2015 - 21:10 h

Descubre nuestras apps

stats