Sánchez propone un "gran diálogo nacional" para decidir "la España de dentro de 30 años"

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. EFE/Mariscal

Pedro Sánchez propone un "gran diálogo nacional" para definir la España de 2050. "España iniciará un gran diálogo nacional, un proceso de abajo a arriba que va a durar varios meses abierto a instituciones públicas y privadas y los ciudadanos", ha afirmado en la presentación del documento España 2050 que ha elaborado la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia a Largo Plazo de Moncloa con la colaboración de un centenar de expertos. La intención del presidente es que ese documento sea un punto de partida que se enriquezca con la participación de comunidades, ayuntamientos, sociedad civil, ONG, empresas, partidos etc., aunque no ha definido en qué consistirá más allá de poner como ejemplo "mesas redondas" o "reuniones bilaterales" en los "19 territorios", es decir, las comunidades y ciudades autónomas.

El Gobierno aspira a convertir la FP y la Universidad en el eje de la formación continua de los trabajadores en 2050

El Gobierno aspira a convertir la FP y la Universidad en el eje de la formación continua de los trabajadores en 2050

"Este es un proyecto de Estado, todo el país debe formar parte de él. Mi compromiso es garantizar un debate plural", ha expresado Sánchez en un acto en el auditorio del Museo Reina Sofía al que han asistido representantes de un centenera de instituciones, entre ellos empresas del Ibex. "Habrá quienes lo consideren una aspiración imposible en un tiempo tan polarizado. No es cierto", ha dicho Sánchez, que cree que el "debate académico" que ha permitido la elaboración de ese documento en el que pretende sentar las bases de la España del futuro demuestra que está alejado "de la crispación". "Sentémonos a dialogar, a conversar, decidamos qué España queremos ser dentro de 30 años", ha señalado. Muchas de las medidas que se plantean dependerían de las comunidades, por lo que Sánchez ha señalado que los "Gobiernos autonómicos tendrán un papel fundamental y decisivo".

Moncloa ha presentado el documento España 2050 en un momento en el que el PP se aferra a un cambio de ciclo al que también temen en las filas socialistas tras las elecciones madrileñas en las que quedó claro el rearme de la derecha en torno al partido de Pablo Casado. Sin embargo, el mensaje que envía el Gobierno es que la legislatura acaba de empezar y que quedan 31 meses para que acabe.

Fuentes gubernamentales han explicado que "se cursará una invitación" a los partidos políticos, entre ellos el PP, para invitarles a mantener reuniones como con el resto de entidades sociales para incluir propuestas. No obstante, no está previsto que se someta a ningún tipo de aprobación parlamentaria. La idea que manejar Moncloa es que comiencen pronto los encuentros con las 100 entidades que ya han mostrado interés hasta el mes de diciembre. "El país igual no está en eso ahora, pero habrá que arrastrarlo", aseguran esas fuentes sobre las reticencias que prevén del resto de partidos.

El documento de casi 700 páginas recoge la situación de España en este momento y plantea los objetivos que debe marcarse para 2050. En total son 50 objetivos articulados en torno a nueve nueve desafíos, según ha resumido Sánchez en su intervención. Mejorar la productividad, conquistar la vanguardia educativa, mejorar la formación de la sociedad, avanzar en la desaparición del carbono, preparar el estado de bienestar para una sociedad más longeva, resolver deficiencias del mercado de trabajo y reducir la pobreza y la desigualdad, así como reactivar el ascensor y ampliar las bases del bienestar futuro son los ejes que ha citado Sánchez. "Nada más y nada menos", ha expresado.

"Nuestro tejido productivo es frágil, poco sofisticado en algunos ámbitos", ha señalado el presidente, que ha asegurado que el documento no pretende caer en la "autocomplacencia". Por eso ha admitido que el nivel formativo es inferior a países lideres europeos, la juventud tiene difícil acceder a trabajo estable y vivienda, entre otros. "Son problemas serios, graves, a los que tenemos que dar una respuesta decidida", ha agregado Sánchez, para quien no se debe "caer en el pesimismo pero sí actuar con "rigor".

El trabajo parte de unas estimaciones de cómo estará la sociedad en 2050 y trata de plantear medidas -unas 200- para mejorar las perspectivas de España. Sánchez ha dicho que "el desafío educativo es el más importante de todos" dado que es "la clave de bóveda de todos los demás". "Para converger con los países europeos lideres en educación España deberá hacer dos cosas: mejorar el nivel de aprendizaje con aumento de 20 puntos en Pisa y aumentar la población que recibe eso en 23 puntos porcentuales", ha explicado. También ha dicho que por razones demográficas de aquí a 2050 tendrá casi un millón de estudiantes menos y que eso "puede ser una enorme oportunidad" para "duplicar" el gasto "hasta llegar al que tiene Dinamarca". 

En la presentación, ha intervenido también el director de la Oficina de Prospectiva y Estrategia a Largo Plazo, Diego Rubio, que ha defendido que el documento es "apartidista". "No es una bomba de humo", ha expresado Rubio, que ha apostado por "poner de moda el optimismo".

Etiquetas
Publicado el
20 de mayo de 2021 - 13:00 h

Descubre nuestras apps