Sánchez: "PSOE y Unidas Podemos somos conscientes de que los presupuestos no pueden ser excluyentes"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la conferencia. EFE/ Mariscal

Pedro Sánchez da por zanjado el conflicto que ha atravesado el Gobierno de coalición en los últimos días a raíz de la inminente negociación de los Presupuestos Generales del Estado de 2021. El presidente aparcó las divergencias con Pablo Iglesias en una reunión este lunes en Moncloa en la que acordaron que el borrador de los presupuestos será consensuado por las dos facciones del Ejecutivo y que el socio minoritario estará involucrado en las conversaciones con el resto de grupos políticos. Así se aplaca el malestar que tenía Unidas Podemos por el intento de Inés Arrimadas de dejar a un lado a los de Iglesias en las negociaciones y que había provocado una amenaza de ruptura por parte de la formación de Iglesias, que aseguró este viernes ser "incompatible" con Ciudadanos.

VÍDEO | Sánchez: "Somos conscientes de que los presupuestos no pueden ser excluyentes"

"No ha habido veto", ha asegurado el presidente en una entrevista en la Cadena SER este martes en la que ha asegurado que tanto el PSOE como Unidas Podemos son "conscientes de que los presupuestos tienen que ser progresistas y no pueden ser excluyentes", es decir, que Iglesias asume que se hablará con todos los grupos políticos, incluidos PP y Ciudadanos, aunque es el partido de Arrimadas en la que el PSOE tiene depositadas sus esperanzas para sacar adelante el proyecto que es imprescindible para la perdurabilidad de la legislatura. Al mismo tiempo, Iglesias se asegura estar involucrado en la negociación de las cuentas públicas con el resto de actores políticos. "Todos los interlocutores tienen que reconocer que este es un Gobierno de coalición", ha sentenciado Sánchez.

Tras la discrepancia que verbailizaron los dirigentes de Podemos y que motivó un encuentro entre Sánchez e Iglesias para zanjar el problema, la ministra de Hacienda María Jesús Montero, se sentará ya este martes con el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, para iniciar los trabajos de preparación de los presupuestos, según ha informado Moncloa en un comunicado a primera hora de este martes.

Sánchez ha enfatizado la necesidad de actualizar las cuentas públicas, que están prorrogadas desde 2018 para tener capacidad de "absorber" y "vehicular" los fondos que llegarán de la Unión Europea para reactivar la economía tras la pandemia de la COVID-19, tal y como acordaron los ventisiete en julio. "Arrastramos unos presupuestos de 2018 que nada tenían que ver con emergencia económica y social, que fueron aprobados por partido conservador y que no recogen elementos para hacer frente a emergencias sociales ni para vehicular los fondos que van a venir de Europa", ha explicado el presidente, que ha asegurado que "es urgente" sacar adelante un nuevo proyecto presupuestario.

El presidente abordará la negociación de las cuentas con los líderes políticos en los encuentros que va a mantener durante el miércoles y el jueves. Aunque se lo trasladará a Pablo Casado, en el Gobierno son conscientes de que el PP no está dispuesto a allanar ese camino. Sánchez se ha defendido de la crítica del líder de la oposición, que le acusa de no haberle mantenido informado durante la pandemia. "Yo estoy dispuesto a enmendarme, ser una persona que reconozca errores; pero dos no bailan si uno no quiere", ha expresado Sánchez, que ha recordado que la coalición está viviendo la misma "oposición despiadada" que tuvieron enfrente José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González.

La esperanza para los socialistas para los presupuestos está en Arrimadas, que se ha mostrado dispuesta a secundar las cuentas públicas. No obstante, la preferencia de Unidas Podemos es apostar por la mayoría parlamentaria de la investidura. También era esa la intención del PSOE, pero ahora admiten los socialistas que la vía de ERC es casi imposible.

"Va a ser el acuerdo de Gobierno la propuesta que se materialice en ese borrador, pero tendremos que hablar con socios estratégicos para la estabilidad del Gobierno, como el PNV y otros muchos partidos del arco parlamentario", ha dicho el presidente. Preguntado por si ya no confía en ERC, Sánchez no ha querido descartar esa vía que no ha mencionado al hablar de esas alianzas en las que sí ha señalado a los nacionalistas vascos. "En muchas ocasiones escucho si no queremos dialogar, ahí estamos dispuestos a reunirnos en septiembre, cuando quiera el Govern", ha afirmado sobre el diálogo con la Generalitat, que es una exigencia de los republicanos catalanes, pero que ha congelado el president Quim Torra.

Sánchez no ha querido entrar en otra de las principales discrepancias entre PSOE y Unidas Podemos: la monarquía. "Es evidente que PSOE y Unidas Podemos tenemos una cultura política distinta", ha dicho sobre el debate sobre el modelo del Estado que plantean los de Iglesias y que él descarta: "Defendemos el pacto constitucional y no se trocea". Sobre el abandono de España por parte de Juan Carlos I, el presidente no ha querido pronunciarse más allá de destacar la "labor que esta haciendo la Casa Real y el esfuerzo que ha hecho por separarse de estas supuestas prácticas no ejemplares". Preguntado por si trató de evitar que el rey emérito acabara en Abu Dhabi, ha apelado a la "confidencialidad" de sus despachos con Felipe VI, aunque ha reconocido que "no fueron los términos de la conversación".

Sobre la evolución de la pandemia en España, Sánchez ha puesto en valor la gestión que está haciendo el Gobierno central poniendo a disposición de las comunidades recursos materiales -como los rastreadores militares-, digitales -como la aplicación Radar Covid-, legales -el ofrecimiento de un estado de alarma territorializado- y económicos -el fondo no reembolsable de 16.000 millones-. No obstante, ha reconocido su preocupación por la situación epidemiológica en la Comunidad de Madrid, que es la que tiene peores datos. "Las capacidades estratégicas tienen que mejorar", ha advertido al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

VÍDEO | Sánchez: "Los niveles de rastreo de algunas Comunidades tienen que mejorar"

Además, ha defendido a Fernando Simón de la crítica de la presidenta regional, que le acusó de "ensañamiento" por destacar que la Comunidad de Madrid es la que tiene más contagios y mostrar su inquietud. "Si Simón trasladó ese mensaje desde Sanidad, yo creo que lo que estamos trasladando es que nos preocupa estado de salud pública y la evolución de la epidemia en Madrid", ha dicho Sánchez que ha vuelto a apelar a la necesidad de aparcar la "lucha partidista" y "robustecer las instituciones públicas": "No hay virus de izquierdas o de derechas, hay un enemigo que es el virus".

También se ha defendido de las acusaciones de inacción en la gestión algunas cuestiones como a vuelta al colegio, que ha asegurado que será segura. "El riesgo en la epidemia no es cero, pero hay un riesgo que sí tenemos que evitar que es el riesgo a la exclusión social por no volver al colegio", ha dicho Sánchez, que ha asegurado que con la guía de recomendaciones que aprobaron el jueves pasado Educación y las comunidades autónomas "los padres y madres y la comunidad educativa pueden estar seguros de que sus hijos y los trabajadores van a estar mucho más seguros en los centros educativos que en otras partes". 

Sobre las medidas de conciliación para los progenitores que tengan que cuidar a sus hijos en caso de que tengan que hacer cuarentena, Sánchez ha asegurado que "existe una baja por incapacidad que está reglada en la Seguridad Social y los padres y madres que tengan esta eventualidad se podrán acoger a ello".

Casado irá a Moncloa "a escuchar" pero no negociará los Presupuestos si no rompe con Podemos

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha asegurado en una entrevista en Antena 3 que acudirá a la reunión de este miércoles con el presidente del Gobierno con voluntad de "escuchar", pero ha insistido en que no negociará los Presupuestos si no rompe con Podemos. Este lunes José Luis Martínez Almeida incidió en esta idea en su debut como nuevo portavoz del PP nacional y criticó que Sánchez quiera un 'sí' de la oposición a un "cheque en blanco, porque todavía no ha presentado las cuentas. "Con los socios de Sánchez no podemos pactar unos presupuestos; Sánchez tendrá que elegir", rechazó.

"A mí no me presiona nadie", ha espetado Casado esta mañana. "Lo que faltó ayer [en el acto con empresarios] fueron recetas y propuestas. Una hora de autombombo y propaganda para no decir nada", ha reprochado el líder del PP.

Etiquetas
Publicado el
1 de septiembre de 2020 - 09:59 h

Descubre nuestras apps

stats