eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA | Javier Izquierdo (PSOE)

"Tenemos que seguir en una línea de coherencia y huir del oportunismo electoralista como el de Ciudadanos"

El encargado de la escuela que el PSOE organiza los próximos días celebra la participación de cientos de personas y resta importancia a las ausencias de Rubalcaba, Felipe González y la no confirmación de Susana Díaz

"El PSOE está capacitado para aguantar muchos embates. Esto son cosquillas", dice sobre las bajas en el acto en el que Pedro Sánchez quería mostrar unidad

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El secretario de Formación del PSOE, Javier Izquierdo.

El secretario de Formación del PSOE, Javier Izquierdo. INMA MESA (PSOE)

Javier Izquierdo (Mieres, 1970) se incorporó a la Ejecutiva de Pedro Sánchez tras su victoria en las primarias frente a Susana Díaz como responsable de Formación. Pone en valor el trabajo que ha desempeñado en "un tiempo récord de tres meses" para organizar la escuela de buen gobierno con la que el secretario general del PSOE quería visualizar "la unidad recompuesta" en el partido. Resta importancia a las bajas de Felipe González,  Alfredo Pérez Rubalcaba, Javier Fernández o la incógnita de Susana Díaz. "Va a tener el suficiente caché para lo que pretendíamos desde un primer momento", dice sobre las jornadas en las que quiere que los cargos públicos socialistas –actuales y futuros– salgan con herramientas necesarias para gobernar. Para ese objetivo ve relevante, además, que la mitad de los ponentes que participen en la escuela sean externos: "V a a haber debate, contraste de ideas y, por tanto, crítica y autocrítica", pronostica.

¿Cuál es el objetivo de la escuela de buen gobierno que han preparado para este fin de semana?

El objetivo es triple. Por un lado la formación de nuestros cargos públicos, los de ahora y los que van a ser después de las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas. En segundo lugar, demostrar nuestra acción de gobierno. Por citar algunos ejemplos aunque habría infinidad de ellos: ahora que se habla de la brecha salarial, vemos al alcalde de Valladolid planteando que en los pliegos de contratación pública no se contrate con ninguna empresa que no acredite que no hay brecha o vemos un Gobierno autonómico como el de Ximo Puig que frente a lo que hace el PP rescata un hospital privatizado... El tercer objetivo es el de recibir, escuchar, a la sociedad civil, a los que saben de muchas cuestiones y nos ayudan a construir proyecto y a mejorar nuestra acción de gobierno. Casi la mitad de los ponentes son gente de fuera del PSOE y esto demuestra que estamos dispuestos a escuchar y, en segundo lugar, que hay mucha gente dispuesta a contar cosas al PSOE y es un buen síntoma.

Pone en valor que más de la mitad de los ponentes son externos, pero los asistentes son militantes. ¿Le cuesta al PSOE abrirse a la sociedad y llegar a los ciudadanos?

En torno a un 12% de asistentes a la escuela son de fuera del partido. Es un dato interesante. Hay parte de la sociedad que considera que le podemos ofrecer cosas y me resulta tremendamente agradable y es una opción muy interesante para tratar de concitar en torno al PSOE esa opción de cambio que necesita este país y que compartimos con mucha gente progresista. Lo que tenemos que tratar de hacer los socialistas es convertirnos en esa alternativa y aglutinar a los que comparten el objetivo que no es otro que despojar a la derecha del Gobierno de España. 

El programa de la escuela no está articulado en bloque tradicionales, como sanidad o pensiones, sino que la temática es distinta.

Hemos querido innovar. Tenemos cinco masterclass, 16 talleres, dos diálogos muy interesantes –uno de ellos sobre cine y política y otro sobre refugiados y movimientos migratorios– y hay una combinación de temas. Hay un taller sobre estado de bienestar en el que se va a hablar de educación o sanidad y hay temas que no están y que podrían estar perfectamente, pero hemos querido combinar con temas que son novedosos y que no entraban tan directamente en lo que es la formación. Por ejemplo, hay uno sobre elecciones y emociones que va a generar un debate muy vivo sobre cómo los partidos queremos relacionarnos con los ciudadanos porque la gente en buena medida decide por los sentimientos incluso antes que por las ideas. 

¿Habrá algo de autocrítica o cree que el PSOE va por el buen camino?

Estoy convencido de que en un foro en el que va a participar la mitad de gente de fuera del partido va a haber debate, contraste de ideas y, por tanto, crítica y autocrítica. No creo que haya muchas organizaciones que hayan hecho ejercicios de tanta autocrítica incluso de cara a la opinión pública. En la propia conferencia política de 2013 ya había un reconocimiento de cosas que se habían hecho en la última etapa de Gobierno que probablemente no se habían explicado bien o no se habían reflexionado lo suficiente y el PSOE en esto de la autocrítica es vanguardia también.

¿Por qué  Ciudadanos crece en las encuestas y el PSOE no saca rédito de la caída de Unidos Podemos y del PP?

Las encuestas tienen muchas variables. En términos generales y probablemente viendo la secuencia de las que hay sí que hay una tendencia del PSOE a recuperar voto y apoyo. Tenemos una situación de cierta mejoría, pero estamos en un contexto muy volátil y las cosas las vamos a conocer cuando la gente vote y nuestra visión tiene que ser seguir haciendo como hasta ahora: nadie ha sido capaz de colocar temas en la agenda política como el PSOE en estos últimos meses. Nadie hablaba de pensiones hasta que el PSOE anunció sus asambleas abiertas, ningún partido estaba hablando de brecha salarial... Los socialistas hemos puestos esos dos temas en la agenda. Eso también nos va a hacer mejorar nuestras expectativas. 

Aún así la tendencia no es tan al alza como la de Ciudadanos y la socialdemocracia en Europa está en horas bajas, ¿cuál es el diagnóstico?

Tenemos que seguir en una línea de coherencia, de lanzar nuestras propuestas, nuestros mensajes, ser plenamente coherentes y huir del oportunismo electoralista en el que están cayendo otras formaciones políticas. El paripé que hemos visto hacer a Albert Rivera estos días en relación con que la huelga era anticapitalista y, segundo, autoproclamarse el líder del feminismo transversal pone a las claras que Albert Rivera y su partido es un remedo de lo que ha sido siempre el PP, el mero oportunismo electoral. La coherencia da en el medio y largo plazo mejores resultados que la volatilidad y el cambio de opinión en función de dónde sople el viento. 

¿Cree que han sabido explicar o que se ha percibido como coherente la posición de Pedro Sánchez del "no es no" a Rajoy a ver la foto pactando con él el 155?

Son cosas claramente diferentes. Uno es una posición contraria a la investidura de Rajoy y, una vez que esa investidura se ha llevado a cabo, es evidente que hay asuntos y más cuando hablamos de la unidad de España en los que obviamente el PSOE tiene que estar. No hay ninguna contradicción en rechazar una investidura de Rajoy con que eso después, una vez que ya es presidente, en temas cruciales haya que llegar a algún tipo de acuerdo. Ojalá fuéramos capaces de encauzar, por ejemplo, en la comisión del Congreso la reforma constitucional, que tendría que tener el acuerdo con el PP y otras fuerzas y no sería contradictorio con esa posición que significaba el rechazo a la investidura de Rajoy. 

El eje de la campaña de primarias de Pedro Sánchez fue echar a Rajoy y ahora el eje no es tanto echarlo como que se vaya...

El discurso de las primarias se fundamentaba en una posición política en torno a lo que fue una investidura y en un modelo distinto del partido en el que el tema crucial que desencadenó el 1 de octubre y los meses siguientes fue cómo decidía el partido si se abstenía o no se abstenía y ahí había dos modelos distintos: el de quienes defendían un poder más de Comité Federal y otros que defendíamos que en cuestiones más estratégicas debía ser la militancia quien decidiera. 

¿Se ha conformado el PSOE con que Mariano Rajoy esté en Moncloa?

Lo que tenemos en este momento es un Gobierno que tiene toda la legitimidad en la medida en al que ha contado con el respaldo de la Cámara para ser investido y lo que le toca al PSOE es hacer propuestas para mejorar esta inútil acción de gobierno que está llevando a cabo el PP, que está completamente paralizado, que no es capaz de sacar los temas adelante y pedirle que asuma responsabilidad política si no es capaz de asumir esa función que tiene encomendada: si no es capaz de gobernar que plantee la cuestión de confianza. 

El PSOE reconoce que tiene problemas en las zonas urbanas y entre los jóvenes. ¿Tiene la secretaría de Formación alguna estrategia encaminada a hacerse de nuevo con esos electorados?

Tenemos un papel que es dar formación a nuestros militantes y a los cargos públicos del partido. Obviamente en la medida en que seamos capaces de dotar a los cargos públicos de una mejor formación y que sean capaces de trasladar mejor el mensaje estaremos contribuyendo en alguna medida a que el mensaje llegue mejor a esos colectivos que queremos recuperar. 

¿Tienen un diagnóstico de qué ha pasado para perder capacidad en esos electorados?

La sociedad ha tenido muchos cambios en estos años, la crisis ha hecho un efecto muy severo en la posición política de muchas personas. Este país está sumergido en una crisis económica, institucional y de los partidos. Hay un cambio de modelo que está reivindicando buena parte de la sociedad y nosotros queremos hacerlo desde nuestra propia regeneración interna y desde la coherencia en la posición política, que no está al albur de los oportunismos. 

En la escuela se va a echar de menos a referentes socialistas que han gobernado, como Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba, ¿le preocupa que quede coja?

No voy a negar que me hubiera gustado que hubieran estado todos. Algunos han puesto sus disculpas por razones de agenda. Lo que la Ejecutiva ha tenido muy claro es que se quería contar con todo el mundo, que el que ha sido algo en el partido o lo es como referente como es el caso de Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba, y los hay que están. Contar con José Luis Rodríguez Zapatero que es un presidente tremendamente querido, con Joaquín Almunia, con Javier Solana, con buena parte de los presidentes autonómicos y mucha gente de fuera del partido... Si ponemos en la balanza unas y otras cosas, sin ser perfecto, creo que es una mezcla muy razonable de presencias en la escuela y va a tener el suficiente caché para lo que pretendíamos desde un primer momento. 

¿Se equivocó Pedro Sánchez al anunciar la escuela como unas jornadas para la visualización de la unidad?

No, porque es un objetivo también importante. Creo que está claro que necesitamos trasladar un mensaje de que los socialistas, todos los que en este momento tienen alguna responsabilidad, tenemos algo que aportar y, por tanto, la búsqueda de la unidad es una buena opción. Creo que el secretario general ha puesto todo de su parte para que eso fuese así y no creo que haya ningún tipo de equivocación. Hay una intención muy positiva que es intentar superar una etapa que ha sido muy dura para el partido, pero que tenemos que trabajar conjuntamente, apoyarnos unos a otros para mantener los gobiernos que tenemos y recuperar otros. 

¿Con las ausencias puede quedar precisamente como una visualización de que el partido todavía no está recompuesto?

En general las ausencias están justificadas todas. Mejor habría sido que estuvieran pero lo que valoro es el interés de los militantes por participar, el interés de gente de fuera del partido por participar y la disposición que tienen muchos de los ponentes que sin ser del partido han querido estar con nosotros. 

Dice que la mayoría son por cuestiones de agenda pero Susana Díaz todavía no ha confirmado. ¿Este retraso en saber si va a tener la agenda libre o no deja la sensación de que si falta es una mala excusa?

Vamos a esperar a su respuesta. Sigo confiando en que esté. 

¿Esta situación –las ausencias, el enfado de Rubalcaba, etc.– desgasta al PSOE?

El PSOE tiene mucha fuerza y está capacitado para aguantar muchos embates. El PSOE se enfrenta a dificultades y otras complejidades hoy en día. No hay ningún problema en afrontarlas, al contrario. Este es un partido con 140 años de historia, ha habido momentos muchísimos más duros que este y esto creo que son cosquillas. 

¿Fue un error  vetar a Elena Valenciano para liderar a los socialdemócratas europeos porque es lo que han reprochado algunos referentes como Javier Fernández o Rubalcaba, que se vendiera la escuela como una forma de visualizar la unidad cuando se estaba diciendo 'no' a una compañera?

No he escuchado ningún veto públicamente por parte de nadie de la ejecutiva federal.

Pero no se impulsó cuando ella dijo que solo se presentaría si tenía el respaldo de la dirección y no lo tuvo.

En estas cosas lo que todos deberíamos asimilar es que ahora hay una dirección federal, como otros compañeros formaron parte de otras direcciones, que es la que tiene que tomar las decisiones y quien quiera cuestionarlas tiene los órganos del partido.

¿No hubiera sido esa una cuestión para someter a consulta de la militancia?

¿Usted cree?

Como unas primarias. Es la capacidad de una eurodiputada para liderar el grupo socialdemócrata.

No, no. Estamos pensando en que hablamos de la capacidad de decidir un grupo del que forman parte socialistas de otros países ante un previsible relevo que hoy sabemos que es cierto pero que hasta hace unos días era una incertidumbre y que, por tanto, igual no era ni caso de discusión. Son decisiones que se han tomado siempre en el seno de las ejecutivas y han contado siempre con el respaldo de todo el partido.

Algunas plataformas de las que se crearon en  apoyo a Pedro Sánchez en la primarias se están constituyendo en "foros deliberativos" sin el control de las agrupaciones o las direcciones correspondientes. ¿Les preocupa que se generen estructuras paralelas en el PSOE?

Las únicas estructuras que caben en el partido son las de los órganos que están contemplados en sus estatutos. Los militantes pueden tener puntos de encuentro y de debate, ha ocurrido en muchos casos, pero las estructuras son las que dicen nuestros estatutos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha