Cuatro hombres asesinan a sus parejas y al hijo de una de ellas en lo que va de semana

Concentración en Lavapiés (Madrid) el pasado 25N Día Internacional contra la Violencia Machista

Cinco asesinatos en apenas cuatro días. Es el balance que deja el machismo y su expresión más brutal en estos primeros días de una semana especialmente cruenta: la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, dependiente del Ministerio de Igualdad, acaba de confirmar como violencia de género el último caso ocurrido en la localidad asturiana de Pola de Laviana esta madrugada. Se suma así a otros cuatro desde el lunes, todos confirmados por el Gobierno: los de dos mujeres asesinadas en Corbera de Llobregat (Barcelona) y Creixell (Tarragona) y al doble crimen de Baleares, donde un hombre asesinó a una mujer embarazada de 28 años y a su hijo de siete. Con estos son 13 los casos mortales en lo que va de 2021, 1.091 desde que comenzara la serie estadística en 2003.

La pandemia hizo caer las denuncias por violencia machista un 10% en 2020

La pandemia hizo caer las denuncias por violencia machista un 10% en 2020

El caso de Asturias ya ha sido incorporado a las cifras oficiales que maneja la delegación. Los hechos han ocurrido sobre las 4.20 de la mañana, según han informado a EFE fuentes de la investigación. La mujer, de 48 años, ha sido asesinada por su pareja, de 51, que ha sido posteriormente detenido por la Guardia Civil.

La delegación ha informado que en el caso confirmado ayer, el de Barcelona, la víctima tenía dos hijos menores de edad. Según informó EFE, habría sido uno de ellos el que el martes se encontró el cadáver de su madre, de 42 años, en su vivienda, por lo que llamó a los Mossos d'Esquadra. A su llegada, los agentes se encontraron un segundo cadáver, el de su pareja de 50 años, que se había suicidado. Un crimen similar fue el ocurrido en Creixell, donde el lunes por la noche tras un aviso de la Policía Local de la población, se encontraron los cuerpos sin vida de una mujer de 52 años y un hombre de 56, que también se habría suicidado tras cometer el asesinato.

Y solo unas horas antes era detenido en Sa Pobla, Mallorca, un hombre de 35 años acusado de matar a su pareja de 28, que estaba embarazada, y también a su hijo, de siete años. Sus cuerpos sin vida fueron hallados sobre las 17.30 en el domicilio de la víctima, después de que varios de sus familiares avisaran a la Policía de que podía haber sufrido una agresión por parte de su pareja. Unas horas después, el hombre confesó ante la Guardia Civil y este mismo miércoles ha sido puesto a disposición judicial. Con el niño, son dos los menores asesinados por violencia de género este año; 39 desde 2013, cuando comenzaron a contabilizarse oficialmente.

Igualdad se compromete a revisar los protocolos

El Ministerio de Igualdad ha condenado este miércoles los cuatro últimos asesinatos machistas confirmados. Tanto la ministra de Igualdad, Irene Montero, como la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, han expresado "su más absoluta condena y rechazo" ante los crímenes y han trasladado su apoyo al entorno de las víctimas. Ambas han reclamado "todos los esfuerzos desde las instituciones, administraciones y el conjunto de la sociedad para llegar a tiempo y evitar más muertes".

Esta mañana la ministra mostraba su "especial preocupación" en el pleno del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer por los últimos asesinatos, "donde es evidente que hemos llegado tarde como poderes públicos", ha lamentado antes de manifestar su voluntad de "reflexionar y evaluar lo sucedido". Montero se ha comprometido a comprobar "qué ha fallado" y a revisar los protocolos y herramientas disponibles para proteger de manera "inmediata" a las mujeres. A lo mismo aludió tras el asesinato de una mujer en Sagunto la semana pasada, que contaba con una orden de protección y dos días antes de ser asesinada por su expareja había acudido a los servicios de Igualdad del Ayuntamiento a pedir ayuda.

También la mujer asesinada en Baleares el lunes había denunciado a su agresor en un par de ocasiones, pero habían retomado la convivencia. No es una situación excepcional que las víctimas de violencia de género desistan de los procesos: según el Consejo General del Poder Judicial, en 2020 hasta el 10% de las que acabaron finalmente interponiendo una denuncia, se acogieron a la dispensa de no declarar contra el maltratador.

Lo que sí es una excepción, por el contrario, es que denuncien. Según constatan las cifras oficiales de este 2021, solo lo habían hecho estas últimas dos de las doce asesinadas. Entre los motivos, se encuentran el miedo, la vergüenza, el no darle importancia o la desconfianza en la justicia. "Las víctimas de violencia de género desconfían del sistema judicial porque el proceso es duro, daña y revictimiza", decía la Fiscal de Sala Delegada contra la Violencia sobre la Mujer, Pilar Martín Nájera, en una reciente entrevista con este medio.

Etiquetas
Publicado el
20 de mayo de 2021 - 17:45 h

Descubre nuestras apps