Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Aznar llama a una “movilización” permanente contra el Gobierno
Los partidos franceses se lanzan a una campaña contra la extrema derecha
Cuando Feijóo dice 'nunca' quiere decir 'de momento'. Opina Esther Palomera

Peluquerías masculinas y tiña: las claves de la advertencia que han lanzado los dermatólogos

Foto de archivo de una peluquería.

Esther Samper

14

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) lanzó el pasado 17 de enero un comunicado en el que advierte sobre focos de tiña en peluquerías “de todo el país”. Desde 2021 los especialistas médicos de diferentes áreas de España ya venían detectando un aumento de casos por esta infección por hongos del cuero cabelludo en los hombres adolescentes que acuden a peluquerías. 

La aparición de casos de tiña en nuestro país no es algo precisamente extraordinario. Esta infección fúngica altamente contagiosa siempre ha estado más o menos presente, sobre todo entre la población infantil (entre los 6 meses y los 12 años de edad). No suele presentarse en brotes, sino como casos esporádicos, principalmente a partir del contacto con mascotas peludas. En ocasiones, sin embargo, se han dado brotes de tiña en escuelas en España. 

El brote actual de tiña asociado a peluquerías destaca por haber provocado un aumento de la frecuencia de esta enfermedad en diferentes regiones de España. En un estudio de casos, que se publicará próximamente en la revista Actas Dermo-Sifiliográficas, los dermatólogos analizan 107 casos de tiña (dermatofitosis) en la cabeza y cuello que tienen en común su visita a las peluquerías. Todos son hombres, menos una mujer. En la mayoría de los pacientes el hongo responsable es Trychophyton tonsurans, que suele ser el más habitual en las tiñas del cuero cabelludo.

No es la única enfermedad infecciosa que va al alza: el año pasado los dermatólogos alertaron de un aumento notable de la incidencia de escabiosis (más conocida como sarna), sin que estén claras todas las razones que puedan haber contribuido a ello

Se sospecha que los casos analizados son un pequeño porcentaje del total de casos que están apareciendo en España. Sin embargo, no es posible cuantificar la magnitud real del brote, pues no se trata de una enfermedad de declaración obligatoria (los médicos que la diagnostican no tienen la obligación de comunicarla a las Redes de Vigilancia Epidemiológica).

No se trata de la única enfermedad infecciosa que va al alza en nuestro país. El año pasado, los dermatólogos también alertaron de que habían detectado un aumento notable de la incidencia de escabiosis (más conocida en la cultura popular como sarna) en España en la última década, sin que estén claras todas las razones que puedan haber contribuido a ello. La pandemia de COVID-19 empeoró aún más la situación, con los confinamientos y la saturación de los servicios sanitarios, y los dermatólogos señalaban que están viendo muchos más casos que antes de dicha crisis sanitaria

Cepas resistentes

Los médicos sospechan dos factores principales que estarían detrás de un incremento de casos de tiña desde hace aproximadamente dos años. Por un lado, en los últimos años se ha extendido la moda entre los hombres adolescentes de acudir con frecuencia a la peluquería para degradarse y rasurarse el pelo con un gran apurado en la nuca y los lados de la cabeza. Si las maquinillas eléctricas de las peluquerías no se desinfectan adecuadamente, existe el riesgo de transmitir esporas entre sus usuarios.

Los dermatólogos creen que una pobre higiene de las maquinillas en algunas peluquerías está detrás de los brotes. En cualquier caso, será necesaria una investigación por parte de los servicios de salud pública para confirmar si, efectivamente, la hipótesis de los dermatólogos es cierta. En el Instituto de Salud Carlos III no muestran preocupación, de momento. “No hemos visto un aumento en el número de cepas de T. tonsurans (ni de dermatofitos) que recibimos para análisis, aunque sí somos conscientes de que en los últimos años se ha descrito un aumento de cepas resistentes a los antifúngicos en este grupo de hongos”, explica Ana Alastruey, científica titular del laboratorio de Referencia e Investigación en Micología del Centro Nacional de Microbiología en declaraciones al Science Media Centre.

“En la literatura científica existen varios informes sobre brotes similares”, señala Alastruey. Pero aclara que no son graves. “Por lo general las infecciones no son graves y la transmisión se para automáticamente si se siguen las recomendaciones de higiene y se esteriliza el material utilizado”. Varias asociaciones de peluquerías han emitido un comunicado conjunto en el que quieren transmitir “tranquilidad” a los clientes de salones de peluquería y barberías. Y destacan que el número de casos es muy limitado teniendo en cuenta la cantidad de servicios de peluquería que se realizan.

Normalmente, la vía de contagio más habitual de la tiña es por el contacto directo muy estrecho, piel con piel o a través de folículos pilosos infectados, pero la transmisión a través de objetos también es posible si no pasa mucho tiempo entre que se depositan las esporas en este y se trasladan a la piel de la persona. “Este brote debe ser tenido en cuenta por organismos competentes de Salud Pública, a los cuales corresponde velar por el cumplimiento de las normas de desinfección del material empleado para el rasurado en este tipo de centros”, asegura Jorge Romaní, dermatólogo del Servicio de Dermatología del Hospital General de Granollers, en el comunicado de la AEDV.

¿Qué síntomas tienen los afectados por esta tiña?

Los signos más frecuentes son la inflamación del cuero cabelludo, pérdida de pelo y/o descamación de la piel en la zona afectada por el hongo. Estas lesiones suelen ser normalmente redondeadas u ovaladas con uno o más parches enrojecidos y con calvas y es frecuente que provoquen picor. Si no se aplica tratamiento, la tiña puede extenderse con el tiempo más allá de la cabeza, hasta llegar al cuello y la cara. En casos más complicados puede aparecer pus, dolor o fiebre. 

Es importante identificar a los pacientes afectados lo más pronto posible para tratarles y evitar el contagio a otras personas. Por suerte, esta infección por hongos suele responder muy bien a medicamentos antifúngicos y curarse sin complicaciones. Cuanto más temprano sea el tratamiento, mejor será el pronóstico y menor será la probabilidad de secuelas.

Etiquetas
stats