El servicio de mediación de dehaucios del Gobierno vasco funciona a cuentagotas

Para Amaia, el servicio vasco de mediación hipotecaria no ha servido para nada. A principios del pasado mes de mayo, la consejera de Justicia del Gobierno vasco, Idoia Mendia, fue la encargada de anunciar la puesta en funcionamiento de este servicio con un deseo que en absoluto se ha cumplido: “Que contribuya a paliar la situación dramática que viven algunas familias vascas" al no poder hacer frente al crédito hipotecario. Es cierto que Amaia no consta entre las personas que se interesaron por este servicio. Pero, de todas formas, únicamente 21 familias han podido alcanzar un acuerdo con las entidades financieras, bajo la mediación del Gobierno vasco, para evitar el desahucio por impago.

Se suicida una mujer que iba a ser desahuciada en Barakaldo

Desde que este servicio empezó a funcionar, el Gobierno vasco ha recibido 126 peticiones de ayuda de familias en situación crítica pero únicamente ha llegado a analizar 36 expedientes, y se ha alcanzado una resolución en los mencionados 21 casos, según la información aportada este mismo jueves por el Ejecutivo vasco.

Son cifras exiguas, si se tiene en cuenta que según los últimos datos oficiales publicados por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en el segundo trimestre de 2012, en Euskadi se produjeron un total de 1.231 desahucios. Y eso a pesar de que el servicio de mediación hipotecaria del Ejecutivo vasco comprometió a once entidades financieras que representan casi el 95 % de los préstamos de vivienda concedidos en esta comunidad. Además de Kutxabank, que es el banco que concentra más hipotecas en la comunidad autónoma vasca, se incluyen Banesto, Sabadell-Guipuzcoano, Ipar Kutxa, Bankoa, Evo, Caja Laboral, La Caixa, Santander, BBVA y Bankia. Todas estas entidades se comprometieron a nombrar interlocutores, facilitar la documentación financiera de su cliente y a paralizar, al menos un mes, la demanda por desahucio de todos aquellos que solicitasen la mediación. El Gobierno vasco, actualmente en funciones a la espera de que el nuevo Ejecutivo asuma el mando, ha evitado en todo momento informar sobre si las cajas y bancos han cumplido todas y cada una de las condiciones del acuerdo de mediación hipotecaria.

La presión social sobre los bancos coincide en Euskadi con la renovación de las asambleas de Kutxa, en Gipuzkoa, una de las tres cajas que junto a BBK y Vital han formado la nueva caja vasca Kutxabank. Y en ese proceso negociador los partidos políticos, en especial la izquierda abertzale a través de EH Bildu, tratan de presentarse como defensores de los afectados por los desahucios.

Etiquetas
Publicado el
9 de noviembre de 2012 - 13:11 h

Descubre nuestras apps

stats