eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

10 motivos (y ninguna excusa) para un gobierno de coalición

Es legítimo buscar ventajas para la propia formación política y, de hecho, es lo que todos hacemos en las campañas electorales. Pero, cuando conseguir una ventaja para tu partido implica empeorar el país, no resulta ni moral ni responsable hacerlo

A las personas que estamos en política nos votan y nos pagan para que nos pongamos de acuerdo para resolver los problemas del país, no para que nos pasemos dos meses y medio implementando tácticas de presión mediática

65 Comentarios

Pedro Sánchez recibe en el Palacio de la Moncloa a Pablo Iglesias el pasado 7 de mayo.

Luca Pergiuvanni / EFE / Madrid

Es un placer tener la oportunidad de escribir este artículo defendiendo las ventajas de un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos en eldiario.es. En esta época de ruido, tácticas mediáticas de presión, amenazas de repetición electoral, ajedrez aleatorio, tertulias sobre cuándo se van a llamar los líderes por teléfono y semiótica experimental "de cooperación", creo que nos viene bien a todos dedicarnos un rato a hablar de lo importante, poner un poco de racionalidad y sensatez en el debate y llamar a las cosas por su nombre.

Así que, ¿por qué un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos? ¿Cuáles son sus ventajas?

En primer lugar, quiero aclarar que, para mí, las únicas ventajas importantes y, desde luego, de las únicas que voy a hablar, son las ventajas para la gente de mi país. Para mejorar sus condiciones materiales de vida y para que todo el mundo pueda tener más seguridad vital, más derechos y más esperanza en el futuro.

Porque quien, en esta coyuntura, sólo piense en las ventajas para su propia formación política corre el riesgo de ir en contra de los intereses, las necesidades y los anhelos de las personas que viven y trabajan en España.

Es legítimo buscar ventajas para la propia formación política y, de hecho, es lo que todos hacemos en las campañas electorales. Pero, cuando conseguir una ventaja para tu partido implica empeorar el país, no resulta ni moral ni responsable hacerlo.

Como mejor se entienden las cosas es con un ejemplo:

¿Era ventajoso electoralmente para Podemos que la moción de censura que hizo presidente a Pedro Sánchez saliera adelante? Es obvio que no. Lo sabíamos nosotros en ese momento y así se ha demostrado. La plataforma política llamada Moncloa suele dar una gran ventaja electoral al partido que la controla. Esto lo sabe todo el mundo.

Pero, ¿era ventajoso para España que sacásemos al PP de la Gürtel del gobierno aunque eso pudiera perjudicar electoralmente a Podemos? Obviamente sí. Por eso trabajamos más que el PSOE para que esa moción de censura saliera adelante. En ese momento pusimos los intereses del país por encima de los intereses electorales de nuestro partido y estamos muy orgullosos de haberlo hecho.

Retomemos entonces desde aquí. ¿Por qué un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos? ¿Cuáles son sus ventajas, no para los partidos sino para la gente de nuestro país?

La primera es que, si llegamos a un acuerdo de gobierno de coalición, acabaríamos de una vez con este bochorno que no se merecen los ciudadanos que se matan a trabajar y a pagar impuestos. A las personas que estamos en política nos votan y nos pagan para que nos pongamos de acuerdo para resolver los problemas del país, no para que nos pasemos dos meses y medio implementando tácticas de presión mediática para conseguir todo el poder sin negociar con nadie. La gente está harta y este modo de proceder degrada la política. Hay que ponerle fin.

En segundo lugar, si formamos un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, estaremos cumpliendo nuestras promesas de campaña y, por lo tanto, respetando la soberanía del pueblo español expresada en las urnas el 28 de abril. Nosotros dijimos claramente en campaña que nuestro objetivo era gobernar y Pedro Sánchez dijo en campaña que no habría ningún problema para que Unidas Podemos formase parte del gobierno. Traicionar lo que uno expresa en campaña también degrada la política y la democracia.

Tres. Si llegamos a un acuerdo de gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos y Pedro Sánchez lo presenta al Congreso de los Diputados el próximo 22 de julio, conseguirá la mayoría simple de la cámara, se quedará muy cerca de la mayoría absoluta y será investido Presidente del Gobierno. Si llegamos a un acuerdo de gobierno de coalición, Pedro Sánchez tiene la investidura hecha y no hay ninguna necesidad de esperar hasta septiembre ni asustar a la gente con una repetición electoral. Para comprobar que esto es así, basta leer lo que han dicho los demás partidos con representación en el Congreso y coger una calculadora.

Nota al pie: Hasta hace poco el PSOE negaba este hecho y era una de las excusas que más repetían sus portavoces: "No dan los números. Unidas Podemos resta. Si entran en el gobierno la investidura tendrá menos apoyos que si no están." Hasta que Pablo Iglesias hizo una propuesta muy sencilla: "Llevemos un acuerdo de gobierno de coalición al Congreso y, si no sale adelante, nosotros nos replantearemos nuestra posición." El PSOE ya no repite este argumento. Todo el mundo sabe que los números dan.

Cuatro. En la actual situación, en la que PP, Ciudadanos y Vox están inmersos en una competición para ver quién es más reaccionario y hacerse así con el trono de la derecha (y por eso mismo ninguno va a prestar sus votos al PSOE), los 123 escaños del PSOE son menos que los 147 del bloque de la derecha. Por lo tanto, un gobierno de partido único del PSOE (aunque sea en la modalidad posmoderna "de cooperación") sería un gobierno débil e inestable. Por el contrario, un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos se asienta sobre una sólida base parlamentaria de 165 escaños que aportaría la estabilidad necesaria para afrontar los retos (algunos de ellos muy urgentes) que tiene España.

Cinco. Asumiendo la posibilidad de que, en algún momento, la guerra por el trono de la derecha se acabase y alguno de los tres partidos se abriese a llegar a pactos con el PSOE (algo que ha sido lamentablemente la primera opción de Pedro Sánchez a pesar de sus promesas en campaña y a pesar de lo que coreaban sus bases la misma noche electoral en Ferraz), un acuerdo de gobierno de coalición con Unidas Podemos sería precisamente, en ese escenario, la garantía de que el PSOE no se ve tentado de pactar medidas de derechas con Ciudadanos o el PP. Hace unos días, la Ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, a la que tengo aprecio y presume de ser una persona de izquierdas, planteaba esto como un problema. Por el contrario, mí me parece que el hecho de que el futuro gobierno no lleve a cabo medidas de derechas es una ventaja para los españoles.

Nota al pie: Cuando mencionamos en alguna entrevista que, en 20 de 28 países de la Unión Europea, hay gobiernos de coalición, es habitual que se nos cite el ejemplo de Portugal para persuadirnos de que lo mejor es que los 3,7 millones de españoles que han votado a Unidas Podemos se queden fuera del gobierno. "En Portugal, el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista Portugués dieron la investidura al socialista Antonio Costa sin entrar en el gobierno", nos dicen. Efectivamente esto es así, y también es un hecho que en los últimos meses Antonio Costa ha pactado con la derecha una reforma laboral para precarizar a los trabajadores y no reconocer los más de nueve años de congelación de salarios de los profesores de la educación pública. No queremos que lo mismo pase en España.

Seis. Si, cuando hay una fuerza política con casi 4 millones de votos, en la que sus dirigentes, sus militantes y sus votantes tienen voluntad de aportar sus ideas, sus propuestas y su trabajo a la gobernabilidad de España, se la veta de los espacios de gobierno sin dar ninguna razón convincente y por medio de la presión y la amenaza, se está lanzando un mensaje muy tóxico y muy peligroso para la democracia: "Hay votos de primera y hay votos de segunda. Más te vale votar a una opción que guste a los poderosos o, si no, vamos a usar todos los cañones después de las elecciones para que tu voto valga mucho menos que el voto de los que han votado bien." Un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contribuiría a recuperar la fe de la ciudadanía en la democracia como gobierno del pueblo y no como un juego amañado para que, al final, siempre gobiernen los mismos.

Nota al pie 1: Si vuelven a sacar a Portugal, la respuesta es muy sencilla: Ni el Bloco de Esquerda ni el Partido Comunista Portugués querían gobernar en coalición con el Partido Socialista. No es el caso en España. (A veces da un poco de vergüenza ajena tener que contestar a ciertos "argumentos", pero no perdamos la paciencia).

Nota al pie 2: Las mismas consideraciones se aplican a los vetos personales. Si se lanzase una campaña de presiones para vetar a Pedro Sánchez diciendo que el Presidente del Gobierno tiene que ser un "independiente de reconocido prestigio" y no puede ser del PSOE, o que sí, que puede ser del PSOE, pero tiene que ser "un perfil técnico, no político", se estaría entonces diciendo a millones y millones de votantes del PSOE que las elecciones son un timo y que no tiene ningún efecto que hayan ido al colegio electoral el 28 de abril a votar a Pedro Sánchez. Algo muy irresponsable y muy peligroso para la democracia.

Siete. Un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, sin vetos, y con una representación de cada una de las dos fuerzas políticas razonablemente proporcional a los votos obtenidos en las elecciones situaría a España dentro de los parámetros de la normalidad democrática y de época. Como decía, en 20 de 28 países de la Unión Europea hay gobiernos de coalición con estas características y lo mismo ocurre o puede ocurrir en las comunidades autónomas de nuestro país en las que no ha habido mayorías absolutas. Somos conscientes de que España viene de décadas de dictadura y después décadas de un bipartidismo casi perfecto, pero ese tiempo pasó. Los españoles ahora votan una mucho mayor pluralidad y más pronto que tarde la clase política, incluyendo la de los dos partidos dinásticos, tendrá que desarrollar esa cultura de la coalición que es más avanzada democráticamente y que es la norma en Europa.

Nota al pie 1: El PSOE repite mucho que el caso estatal es diferente porque PSOE y Unidas Podemos no sumamos mayoría absoluta en el Congreso y, en otros ámbitos, las fuerzas que componen el gobierno sí la suman. Este tampoco es un argumento válido. En muchos de esos 20 países de la Unión Europea los gobiernos de coalición son en minoría y no pasa nada. En Andalucía, la derecha ha configurado un gobierno de coalición en minoría y es posible que ocurra lo mismo en Murcia y en la Comunidad de Madrid. En Navarra, si finalmente hay acuerdo de progreso liderado por el PSN, seguramente se formará un gobierno de coalición en minoría. En Barcelona, Barcelona en Comú y el PSC han llegado a un acuerdo para gobernar juntos y que Jaume Collboni (del PSC) sea el primer teniente de alcalde de Ada Colau, aunque las dos fuerzas no sumen mayoría absoluta.

Es muy habitual que haya gobiernos de coalición en minoría y hay que recordar además que la suma de 165 escaños que sumamos PSOE y Unidas Podemos está cerca de la mayoría absoluta (176 o 174 si tenemos en cuenta que hay cuatro diputados catalanes suspendidos) y esto conforma una base parlamentaria muy estable. La prueba, lo que ya comenté: que Pedro Sánchez ya tiene hecha la investidura si lleva al Congreso un acuerdo de coalición con nosotros. ¡Y eso que aún no ha negociado con nadie!

Nota al pie 2: Además de los gobiernos de coalición en minoría, otra cosa habitual (por no decir imposible de evitar) es que los socios de coalición piensen diferente en temas importantes. Por eso sorprende la insistencia del PSOE en argumentar que el hecho de que pensemos diferente respecto del conflicto en Catalunya impide el gobierno de coalición. Si esto fuera así, no habría 20 gobiernos de coalición en la Unión Europea, ni en Canarias, ni en Baleares, ni en la Comunidad Valenciana, ni en el Ayuntamiento de Barcelona. Sorprende además doblemente cuando Pablo Iglesias se ha comprometido a aceptar el liderazgo del PSOE en este asunto y respetar con 100% de lealtad lo que acordemos. No se deben poner como excusa temas de tanta importancia.

Ocho. Un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos sería capaz de llevar a cabo medidas más valientes que un gobierno de partido único del PSOE (aunque sea en la modalidad posmoderna "de cooperación") para recuperar derechos para las mayorías sociales, reducir la precariedad laboral, controlar los precios de los alquileres y la factura de la luz, acercarnos a la igualdad real entre hombres y mujeres, aumentar la justicia fiscal o recuperar la financiación de nuestra sanidad pública, nuestra educación pública, nuestro sistema público de dependencia y nuestro sistema público de ciencia y universidades. La prueba de que esto es así: El Santander, la CEOE, Moody's, el fondo buitre BlackRock y Morgan & Stanley diciendo públicamente que nos quieren fuera del gobierno. Creo de verdad que los acuerdos entre diferentes pueden tener componentes virtuosas. En el acuerdo presupuestario entre el PSOE y Unidas Podemos que tuve el honor de coordinar junto a Ione Belarra, creo que la combinación entre la experiencia del PSOE y la valentía y la ausencia de deudas con los poderosos de nuestra formación política dio un buen resultado para mejorar la vida de los españoles. Lamentablemente, el gobierno no cumplió importantes elementos de ese acuerdo, precisamente por tratarse de un gobierno de partido único de ordeno y mando. Un gobierno de coalición es también una mayor garantía de que los acuerdos programáticos se van a cumplir.

Nota al pie: Hay compañeros y compañeras dentro de Unidas Podemos que defienden que es mejor que demos la investidura a Pedro Sánchez a cambio de un acuerdo programático y que nos quedemos voluntariamente fuera del gobierno. Los argumentos que suelen manejar son dos (1) que entrar en el gobierno sería perjudicial para las perspectivas electorales de Unidas Podemos en las próximas elecciones porque (2) no íbamos a conseguir hacer nada desde el gobierno o se iban a invisibilizar nuestros logros. En primer lugar, decir que, incluso aunque este razonamiento fuera correcto, hicimos campaña diciendo que el objetivo era gobernar. Los casi 4 millones de personas que nos votaron lo hicieron con ese compromiso encima de la mesa. Renunciar a él después de las elecciones por un análisis teórico sería, cuando menos, irregular.

Entrando a los argumentos concretos, creo que es enormemente difícil predecir el resultado de futuras citas electorales en la época en la que vivimos y, en todo caso, dar más importancia a las condiciones materiales de vida de mis compatriotas que a la evolución electoral de mi partido para mí es un principio ético fundamental en política. Porque sí creo que vamos a ser capaces de hacer cosas importantes para la gente de este país desde el gobierno. Si eso no fuera posible, ¿por qué las cloacas, los "independientes de reconocido prestigio", los modelos inéditos en el mundo entero "de cooperación", los perfiles "técnicos y no políticos", o las bonitas palabras del Santander, la CEOE, Moody's, el fondo buitre BlackRock y Morgan & Stanley?

Nueve. Un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos podría convertirse en un ejemplo para toda Europa de que otra política económica es posible. Un ejemplo de que el dogmatismo neoliberal de la austeridad que nos recetó precarizar los empleos y deteriorar nuestros servicios públicos y nuestro estado del bienestar como la única manera posible de salir de la crisis-estafa que los buitres financieros y la banca internacional provocaron no sólo ha generado un ingente sufrimiento humano, no sólo se ha demostrado ineficaz para reactivar la economía o bajar la deuda, no sólo ha creado una Europa de dos velocidades subalternizando a los países del Sur y no sólo es la causa principal del resurgimiento del antiguo fantasma del fascismo en el continente, es que además es una burda mentira que sea la única política económica posible. Tomando como base el acuerdo presupuestario ya firmado entre el PSOE y Unidas Podemos, que podamos demostrar juntos que (incluso dentro de los estrechos márgenes fiscales de la actual Unión Europea) se pueden desarrollar políticas públicas que pongan la vida en el centro, que demuestren ser más eficaces económicamente y que sean faro en Europa es una oportunidad de país demasiado importante como para malograrla por intereses de partido.

Diez. Estoy convencido de que, del mismo modo que la moción de censura y el posterior acuerdo presupuestario entre el PSOE y Unidas Podemos (incluyendo la mayor subida del salario mínimo de la historia de nuestra democracia) amplió en España la base electoral progresista, de un 47,5% y 167 escaños el 26J de 2016 al 48,9% y 185 escaños el 28A de 2019, la conformación de un gobierno de coalición estable que pueda dedicarse con lealtad, con fuerza y con valentía a implementar las políticas descritas en los puntos anteriores seguiría ampliando el porcentaje de españoles que votan justicia social, servicios públicos dignos, cuidar a la gente corriente y poner límites a los privilegios de los poderosos. Estoy convencido de que un acuerdo de gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos serviría para seguir ampliando el campo de progreso en nuestro país, porque uno de los principios fundamentales que me empujó a abandonar temporalmente mi (mucho más tranquila) vida de científico es que creo en la inteligencia de mi pueblo y, por eso, sé que, si ponemos de lado las tácticas de partido y sabemos colaborar para mejorar la vida de la gente, eso se verá reflejado en futuras citas electorales que nos permitirán profundizar aún más en ese camino. No planteemos la negociación de gobierno como una partida de ajedrez (aleatorio o normal), en la que siempre hay uno que pierde y otro que gana… y el que gana nunca es nuestro país. Si sabemos cooperar, un gobierno de coalición puede ser un win-win-win: Gana el PSOE, gana Unidas Podemos y ganan los españoles.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha