eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Brasil: gobierno de calamidad nacional. ¿Y después?

La pandemia puede amenazar a todos, pero las profundas desigualdades sociales significan que las víctimas privilegiadas son las más pobres

Las mascarillas de Bolsonaro, ¿marketing político o medida de prevención?

EFE

La pandemia atrapó a Brasil en su peor momento, sin estar preparado para enfrentarlo. Nos atrapa después de cuatro años de reanudar el desmantelamiento del Estado, el debilitamiento de los servicios de salud pública, la reducción de camas en los hospitales, el número de personas en los servicios de salud, con un presidente sin prestigio y sin credibilidad, con una devastadora política neoliberal de servicios estatales y bienes públicos. Nos atrapa en un clima ideológico en el que los preceptos neoliberales gobiernan casi absolutamente, criminalizando al Estado y exaltando todas las formas más radicales de ajuste fiscal, recortando fondos públicos, privatizando empresas públicas, exaltando el mercado y la comunidad empresarial y sector privado, debilitando a los bancos públicos.

El daño de la pandemia es mucho mayor en estas condiciones. Cuando se requiere que el sector público haga un esfuerzo gigantesco para estar más o menos en posición de oponerse a los efectos dramáticos de la pandemia, el sector tiene que arreglarse mínimamente para operar, con su gente actuando heroicamente, preparándose para los peores momentos en términos de salud pública que Brasil ha enfrentado.

El gobierno de calamidad nacional busca, en esas condiciones, a reducir la importancia y los riesgos de la pandemia, buscando descalificar el fenómeno con su politización, ya sea atribuyendo la pandemia a una operación internacional diabólica desde China, o atribuyendo a los medios de comunicación y la oposición un complot para derrocar el gobierno. El ministro de economía, después de apelar a los clichés neoliberales de que solo intensificando la aprobación de las propuestas neoliberales puede reaccionar el país, y después de solo tratar de reasignar recursos, tuvo que inyectar dinero en la economía, tarde y precariamente.

Brasil todavía no experimenta los peores momentos de la pandemia. Se puede esperar no semanas, sino meses de propagación más extensa de la epidemia. Las condiciones de extrema desigualdad en la sociedad brasileña, aumentadas exponencialmente por cuatro años de gobiernos neoliberales, hacen que los efectos de la pandemia lleguen a los diferentes sectores de la población de una manera absolutamente desigual.

Las autoridades sanitarias hacen recomendaciones para proteger a la población, como si todos estuvieran en igualdad de condiciones de defensa. Los sectores de la clase media y los sectores más ricos de la población pueden aislarse en condiciones seguras, con suficientes alimentos y medicamentos, con sus fuentes de ingresos garantizadas. Tiene un acceso mucho más fácil a los bienes esenciales y tiempo para cuidarse.

En cuanto a la gran mayoría de la población, que viven juntas en unas pocas habitaciones que congregan a muchas personas, ni siquiera pueden considerar el aislamiento, una distancia de dos metros de una persona a otra, lavándose las manos con jabón docenas de veces al día, disfrutando del agua corriente, apelando al alcohol con gel en la calle y en el trabajo. La pandemia puede amenazar a todos, pero las profundas desigualdades sociales significan que las víctimas privilegiadas son las más pobres.

Sin mencionar la población callejera, que por sí sola está completamente desprotegida de todo, sin condiciones mínimas de higiene y alimentación. Y la mayoría de la población de hoy vive del trabajo precario, vende todo lo que puede en las calles y brinda los servicios que logran ofrecer. Además de todos aquellos vinculados a pequeñas y medianas empresas. Todos estos fueron brutalmente afectados por la parálisis económica, al estar completamente desprovistos de los medios básicos de supervivencia, sobre todo de alimentos.

Brasil emergerá económicamente estancado y socialmente devastado por esta crisis. ¿Cómo será el país política e ideológicamente después de esta crisis? ¿Con qué recursos Brasil contará para reconstruirse?

La crisis tuvo, como uno de los efectos más importantes, la fuerte devaluación de los servicios de salud pública, los centros públicos de investigación, el personal vinculado a los hospitales y los centros públicos de salud. Queda claro para la población que quien lo cuida, especialmente en los momentos más difíciles, es el Estado, los centros de salud pública, las universidades. Queda claro que el sector privado sirve a la minoría privilegiada de la población y, aun así, corre para ser atendido por el sector publico cuando tiene problemas.

El mismo espíritu de comunidad, de reacciones de resistencia colectiva, de apoyo a los más débiles, de atención a los ancianos, a los enfermos, se fortalece en la crisis. Quien tiene más, es más fácilmente consciente de su situación privilegiada.

Pero, una vez que la crisis haya terminado, y dependiendo del gobierno que aún tenga Brasil, la derecha volverá nuevamente, con aún más fuerza, para culpar al desastre económico en la pandemia y pedir aún más ajustes fiscales y privatizaciones. Ella tiene su arsenal siempre listo para disparar.

¿Y la izquierda? ¿Se beneficiará el prestigio del Estado de la recuperación para proponer un programa de reconstrucción nacional que tendrá su agente fundamental en el Estado? ¿Promoverá la recuperación de las universidades y los centros públicos de investigación, como agentes fundamentales para fortalecer la educación y la investigación? ¿Revertirá el debilitamiento de los bancos públicos y las empresas públicas y los convertirá nuevamente en una fuerza decisiva en el desarrollo del país? ¿Adoptará firmemente las políticas sociales como la prioridad número uno del país? ¿Relacionará el rescate de la democracia con la necesidad imperiosa de volver a tener un gobierno prestigioso y legítimo?

El futuro de Brasil dependerá de esta batalla durante la primera mitad del siglo. ¿Quién pagará los altos precios de la crisis? ¿Actuará para reducir las desigualdades o acentuarlas? ¿Se rescatará el espíritu para pasar de la resistencia pasiva a la activa, con el pueblo, los partidos de izquierda, los movimientos populares recuperando la capacidad de movilización del pueblo y liderando la oposición democrática al gobierno? Sobre cómo la izquierda usará el Fera Bolsonaro para rescatar la democracia en Brasil.

Brasil va a pasar por meses difíciles, unos dos, según algunos, unos cinco, según otros. Pero la crisis pasará y se tendrá un país económica y socialmente mucho peor. La lucha decisiva tendrá lugar a nivel de ideas, la interpretación de lo que el país está experimentando, cómo se ha llegado a esta situación y cómo es posible superarla. Y de las fuerzas políticas que se logren sumar para superar la crisis en una dirección positiva: democrática y antiliberal.

Brasil no saldrá de esta crisis como ha entrado en ella. Saldrá peor o mejor. Depende de los brasileños que viven en un momento decisivo para su futuro.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha