eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Democracia a la española

En su autoritarismo enloquecido Pedro Sánchez va a entregar los restos a la familia para que le entierren en un nicho que se paguen ellos, como hacemos todos los demás; no en uno sufragado y mantenido por todos los españoles

61 Comentarios

- PUBLICIDAD -
La Fundación Franco: Sin el permiso de la familia una exhumación es una profanación

Tumba de Franco EFE

Hay que rendirse a la evidencia, amigas, Teodoro García Egea, el secretario general del Partido Popular, tiene razón cuando advierte que nos estamos acercando "a los planteamientos de una dictadura". Las pruebas se acumulan de manera incontestable. La democracia bien entendida, la democracia a la española, se halla bajo una terrible amenaza: el ejecutivo de Pedro Sánchez y sus aliados supremacistas, nacionalistas, populistas, golpistas y todas las palabras feas terminadas en "istas" que se les ocurran.  

Si no me creen, miren donde se halla la primera línea en defensa de la democracia a la española: en Catalunya. Allí, en la batalla entre los demócratas que defienden que en los espacios públicos solo se puede poner, hacer o decir aquello que ellos decidan, correspondiéndoles a ellos el derecho de retirar cuanto consideren ofensivo, y los autoritarios que defienden que es precisamente en los espacios públicos donde debe garantizarse la libertad de expresión para que constituya efectivamente un derecho y solo a la autoridad corresponde remover o impedir legítimamente las expresiones contrarias a la legalidad, van ganado claramente los autoritarios.

Ahí tienen, por ejemplo, el conmovedor testimonio de Arcadi Espada quien, en un delicioso artículo, nos cuenta de manera estremecedora cómo, tras una elegante cena regada con chardonnay argentino y una erudita disertación sobre las ventajas de comer atún matado a palos o con arpón,  la policía local le identifica junto a sus acompañantes por haberse detenido en una rotonda a pintar con espray rojo un lazo amarillo, al que vieron profundamente antidemocrático, pero demasiado pesado para remover.

Al heroico Arcadi Espada le llama la atención que la policía de L'Ametlla de Mar les siga y les pare para multarles por una infracción de tráfico o les identifiquen por pintarrajear en un espacio público; algo que claramente solo hacen las policías políticas, nunca las policías normales. Únicamente la debilidad del gobierno de Pedro Sánchez puede explicar que la policía dé el alto para poner una multa de tráfico, o te identifique por ejercer un derecho democrático tan básico como remover o pintarrajear cuanto no te guste en la vía pública. Así empiezan todos los fascismos, negando que democracia es lo que digan Arcadi Espada y sus amigos después de cenar.

Pero no solo en Catalunya está bajo asedio la democracia a la española. Otro ejemplo desgarrador lo encontramos en la mismísima capital del reino, en el sufrimiento y el padecimiento que este gobierno despótico está infligiendo a la familia Franco, convertida ya en símbolo de cuanto puede pasarle a nuestras propias familias si no paramos ya la amenaza de este poder tiránico. Con el torticero instrumento del decreto ley, se pretende privar a la familia Franco del inalienable derecho básico y fundamental a tener enterrado a su pariente en el monumento público que él mismo mandó a construir, que para eso era el generalísmo.

En su autoritarismo enloquecido Pedro Sánchez va a entregar los restos a la familia para que le entierren en un nicho que se paguen ellos, como hacemos todos los demás; no en uno sufragado y mantenido por todos los españoles. No se me ocurre mayor agravio a la democracia a la española. Con lo bonito y democrático que era garantizar a los Franco el derecho a que su pariente siga enterrado con honores en el Valle de los Caídos, mientras se le niega a miles de familias el derecho a buscar y enterrar como merecen a sus muertos ametrallados en las cunetas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha