eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Podemos, indispensable

Se juegan mucho los poderosos, pues perder el clientelismo y todo el manejo de influencia y del poder económico es algo que no pueden permitir. Pero no lo conseguirán

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El equipo "Ahora Podemos" sobre el escenario \ Marta Jara

La dirección de Podemos, en el escenario de la Marcha del Cambio. / Marta Jara

Durante largos años, el campeonato de fútbol se dilucidaba entre dos equipos que se repartían los triunfos. Su fuerza estaba –y está– asentada sobre el poder económico y la inmensa diferencia respecto de los demás. Parecía imposible que pudiera alguien arrebatarles el triunfo. Pero surgió otro equipo que con la filosofía del intenso esfuerzo, la confianza de que era posible y de ir paso a paso, fue el mejor de España y ganó la Liga.

En el ámbito político, el reparto de poder entre el PP y el PSOE ha sido de siempre. O uno u otro. A veces con mayorías absolutas, siempre arrogantes; otras veces haciendo cambalaches con partidos pequeños locales sin visión de Estado en su conjunto. Pero ambos se fueron pareciendo más y más y fueron repartiéndose el pastel de una forma vergonzosa. Sobre todo, en dos materias: la corrupción (aunque hay que reconocerle al PP la condición de ganador) y el rapto pactado de las instituciones de control del poder. Todo desafuero quedaba anulado. La resignación del público a que sólo ellos podían ganar se convertía en una frustración para muchos.

Pero surgió una nueva fuerza que con apenas medios y a base de sumar sentimientos, ideas y agravios colectivos, se organizó y como partido emergente está situado ahora al menos a un nivel bastante semejante o cercano a los dos poderosos. Para ello, han diluido algunas medidas radicales iniciales.

Sus expectativas han creado una situación de desasosiego en los que siempre han venido ejerciendo el poder como si fuese de su propiedad. Desde entonces, la ofensiva de prácticamente todos los medios escritos (que apoyan abiertamente al bipartidismo y que, a su vez, reciben gran ayuda de toda la banca y las empresas más fuertes) ha sido muy intensa, con un permanente ánimo difamatorio cansino. De todo lo publicado, quizás alguna cosa deban sus dirigentes políticos explicar mejor, pero la ofensiva está siendo sin duelo. Las descalificaciones se suceden y una cosa es hablar de ciertas contradicciones y discrepancias y otra hacer una catarata de descalificaciones e insultos. ¡Bienvenidos a la lucha por el poder!

Este partido va a ser clave en nuestra historia reciente. No solo porque su surgimiento se debe a una situación de indignación muy elevada sino también porque representa la única alternativa real (al menos teórica) de cambio. Muchos lamentamos que el PSOE actual no esté en condiciones de ser una opción verdaderamente diferente, pero lo cierto es que tiene tantas adherencias, tantos vicios comunes con el PP, se parecen tanto a sus intereses que sus ideas teóricamente más atractivas se convierten en gemelos del partido más conservador de nuestra historia reciente.

Acaso seamos ingenuos quienes apoyamos un cambio real en la política española e incluso lo hacemos con ilusión (no como quienes votarán con la nariz muy tapada) no incompatible con incertidumbres. Siempre consideré reaccionario el refrán de "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer". La resignación a lo malo es de lo más humillante que hay. En este caso, lo conocido no es que sea malo sino pésimo. Por ello no deben dejarse convencer por los infundios o los ataques intensos. Se juegan mucho los poderosos, pues perder el clientelismo y todo el manejo de influencia y del poder económico es algo que no pueden permitir. Pero no lo conseguirán.

Desconozco si Podemos quedará en primer, segundo o tercer lugar, aunque la maquinaria del PP es inmensa con enorme influencia y poderosos apoyos que quizás les haga aparentar ser ganadores aunque quienes les rechacen sean muy mayoritarios. Pero, en todo caso, el margen de diferencia no va a ser muy grande entre los tres y, en este sentido, la capacidad de Podemos para ser decisivo va a ser vital.

Y ello, para regenerar el sistema político español y también, acaso, para regenerar al PSOE de la porquería que se le ha ido adhiriendo. Una reciente muestra es el vergonzante pacto de Estado (verdaderamente el abrazo del oso) donde el PSOE admite la pena de prisión perpetua revisable, lo cual no sólo es regresivo en democracia sino también inconstitucional. ¿Cómo pueden representar ellos el cambio? Verdaderamente cuando los dirigentes socialistas hablan de "seguridad" y lo repiten tantas veces, a mí me recuerda mucho el vocablo que emplea el PP de "estabilidad".

Para quienes, sobre todo, no queremos que siga este estilo de gobernar, la opción es que sea Podemos el que marque unas pautas muy claras que obliguen al PSOE a reformarse y a recuperar algo de sus ideas originarias. Creo que un programa de gobierno no tiene por qué tener cien o mil medidas o respuestas para todo (como parece que se le exige a los nuevos) sino apenas un puñado de ideas fuerza, muy firmes y muy claras.

Y exigírselas a aquellos con los que de una manera u otra puedan pactar si el verdadero enemigo es el PP. Entre ellas para mí son tres: un rotundo compromiso contra la corrupción, la lucha por superar las desigualdades sociales crecientes y regenerar las instituciones de control que están tomadas y manejadas por el bipartidismo. Veremos si lo hacen, pero desde luego que de quienes están ahora nada se puede esperar. Acaso, desde la oposición tengan oportunidad de depurarse un poco y jubilar ese estilo rancio y recuperar lo que en algún momento tuvo de cierta modernidad.

Ahora, la opción es sólo continuismo o cambio y para los que queremos esto último, y desde posiciones ideológicas diversas no sólo de izquierdas sino también centristas, Podemos es indispensable.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha