eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Qué pereza

Que Pablo Iglesias siga pensando que todo pasa por él y que, desde 2015, todos se han equivocado menos él y ninguna de cuantas desgracias le ha sucedido a Podemos se corresponde con las decisiones de un líder tan excesivo para lo bueno y lo malo, es para echarse de cabeza al pozo

86 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias antes de su reunión para abordar la investidura.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias antes de su reunión para abordar la investidura. Inma Mesa (PSOE).

No sé ustedes, pero personalmente estoy a un telediario y dos tertulias de Ana Rosa de que me dé exactamente igual si Pedro Sánchez se presenta a la investidura externo, pensionista o semipensionista. Ya solo reclamo como ciudadano el mismo derecho que Adam Smith demandaba ante cualquier soberano: que gobernase causando las menos molestias, fatigas y penurias posibles a la gente. Ya soy muy mayor para confundir la estulticia con la estrategia y la vida me ha enseñado que no es posible el marianismo sin Mariano Rajoy; es una perdida de tiempo.

Tampoco sé si soy el único, pero el sentimiento de optimismo y confianza que me produjo el resultado del 28A cuando, iluso de mí, llegué a declarar que representaba el triunfo de la política y los discursos pluralistas e integradores frente al melodrama y las consignas cerradas y excluyentes, se ha ido transformando en un hartazgo cansino y moroso, que solo causa desaliento y la horrible sensación de estar siempre malgastando el tiempo en majaderías irrelevantes, cuando nos hace tanta falta para afrontar los problemas reales de un país donde el asalto a lo público y al bienestar común no se ha detenido, solo ha cambiado de táctica.

Si el discurso de la plaza de Colón representase realmente aquello que piensan la mayoría de los españoles, la derecha habría arrasado en las elecciones generales. Pero no ganó y solo puede gobernar la izquierda asociada con un nacionalismo más fuerte que antes. Habrá que repetirlo otro millón de veces más, a ver si así conseguimos que ese discurso rancio y reaccionario de la derecha española deje de marcar los limites de lo deseable y lo indeseable en la política española.

Tras dos meses de absurda parálisis porque nuestros políticos no saben hacer campaña y hacer política a la vez y luego de semanas de negociaciones sin mas criterio que la última ocurrencia, ni más estrategia que "a ver que me puedo sacar gratis total", solo pido que acabe esta tortura cuánto antes. Me tiemblan las manos y no siento las piernas solo de pensar en la semanas de maquiavelismo de puticlub y estrategia de chichinabo que nos aguardan hasta la investidura.

Que el gran asunto y el tema de disputa en la izquierda resida en si Pablo Iglesias es ministro o no, solo puede producir melancolía y vergüenza en cualquier progresista. Que el PSOE y Pedro Sánchez le compren el problema a los mismos que les aseguraban que Ciudadanos era un partido de centro y reformista y Albert Rivera un hombre de Estado, es para echarse a llorar. Que Pablo Iglesias siga pensando que todo pasa por él y que, desde 2015, todos se han equivocado menos él y ninguna de cuantas desgracias le ha sucedido a Podemos se corresponde con las decisiones de un líder tan excesivo para lo bueno y lo malo, es para echarse de cabeza al pozo. Un poco de altura, señorías.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha