eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Un juzgado investiga si el jefe de bomberos de Fuengirola se apuntaba horas extra por siniestros inexistentes

El jefe de servicio se habría imputado una media de 14 horas extra al mes con el visto bueno del exconcejal de Seguridad, Rodrigo Romero

El asunto fue descubierto a raíz de un 'pantallazo' en el que se cargaban horas extra por un incendio antes de que este hubiera ocurrido

El jefe de los bomberos denunció en agosto un sabotaje de los frenos de un vehículo

- PUBLICIDAD -
Desalojan a los trabajadores de una empresa de Alboraya afectada por un incendio

EFE

Un juzgado de Fuengirola (Málaga) investiga al jefe de bomberos de la localidad y al concejal responsable durante el anterior mandato, Rodrigo Romero, por la posible imputación de horas extra no realizadas por parte del primero. Las diligencias previas, que se tramitan en el juzgado de instrucción número 2 de la localidad, han dado lugar a la declaración de varios bomberos y del informático del ayuntamiento. Al jefe de bomberos y al concejal, del Partido Popular, el juzgado les imputa los posibles delitos de falsedad y malversación de caudales públicos. El primero, por apuntarse horas extra no trabajadas; el segundo, por validarlas.

El juzgado investiga si Antonio Prieto se añadía habitualmente horas que no había trabajado con el fin de cobrarlas como horas extra. El procedimiento se inició por una denuncia ante la Policía Local, en la que un bombero explicó que el jefe se apuntaba esas horas antes de que ni siquiera ocurrieran los hechos que podían motivarlas. Un 'pantallazo' tomado a las 11.28 del 16 de septiembre de 2014, en el que aparecía una intervención de 18.30 a 20.30 en un supuesto incendio, desencadenó la investigación, primero policial y desde hace meses judicializada.

Según la denuncia ante la policía, estas horas extra no estaban respaldadas inicialmente por los partes de intervención y solían ser 14 cada mes. Las horas extra se cobran a 50 euros, y esta práctica se habría desarrollado durante al menos dos años, según fuentes cercanas al cuerpo de bomberos de Fuengirola, compuesto por 18 trabajadores fijos y tres eventuales. Son 700 euros al mes cobrados de manera presuntamente fraudulenta.

Antonio Prieto, el jefe de servicio investigado, intentó justificar ante la Policía Local las horas extra relacionando las intervenciones correspondientes a cada uno de esos días. Ante la posibilidad de que esos partes hubiesen sido elaborados a posteriori el juzgado también ha tomado declaración al responsable de los servicios informáticos. Las últimas declaraciones ante el juez se produjeron este martes.

Tanto el jefe de bomberos como el concejal imputado han declinado hablar con eldiario.es Andalucía. Rodrigo Romero, que durante la pasada legislatura fue concejal de Seguridad Ciudadana, ostenta ahora la concejalía de Cultura. Es la alcaldesa, Ana Mula, quien se ocupa actualmente de Seguridad Ciudadana.

Denuncia del jefe por el corte de los frenos

El Ayuntamiento de Fuengirola ha manejado la imputación de su concejal y del jefe de bomberos con discreción. Existe un conflicto con los bomberos de Fuengirola por la intención declarada del equipo de gobierno del PP de que el servicio sea asumido por el Consorcio Provincial. Los trabajadores se oponen por la pérdida económica y de derechos laborales que esto les supondría. En un pleno celebrado en abril la alcaldesa, Ana Mula, aseguró que el cuerpo de bomberos es "el equipo humano más complicado que hay en el ayuntamiento".

Uno de los integrantes de ese cuerpo cree que la intención del equipo de gobierno ha sido criminalizarlos para justificar su pase al consorcio. También denuncian medidas de presión, como destinar a dos compañeros en plenitud de facultades a la realización de tareas administrativas de segunda actividad. La transferencia del servicio al consorcio, que en abril parecía inminente, está ahora paralizada.

A la confusa situación laboral se suma un ambiente irrespirable en la plantilla, con disputas internas y denuncias cruzadas. El jefe denunció ante la policía el sabotaje de los frenos de su vehículo, que habría ocurrido el pasado 17 de agosto. En su denuncia explicaba que el día 16 ya había notado que "había que pisar a fondo" y que el día 17 dejó de frenar. Ese mismo día un mecánico comprobó que uno de los tubos estaba roto, "probablemente seccionado con una sierra". El jefe de bomberos, en un escrito dirigido a la concejala delegada de personal, decía no encontrar "el motivo de esta maldad" pero sospechaba que el autor "ha de saber de mecánica y camiones".

A raíz de este asunto Mula abrió expediente disciplinario a los 15 bomberos que trabajaron del 12 al 16 de agosto. Estos respondieron en un escrito alegando que el relato del jefe no se sostiene. Según los bomberos, el mismo día 16 el vehículo fue trasladado por dos funcionarios, que no notaron nada raro. Además, nunca apareció líquido de frenos en la cochera donde el vehículo pasó la noche del 16 al 17, y cualquier corte debía haber provocado el desalojo completo del líquido presurizado.

Algunos de ellos acusan al jefe de haber urdido el montaje. Según dos fuentes conocedoras del caso, esta denuncia acaba de pasar a manos del juez, motivo por el cual el expediente disciplinario está suspendido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha