eldiario.es

Menú

La nueva política madura

Podemos ha envejecido muy rápidamente. Pero también puede decirse que está madurando. Ha pasado de ser un joven revolucionario a un reformista madurito interesante. Era vivir rápido y quizá morir joven o vivir más despacio para intentar durar más.

- PUBLICIDAD -

En algún momento pudo parecerlo pero no: Podemos no es el PSOE del 82. Reconozco que tuve esa sensación cuando Iglesias y Errejón tomaron el mando de las operaciones como un Felipe y un Guerra del XXI y viraron hacia una socialdemocracia más templada ante la alarma en el sistema que había provocado su arrolladora entrada en escena, mucho más rupturista y utópica que ahora. Por un lado, resultaba ilusionante que un partido de izquierdas (aunque esconda que lo es) fuera capaz de provocar la ilusión que muchos sintieron al inicio de la Transición. Pero también era preocupante la comparación porque ahora sabemos que el felipismo fue una maniobra más del gatopardismo que vende gatos por liebres.

No debemos inquietarnos porque Podemos está muy lejos de conseguir aquella mayoría aplastante que se entregó entusiasmada a Felipe como un novio en la noche de bodas y acabó descubriendo que se había casado con un cardo que le robó la inocencia de golpe. Aún hay millones traumatizados por aquella puñalada que les endureció tanto el corazón que se hicieron de derechas para siempre. Pero, además, Podemos no puede ser el PSOE del 82 porque los socialistas estaban bendecidos por las élites y Podemos son aborrecidos por ellas. Podemos no es una maniobra orquestal del poder en la sombra, para eso ya tienen a Ciudadanos.

En el 82 ese papel lo jugó Felipe González que había sido ungido por el régimen para representar el cambio a la modernidad bajo la tutela del capitalismo socialdemócrata europeo, Estados Unidos y la OTAN. Hombre blanco hablaba lengua de serpiente. Detonación controlada. En realidad, fuegos artificiales. Ahora con Podemos también ha habido detonación pero para dinamitarlo. En parte con éxito, como demuestra la caída en las encuestas, la pérdida de audiencia, la moderación del discurso y los continuos gestos para parecer un partido institucional. La dirección de Podemos piensa que ésa es la forma de arañarle votos al PSOE y ganarse un sitio permanente entre los grandes. Para llegar a más hay que aspirar a menos.

Es una estrategia que tiene tantos riesgos como posibilidades a largo plazo. Intentan ganar confianza entre los moderados y las élites a costa de perderla entre los indignados y la gente. Por eso hubo momento en que planeaba sobre ellos la sombra del PSOE en el 82: generaron la misma ilusión pero sus cambios de rumbo le acercaban al desengaño. Soy de los que hubiera preferido que mantuvieran el acelerador pisado y quizá hubieran conseguido llegar a este punto de la carrera por delante, pero les pusieron un muro que era casi infranqueable. Acusaron el golpe. Quizá gracias a que pararon el coche han conseguido que no se destruya y pueda continuar.

Como reconocía Pablo Iglesias recientemente los cambios van a tardar más tiempo. Más que asaltar los cielos, van a subir las escaleras. Saben que para llegar arriba necesitan el voto de centro y el de los mayores, así que han decidido calmarse y envejecer. Era vivir rápido y quizá morir joven o vivir más despacio para intentar durar más. Corren el riesgo de perder a los más jóvenes y desmovilizar a los más insurgentes. Por eso dan una de cal y otra de arena y por eso El Hormiguero y María Teresa Campos. A su favor cuentan con el miedo a la derecha. En su contra, la nueva derecha, como Benjamin Button, cada día parece más joven. Pero ya hemos visto como la tele envejece.

Podemos ha envejecido muy rápidamente. La nueva política tiene rasgos de la vieja. Pero también puede decirse que está madurando. Ha pasado de ser un joven revolucionario a un reformista madurito interesante. Hubiera preferido lo primero porque hay mucha gente que no puede esperar y corremos el riesgo de que el sistema se acorace una vez más. Pero también puede que se confíe. Tengo confianza en que estas elecciones sirvan para que Podemos, Garzón y esta sociedad maduren el cambio. Siempre queda el consuelo de que no nos la volverán a pegar por correr demasiado. Roma no se hizo en una tarde.

Hoy a las 12h en www.carnecruda.es hablamos de los avances de la ciencia en la búsqueda de la eterna juventud y la lucha contra el envejecimiento.

Recuerda que este programa solo es posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

C:\fakepath\CARNE_CRUDA_BANNER_POST_HAZTE-PRODUCTOR_643.jpg

C:\fakepath\CARNE_CRUDA_BANNER_POST_HAZTE-PRODUCTOR_643.jpg

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha