eldiario.es

Menú

Trabajadores y usuarios del Hospital Clínic se unen para impedir "una privatización encubierta"

La Assemblea Tancada Clínic denuncia que "el consorcio no será 100% público" y advierte que esta figura jurídica "propiciará la corrupción".

Tanto la CUP como Ciutadans ya han presentado alegaciones al acuerdo del Govern y ERC e ICV también tienen intención de hacerlo.

- PUBLICIDAD -
Entrada de l'Hospital Clínic de Barcelona. / BLANCA BLAY

Entrada del Hospital Clínic de Barcelona. / BLANCA BLAY

Es miércoles. Vecinos, trabajadores y estudiantes se agrupan en una mesa situada en la calle Villarroel, justo en la entrada del Hospital Clínic. Hay varias hojas apiladas sobre la mesa. '15 Razones contra el consorcio ', se lee en el papel que hay en lo alto. Según este documento, "el consorcio no será 100% público porque no quedará sometido ni a la normativa de contratación pública, ni a la ley sobre control y fiscalización de gastos ni a la ley de incompatibilidad de altos cargos". Entre las diferentes razones también se argumenta que esta figura jurídica "propiciará la corrupción" y advierte que se abre la puerta de entrada a entidades privadas permitiendo el desarrollo de hasta un 49% de actividad privada en centros e infraestructuras públicas.

Usuarios, trabajadores y estudiantes de la Assemblea Tancada Clínic recogían esta semana firmas a contrarreloj para recoger el máximo número de alegaciones a la propuesta de acuerdo del Govern que autoriza la constitución del Consorci Hospital Clínic de Barcelona (HCB) y a los estatutos anexos. Según han informado a este diario, han recogido más de 4.000 alegaciones. Con la entrega de éstas, que la Asamblea presenta hoy en una rueda de prensa, quieren evitar que salga adelante el proceso administrativo que convertiría el histórico Hospital Clínic de Barcelona -sin forma jurídica desde el 2008- en un Consorcio.

"Estamos en desacuerdo, queremos que el Clínic siga siendo público, los estatutos son similares a los del Consorci de Lleida", explica una vecina de l'Esquerra del Eixample a este diario. "La mayoría de los trabajadores ni se han leído los estatutos", se queja otro. "La salud nos va a todos, sólo han venido a hacer negocio", denuncia una estudiante que junto a ellos dos recoge firmas para alegaciones individuales.

A los pocos minutos salen del hospital dos trabajadoras que se acercan uniformadas para firmar el documento. "Es una privatización encubierta", dicen. Preguntadas por cuál ha sido el nivel de implicación de los trabajadores explican que "no ha habido ninguna participación". "En absoluto se ha tenido en cuenta a los trabajadores", insiste una de ellas.

Vicenç Ortega, auxiliar sanitario que trabaja desde hace casi 25 años en el hospital e impulsor también del sindicato 'Lluitem', asegura a Catalunya Plural que "el Comité de empresa decidió que no era necesario hacer sesiones informativas a los trabajadores del centro". Ortega denuncia que el proceso para sacar adelante el consorcio se ha hecho "muy a escondidas y de forma acelerada". Según explica hay pocos trabajadores en relación al grueso de la plantilla que se opongan porque "muchos no tienen ni idea".

Fuentes del Departament de Salut aseguran a este diario que de momento no está previsto que se detenga la constitución del consorcio. Sin embargo, explican, una vez acabado el plazo de información pública en la que los profesionales de los centros, de sindicatos, entidades y particulares pueden presentar alegaciones -que termina el 26 de este mes- se hará una valoración de las mismas y se elaborará un informe. "Los estatutos del consorcio han salido a información pública y, por tanto, todo el mundo que quiera puede presentar alegaciones, que se resolverán oportunamente. Es un puro y simple trámite administrativo ", se limitan a decir fuentes del Clínic consultadas por este diario.

De momento, tanto la CUP como Ciutadans ya han presentado pliego de alegaciones y según ha podido saber este diario ERC e ICV también tienen intención de hacerlo. Por otra parte, fuentes del Síndic de Greuges aseguran a Catalunya Plural que están estudiando el consorcio aunque aún no han definido en qué tipo de documento se traducirá el estudio.

Desde las diferentes entidades y sindicatos que se oponen al consorcio se espera que, de algún modo, el proceso administrativo se detenga, como ha pasado con el controvertido Consorci de Lleida. Durante los veinte días de campaña para presentar alegaciones, la Marea Blanca de Lleida consiguió reunir 11.000 firmas de apoyo y poco después CiU y ERC acordaron paralizarlo temporalmente.

Siete años sin una forma jurídica

Desde el 1 de enero de 2008, momento en que se hace efectivo el traspaso de las funciones y servicios del Hospital Clínico de Barcelona a la Generalitat, a ésta le correspondía la organización del establecimiento y debía dotarlo de una forma jurídica. Para la gestión del Hospital, la Generalitat preveía inicialmente la creación de un consorcio integrado por la Generalitat de Cataluña, la Administración del Estado, el Ayuntamiento de Barcelona y la Universidad de Barcelona, pero nunca llegó.

Con la Ley 2/2014, de 27 de enero, de medidas fiscales, administrativas, financieras y del sector público, se autoriza al Govern a iniciar el proceso para dotar el Hospital Clínic de Barcelona de personalidad jurídica como consorcio. Según el texto de la propuesta de acuerdo presentada ahora por el gobierno se trata de un "consorcio sanitario de naturaleza pública" y estaría integrado únicamente por la Administración de la Generalitat de Catalunya, a través del Servei Català de la Salut, y por la Universidad de Barcelona. Sin embargo, desde la Assemblea Tancada Clínic consideran que no es 100% público. Además, para el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans, que también ha presentado alegaciones, "la indefinición jurídica actual no es un argumento justificativo de la voluntad de constitución de un consorcio".

La polémica que sobrevuela Barnaclínic

Una de las razones para algunos detractores del consorcio es que con la creación de éste se da cobertura legal a Barnaclínic SA, el brazo privado que presta asistencia sanitaria en el mismo edificio. Vicenç Ortega asegura que con el Consorcio "se blinda y amplía la actividad privada". Isabel Chacón, la número 7 de la CUP Capgirem Barcelona, coincide y afirma a este diario que "no se debe permitir la aprobación de formas jurídicas que permitan legitimar una situación de confusionismo público-privado ".

Según un informe elaborado por la Sindicatura de Comptes para desarrollar su actividad, Barnaclínic, SA utiliza 525 m² del Hospital y 412 m² del edificio de consultas externas, cuyo uso está restringido para Barnaclínic, SA por las tardes. Por la cesión de este espacio del edificio de la calle Rosselló el Hospital percibió un alquiler de € 135.208,00. En 2009, el Hospital Clínico prestó servicios hospitalarios a los pacientes de Barnaclínic, SA por € 2.796.408,09.

Hace unas semanas el juzgado mercantil número 7 de Barcelona desestimó la demanda que la Associació Catalana d'Entitats de Salut (ACES), la patronal del sector sanitario privado, presentó contra Barnaclínic por 'competencia desleal'. La sentencia, que ACES ya ha anunciado que recurrirá, afirma que la demanda no justifica "las supuestas ventajas" que permitirían a Barnaclínic atraer clientes en detrimento de otras clínicas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha