eldiario.es

Menú

Junts pel Sí perdería entre uno y cuatro escaños en unas elecciones en marzo, según el CEO

El independentismo cae ligeramente en su conjunto, ya que los contrarios a la secesión ganan a los partidarios, con un 48,2% en contra frente al 46,6% a favor

Si volviera a haber elecciones al Parlament, la candidatura unitaria de CDC y ERC bajaría 1,5 puntos respecto al 27-S, mientras la CUP crecería ligeramente, hasta el 8,5%, lo que podría darle un diputado más

Ciutadans saldría beneficiado en unas nuevas elecciones, pudiendo crecer hasta 6 escaños, mientras que el PP podría perder entre uno y dos

- PUBLICIDAD -
Mas afea tener que "pedir caridad" al FLA para costear un sistema infradotado

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, durante la presentación del Plan de Salud 2016-2020 en Sitges EFE

El principal perjudicado de una repetición electoral en marzo podría ser Junts pel Sí. Así lo refleja la última muestra del CEO, recogida entre el 16 y 23 del mes pasado, cuando la CUP ya había rechazado por dos veces la investidura de Mas. Según el Centro d'Estudis d'Opinió de la Generalitat, la candidatura conjunta de CDC y ERC perdería entre uno y cuatro escaños, y hasta un 1,5% de voto, dejando al independentismo en conjunto al borde de la mayoría absoluta. Por su parte, la CUP podría aumentar un escaño, con una ligera crecida del 0,3% respecto al 27-S.

La CUP frena en seco el crecimiento disparado que pronosticaba el anterior CEO, que dejaba las expectativas de los anticapitalistas entre 14 y 16 escaños. Los principales beneficiados de la caída de Junts pel Sí sería Ciutadans, que crecerían entre 3 y 6 escaños, alcanzando el 21,2% del voto total. El crecimiento de los de Arrimadas repercutiría negativamente en el PP, que podría dejarse entre uno y dos escaños, mientras que CSQEP mantendría su porcentaje aunque podría perder hasta 2 representantes. Por su parte, el PSC caería un ligero 0,3%, aunque según la proyección del CEO podría tanto perder un escaño como ganarlo, por la aritmética electoral.

Quien a buen seguro pagaría las consecuencias del bloqueo de la situación política catalana es el independentismo en su conjunto, cuyos partidarios quedarían por debajo de sus detractores. En un eventual referéndum sobre la independencia, el  48,2% de los catalanes votarían en contra, mientras el  46,6% la apoyaría, abriendo la brecha respecto al último CEO, cuando el 46,7% se mostró a favor de la secesión mientras el 47,8% lo hizo en contra.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha